Hassan Whiteside: “Soy el mejor ‘rim protector’ de la NBA”

Ha recuperado el orgullo, el ego y lo más importante… el baloncesto que le hizo estar donde está (y que en su momento le permitió firmar el contratazo del que todavía se beneficia).

Y como también le pasó en su momento, también han vuelto a crecer en él otra cosa más. Los delirios de grandeza. : uno de esos jugadores en los que cuando llueve, diluvia.

Portland ha sido una corriente de aire fresco para el ex pívot de Miami. Ahí ha reencontrado su identidad y abandonado la desidia… este silogismo no podía sino parir una cosa: tapones. Tapones a mansalva.

Aquellos tiempos en los que Whiteside amenazaba a la liga con triples-dobles en los que los tapones fuesen una de las tres categorías del boxscore han vuelto, y ya cuenta esta temporada con uno en el que clavó diez. Y por el momento, lidera la liga en número de ellos por partido: 2,7.

Jugador Tapones (promedio)
Hassan Whiteside2,7
Anthony Davis2,6
Jonathan Isaac2,6
Brook López2,4
Myles Turner2,3

Conceptos amigos, que no hermanos

Pero confundir (e identificar) número de tapones con el poderío de uno mismo como intimidador, es un error tan ingenuo como habitual en algunos jugadores.

El calificativo de ‘rim protector’ es es el que utilizaba Whiteside para auto-erigirse como “el mejor de la NBA” en dicha faceta. Lo hacía –por empatizar un poco– en un contexto muy favorable. Estaba pletórico tras su actuación individual ante los T-Wolves, con 22 rebotes y 7 tapones.

“Soy un hombre defensivo. Realmente percibo que soy el ‘rim protector’ más efectivo de la liga”, decía para NBC Sports. “Cuando llegué a la liga en mi primer año con los Heat, promedié casi cuatro tapones por encuentro. Y luego, al año siguiente, aunque lideré la liga en rebotes a mi alrededor estaban en plan: ‘¿Por qué no promedia ya cuatro tapones? ¿No se está esforzando acaso?’ Pero se trataba de una época diferente: muchos tiros de tres y menos puntos en la pintura”.

Ser el mejor lugarteniente que pueda tener un equipo a la hora de guardar su aro, es mucho más que colocar casi tres pinchos de merluza por función.

La colocación, la intimidación, el condicionamiento de la pizarra rival, el manejo de los 3 segundos defensivos’ en la zona, la lectura del juego del oponente en pick and roll, alley-oops y cortes a canasta… todo eso cuenta a la hora de ser la última gran muralla cuando el jump shot no es la herramienta escogida por quien trata de abordar tu canasta.

El dato

Y por mencionar una sola estadística (aunque no lo recoja todo), la más válida de las disponibles quizás para dar una imagen cercana de si lo que dice Whiteside o no es más o menos cierto, tenemos el Percentage Points Different, que mide el porcentaje de acierto promedio de un jugador desde determinada distancia, y el que maneja cuando un jugador concreto le defiende.

Whiteside habla de ‘rim protector’, así que tras entrar en NBA Stats, hemos elegido la categoría en cuestión y filtrado a lanzamientos a menos de seis pies del hierro (1,80 metros). Por último, y para ser lo más fieles y justos posibles (eludiendo una comparativa tramposa), hemos acotado a tan sólo los pívots titulares de la liga actualmente. Pues bien. Este es el top-6 saliente.

JugadorPPD%
Brook López-17,5%
Kristaps Porzingis-14,6%
Karl-Anthony Towns-13,5%
Ivica Zubac-13,4%
Andre Drummond-12,7%
Anthony Davis -12,7%

Y si seguimos bajando, nos encontramos a JaVale McGee, Jarret Allen, Myles Turner, Rudy Gobert… y finalmente, con un -8,7 (es decir, que sus rivales lanzan con un 8,7% peor bajo su marca, lo cual no deja de ser una buena cifra), y en el puesto undécimo entre los centers titulares, a Hassan Whiteside.

No es oro todo lo que reluce ni toda la gente errante anda perdida. Pero quien nace lechón, dicen, muere cochino. Para lo bueno y lo no tan bueno.

(Fotografía de portada de Matthew Stockman/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a nuestros artículos especiales y el podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Vince Carter y LeBron James: top-10 récords