¿Tendrán los Lakers capacidad de ofrecer un tercer contrato que roce el máximo?

bajo contrato. en camino. Un tercer espada es lo que parecen que desean desde la franquicia angelina. ¿Pero es factible que los puedan lograr a una tercera estrella? Aparte de que ese tercer jugador de alto rango tendría que querer ir a Los Ángeles, está por ver cuál sería el salario que los podrían ofrecerle.

La clave para ello está en la fecha oficial en la que se cierre el traspaso entre New Orleans y Los Angeles Lakers por el que Anthony Davis se unirá a los angelinos y Lonzo Ball, Brandon Ingram, Josh Hart y varias rondas del se vayan con destino a Luisiana.

Desde el primer momento en que saltó la noticia se informó que la fecha en la que se completaría el traspaso sería el 6 de julio, el primer día en el que la moratoria para firmar nuevos contratos desaparece y franquicias y jugadores pueden sentarse a sellar sus nuevos acuerdos. No es una fecha casual ya que además es la primera en la que se podría cerrar el acuerdo de forma legal, sería imposible hacerlo antes.

Pero si es el día 6 de julio cuando y Lakers dan luz verde de forma oficial al pacto, los Lakers no habrán tenido posibilidad alguna de ofrecer un acuerdo máximo a ninguna otra estrella de la NBA en los días previos desde que se abra el mercado. Ni siquiera cerca al máximo. Completando el traspaso ese día, los Lakers se quedarían con una cantidad disponible de entre 23,7 y 27,7 millones de dólares; 23,7 millones si Davis no renuncia a su bonus por traspaso —4,1 millones—, o 27,7 millones si el jugador perdona esa cantidad. 

En cualquier caso, 23,7 o 27,7, son cantidades que si bien pueden parecer altas se quedan muy lejos de lo que son las cifras de un salario máximo en la NBA para jugadores con menos de 10 años de experiencia en la Liga. Hombres como , Kyrie Irving, Jimmy Butler o Kawhi Leonard pueden aspirar a salarios máximos de 32,7 millones de dólares, por lo que decida Davis renunciar a su bonus o no, los Lakers ofrecerían contratos por 5 o 9 millones de dólares anuales menos de lo que otros equipos podrían poner encima de la mesa a dichos jugadores.

Si imaginamos que Davis está dispuesto a renunciar al bonus, hablamos de que un jugador estaría dejando de ingresar no menos de 22 millones de dólares por un contrato de 4 años. En el caso de Kemba Walker, uno de los jugadores que más suenan para los Lakers, a esa diferencia habría que sumarle los cerca de 50 millones de dólares que dejaría de percibir si en lugar de marcharse a los Lakers o a otro equipo se quedase en Charlotte por el máximo salarial. Y eso sin contar los impuestos, mayores en California que en Carolina del Norte.

Excesiva diferencia en todas las situaciones. En el pasado hemos visto a jugadores que han preferido cambiar de equipo y no quedarse en el anterior pese a que allí les podrían ofrecer más —LeBron James, por ejemplo—, pero casi siempre ha implicado que el jugador que cambia de aires haya firmado por el máximo. 

(No fue así con Kevin Durant y los Warriors. Durant cedió parte del máximo que podía cobrar en sus tres años con los Warriors con el objetivo de que Golden State tuviera más margen de maniobra para retener a Stephen Curry y Andre Iguodala y completar la plantilla).

La vía de los Lakers para conseguir espacio salarial para un máximo

Así las cosas, los Lakers se encuentran en la tesitura de salir al mercado del 1 de julio sin dinero suficiente para un máximo o con suficiente para prácticamente alcanzarlo. En el primer caso ya sabrán si Davis está dispuesto a ceder su bonus, en el segundo es probable que toque negociar con los Pelicans de nuevo.

En el momento en el que se filtró el acuerdo se dio por hecho que se haría oficial el 6 de julio y puede que esa sea la fecha pactada entre los dos equipos, pero si los Lakers consiguen retrasar el acuerdo hasta el 30 de julio entonces sí, se abrirá la posibilidad de que tengan una cifra muy cercana a los 32,7 millones de dólares necesarios para un máximo. 

Para ello los Lakers tendrían que elegir a un jugador en el cuarto puesto del Draft 2019, firmarlo y traspasarlo 30 días después de la firma ya que es ilegal realizarlo antes. Pero esa vía complica las cosas ya que los Pelicans, en caso de no querer al jugador elegido en el número 4 del Draft, lo traspasarían y en el traspaso sería necesario igualar salarios —alrededor de 7 millones anuales es lo que percibirá el número 4 del Draft—, algo innecesario en el caso de traspasar rondas del Draft.

Pero si como todas las fuentes indican los Lakers no cerraron esa fecha del 30 de julio, a Rob Pelinka le toca volver a llamar a los Pelicans y solicitar que el acuerdo sea diferido hasta el 30 de julio en lugar del día 6, caso en el que New Orleans podría demandar más activos como compensación. 

¿Esto lo conocían Lakers y Pelicans? ¿Solo uno de ellos? Aun no lo sabemos, pero si se filtró la fecha del 6 de julio es bien porque los Lakers no tenían constancia de esa opción o bien sí lo sabían pero no consiguieron convencer a los Pelicans de retrasarlo más.

La otra posibilidad de conseguir un máximo

Albert Nahmad, guru del salary cap, asegura que existe una opción para que los Lakers logren espacio salarial suficiente para una estrella sin esperar al 30 de julio. Aparte de que Davis renuncie a casi todo su bonus, deberían añadir al traspaso a Mo Wagner, Isaac Bonga y Jemerio Jones y que estos vayan a Pelicans o a un tercer equipo.

La opción de completar el equipo con jugadores de más nivel

Otro camino que podría tomar la franquicia angelina es renunciar a la posibilidad de fichar a un nuevo jugador de máximo salarial y peinar el mercado para conseguir varios jugadores de calidad contrastada usando el dinero que quede disponible, entre 23,7 y 27,7 millones de dólares dependiendo de lo que decida Davis como hemos explicado anteriormente. Jugadores como J.J. Redick o Bogdan Bogdanovic podrían encajar en el nuevo proyecto de los Lakers si la opción de una tercera estrella es descartada por imposibilidad o deseos propios de sus dirigentes.

(Fotografía de portada de Harry How/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Las lesiones de Durant y Klay: nuestra gran oportunidad

Los Lakers quieren a Kawhi, Kemba, Kyrie y Butler

Siguiente