La redención de Julius Randle en Nueva York


Julius Randle está protagonizando un cambio radical en su segunda temporada en los New York Knicks. El que fuera número 7 del Draft 2014 está logrando los mejores números de su carrera NBA para guiar a toda una franquicia histórica que ha dado palos de ciego durante los últimos ocho años.

No ha sido posible igualar las 13 victorias seguidas de la temporada 2012-13 tras caer el martes ante Phoenix Suns; sin embargo, los Knicks dejan atrás un glorioso mes de abril donde han afianzado su plaza en los playoffs gracias a las 10 victorias de 11 jornadas posibles, nueve de ellas de forma consecutiva.

Los de Tom Thibodeau duermen en posición directa de playoffs, siendo cuartos del Este con un registro de 38-25, antes del inicio de una gira por el Oeste de seis partidos que arrancará el lunes en Houston, y que finalizará el siguiente miércoles en Los Ángeles.

En dicho tramo ha brillado con autoridad un Julius Randle con 7 partidos por encima de los 30 puntos y dos con al menos 40 en su haber. Asimismo, ha obtenido 9 dobles-dobles y dos triples-dobles en la derrota y victoria respectivamente contra Brooklyn Nets y Memphis Grizzlies.

De segunda opción a líder

La actual versión de Randle es digna de los mejores quintetos del año, pero lo cierto es que nadie hubiera imaginado un salto cualitativo tan grande en menos de un año natural.

Y lo cierto es que fue la ‘opción B’ de una gerencia que perseguía una estrella desesperadamente. Tras recibir calabazas de Kevin Durant, Kyrie Irving y Kawhi Leonard, Randle fue el premio de consolación mediante un contrato de 3 años y 63 millones de dólares. Un acuerdo relativamente alto para un jugador que había dado pinceladas de su potencial en NOLA, pero que carecía de ese estatus de ‘jugador franquicia’ que tanto anhelaban en la Gran Manzana.

Sin embargo, la apuesta fue la que fue, y la verdad es que no funcionó en su primer año tanto a las órdenes de David Fizdale como del interino Mike Miller. Pero tras una pretemporada un tanto peculiar tras la suspensión de la liga por el COVID-19 y la posterior burbuja en Orlando, Randle ha tenido un largo tiempo para reflexionar, entrenar y sacar a relucir ese talento que se le presuponía cuando los Lakers apostaron por él.

Entre marzo de 2020 y principios del presente curso se moldeó en su Dallas natal junto al técnico que le ha preparado desde su etapa de instituto, Tyler Relph. Con Ralph bajo los mandos ha trabajado en su fuerza, acondicionamiento y ha repetido hasta la saciedad movimientos al poste y lanzamientos a canasta. Y los resultados no se han hecho esperar.

Como ya bien hemos citado anteriormente, está cosechando sus mejores registros en puntos (24,1), rebotes (10,4), asistencias (5,9), porcentajes en triples (42,1%) y porcentajes en tiros libres (80,8%). Palabras mayores.

Y aquí no termina el asunto, ya que ha sido designado como miembro del All-Star por primera vez en su carrera; atesora 38 dobles-dobles; 5 triples-dobles; ha alcanzado la treintena de puntos hasta en 12 ocasiones y ha cosechado 40 puntos o más hasta en tres ocasiones. Números que no presenciaban los fans de los Knicks desde el mejor Carmelo Anthony en 2014.

Mamba Mentality

Precisamente el propio Randle contaba de su puño y letra en un artículo titulado Reputation en The Players Tribune cómo Kobe Bryant le influyó en sus primeros pasos en la NBA. Como muchos ya sabréis, fue seleccionado por los Lakers en el draft, y eso le permitió aprender junto a uno de los más grandes de este deporte.

La historia cuenta que, con apenas 20 años y tras superar una grave lesión en su año de novato, Randle estaba muy emocionado con su regreso a Dallas donde le esperaban amigos, ex compañeros y familiares.

Una vez puso un pie en la ciudad su predisposición fue la de reunirse con sus más allegados. Sin embargo, tomarse un descanso no entraba en los planes de Kobe, y éste le preguntó: “¿Qué pretendes hacer?

—”He pensado en ver a mi familia, divertirme con mis amigos. Ya sabes, pasarlo bien”, dijo.

—”Nada. Nos vamos al gimnasio ahora mismo”, le replicó.

Y cualquiera le decía que no a Kobe. Por supuesto que aceptó y desde ese preciso instante en 2015 tomó como costumbre ir a entrenar al gimnasio más cercano de aquella ciudad que visitaba. No importaba el tiempo, la hora, o la distancia desde el hotel. Siempre acudía pensando en mejorar, tomando ejemplo de Bryant. La famosa ‘Mamba Mentality’.

Y esa misma mentalidad la ha podido transmitir a los jóvenes Knicks. R.J. Barrett, Immanuel Quickley, Obi Toppin, tal como contaba el NY Post. Todos ellos han compartido numerosas horas de gimnasio, le han hecho mil preguntas y le han desafiado con el único objetivo de mejorar y crecer como grupo.

“Es divertido. Te lo juro. Obi (Toppin) puede preguntarme cien cosas al día. Y yo le digo: Déjame tranquilo”, señalaba Randle entre carcajadas. “Tenemos a R.J. (Barrett) que nunca para de trabajar. También tenemos a Immanuel (Quickley) que siempre es el último en abandonar la pista desde el training camp. Tenemos a ese tipo de jugadores que trabajan a diario, intentando mejorar. Es un ambiente realmente fantástico”, destacó.

Los playoffs en el horizonte

Y después de ocho largos años deambulando por el desierto, los Knicks están en posiciones directas de regresar a los playoffs. Actualmente cuartos en la tabla, por delante restan nueve finales para lograr el objetivo, y seis de ellas serán fuera de casa.

Los Knicks necesitarán echar mano del mejor Randle, del mejor Barrett, del mejor Rose, del regreso de Alec Burks para regresar a disputar unas eliminatorias por el título. Sin embargo, a la plantilla no les falta confianza, y si por algún casual se despistan, Thibodeau ya se encargará de ponerles en su sitio. No hay más que verle gritar desde el banquillo aun ganando por 20 de diferencia.

“Precisamente el otro día lo hablaba con Obi y el resto de muchachos. ¿Y si conseguimos algunas victorias más y estamos ahí? ¿Conseguir regresar a los playoffs para el disfrute de los neoyorquinos? ¿Quizás todos esos aplausos y apoyo en el Garden? No hay otra afición en esta liga que puedan igualarles, pero les digo una cosa, haremos todo lo posible para conseguir nuestro trabajo”, concluyó.

(Fotografía de portada: Sarah Stier/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.