Tyler Relph, el entrenador que ha transformado a Julius Randle


Quizás no os suene de nada el nombre de Tyler Relph, pero es el principal responsable del sobresaliente arranque de curso que está protagonizando Julius Randle en su segunda temporada vistiendo la camiseta de los New York Knicks.

Tyler Relph conoce a Randle desde los 15 años, y ambos han trabajado codo con codo cada verano para afrontar una nueva temporada tras otra. Primero fue la Universidad de Kentucky; luego Los Angeles Lakers, New Orleans Pelicans y actualmente en la Big Apple.

Sin embargo, esta última preparatoria ha sido muy distinta a las anteriores, ya que por delante han tenido nueves meses de duros entrenamientos debido al parón de la liga y a la posterior exclusión de los neoyorquinos de la Burbuja NBA.

Una vez se conoció la noticia, Randle llamó inmediatamente a Relph. Le dijo que regresaba a su Dallas natal para comenzar a preparar la siguiente temporada 2020-21.

“Pongámonos a trabajar”, le dijo Randle en conversación telefónica, y recogido por el NY Post.

“Por supuesto, le respondí. Solo dime cuándo y dónde”, replicó.

“Quédate donde estás. Nos estamos mudando a Dallas. Hemos comprado una casa y estoy yendo hacia allí. Quédate allí”, señaló.

Ambos trazaron un duro plan de entrenamiento semanal entre cuatro o cinco días de intensa jornada que empezaban a las 05:00 horas de la mañana en la sala de pasas y seguidamente pasaba a la pista de baloncesto donde realizaban hasta 1.200 lanzamientos a canasta diarios.

“En algún momento pensé que quería relajarse. Pero nunca lo hizo. No tiró la toalla ni una sola vez. Esto fue muy diferente al resto de los veranos. Esto era para todos los días”, explicó Tyler Relph.

Para completar con su estricto plan de transformación, le presentó a un entrenador de pesas llamado Melvin Sanders que estaría a su lado con los hierros del gimnasio: “A Julius no le gusta que solo configures su entrenamiento, sino que trabajes junto a él. Ese es Melvin y ese soy yo. Estoy en mejor forma ahora que cuando jugaba en la universidad”.

Tyler Relph fue un destacado jugador de instituto que pasó dos años en la Universidad de West Virginia y otros dos en St. Bonaventure antes de caer lesionado de su rodilla y pasar a los banquillos como ayudante del técnico Mark Schmidt. Pero en 2010 decidió dar un giro de 180 grados a su vida para regresar a Dallas y fundar su propia empresa de entrenamiento personal de baloncesto.

Y no le ha ido nada mal desde entonces, ya que en su academia, además de trabajar con Randle, lo hace habitualmente con otros profesionales como Willie Cauley-Stein, R.J. Hampton o Skylar Diggins-Smith entre muchos otros.

Pero con Randle es distinto. Les une larga amistad repleta de horas y horas de gimnasio. Ambos se conocen muy bien y no ha dudado en definirle como “el jugador más trabajador que jamás ha conocido”.

“No promedias un 20-10-3 en la NBA si no eres un gran trabajador. No haces eso simplemente con saltar al parquet. Pero incluso con esos números, este verano ha llevado su juego a un siguiente nivel”, destacó.

“No teníamos nada más que tiempo. Y no queríamos desperdiciar nada. Así que teníamos nueves meses por delante. Entonces le dije: Intentemos ser un All-Star. Y volvimos a lo que solíamos hacer. Trabajo de pies. Ejercicios que le permitieran ganar velocidad. Una y otra vez todos los días”, añadió.

Relph le hizo hincapié en no abusar del balón y en hacer entre uno o dos dribbles para lanzar a canasta cuando fuera necesario. Y cuando le vio usar ese tipo de trabajo en la sorprendente victoria ante los Bucks de Giannis Antetokounmpo, solo podía gritar de alegría enfrente del televisor: “Sabía en lo que podía convertirse”.

Además del sacrificio físico, la gran noticia llegaba el 30 de julio cuando los Knicks anunciaban la contratación de Tom Thibodeau para los próximos cinco años. Relph no pudo ocultar su alegría por Randle y pensó desde el minuto uno que formarían un dúo formidable.

“Fue un momento fantástico porque ambos tienen la misma mentalidad. Son trabajadores. A ninguno se les ha regalado nada. Ambos son los primeros en ponerse a trabajar todos los días. Ven las cosas de la misma forma”, reconoció.

Y la recompensa ha llegado para ambas partes. Los Knicks son actualmente una sorpresa en el Este con un récord de 5-3 e imponiéndose a grandes equipos como Milwaukee, Utah o Indiana. Y Julius Randle está siendo el catalizador del equipo con un promedio de 23,1 puntos, 12 rebotes, 7,4 asistencias y un 49% en tiros de campo, incluidos 6 dobles-dobles consecutivos y un triple-doble ante los Cleveland Cavaliers (28-12-11).

Esta próxima noche se enfrentarán a partir de las 01:30 horas ante Oklahoma City Thunder que, aunque están en plena reconstrucción, no podrán confiarse, ya que en la última jornada derrotaron a los New Orleans Pelicans por 110 a 111.

(Fotografía de portada: Kevin C. Cox/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.