Lakers: ¿problema de banquillo o de plantilla?


Muy poco tardó el mandamás —sin contar la propiedad— de los Lakers en hacer saber a Luke Walton, técnico del equipo, que no se podía dormir en los laureles. Por mucho que la temporada actual se haya concebido como una (re)toma de contacto con lo que está por venir y fue canon en el Staples, bajo ningún concepto se va a tolerar un empadronamiento en villa-resbalón. Los Lakers siempre serán los Lakers y la exigencia nunca podrá ser otra que ganar lo máximo posible. Más cuando en verano has dado la bienvenida al jugador más destacado de la última década, LeBron James. La nave ‘laker’ que pilotan Walton, Magic Johnson y el propio James todavía no está lista; tampoco se esperaba que lo estuviera a estas alturas pero sí descuadra ver a LeBron con un récord negativo de 4-6 a sus 33 años.

La realidad no es tan grave como se quiere pintar por el momento. Con una capitanía de vestuario prácticamente a estrenar en el nuevo curso, el equipo se sitúa a solo una victoria de la frontera con los playoffs; la inconsistencia, pues, no es sino un producto de estar en un mercado como el púrpura y oro, de tener a un jugador que lleva el ’23’ a la espalda y de estar ante un grupo en su mayoría joven. Las expectativas y lo que calientan los asientos en los Lakers cuando no hay época de vino y rosas.

¿Tenía entonces razón de ser la llamada de atención de Magic Johnson a Luke Walton tras apenas ocho partidos disputados?

Un periodista reputado como Brian Windhorst (ESPN) opina que no, dado que el mayor problema es la plantilla. “Sabemos que Magic se está quejando a Walton, pero quién se le queja a él. Este roster es el principal problema. Es una plantilla defectuosa”, pudo comentar Windhorst en el programa The Jump, de la cadena ESPN.

En opinión de Windhorst, si la temporada de los Lakers no marcha bien la responsabilidad recaerá en Luke Walton, sin embargo no toda debería llover de tal manera dado que la plantilla la armaron el pasado verano entre el propio Magic y Rob Pelinka, general manager de la organización.

Peor defensa por dentro

Y uno de los principales problemas de los Lakers está detrás, en canasta propia. Aunque son el tercer equipo que más puntos consigue por partido, en defensa son el cuarto que más concede (120,0 de promedio). Una cifra insostenible si se quiere tener mayoría ganadora a final de la temporada regular.

Los partidos del equipo de Walton, con semajantes cifras de anotación, parecen pues una suerte de bombardeo general en el que la buena defensa queda solo en los apuntes. Con choques a tantísimos puntos, la juventud está penalizando al equipo de California, que tiene problemas para cerrar los partidos (de sus seis derrotas, tres fueron por cuatro puntos o menos).

Otro dato que censura las maneras de defender en lakerland es que son el equipo que más puntos permite a sus rivales (59,0) en la pintura. Aunque el desempeño de Javale McGee no está siendo para nada negativo, necesitan más ayuda para echar el candado por dentro; y precisamente para eso mismo llega Tyson Chandler, jugador experimentado (36 años) sobre todo guareciendo la pintura.

El problema muchas veces llega por la falta de entendimiento a la hora de cambiar asignaciones o simplemente de ponerse a defender atendiendo a la coordinación. Algo hasta normal en un equipo joven pero que se ha de corregir cuanto antes para que la herida no se infecte. LeBron o Rajon Rondo, ambos grandes defensores que no están a su mejor nivel detrás, han de ser líderes del cambio.

No es para tanto

Contando cómo estaba el panorama antes de julio de 2018, lo obvio es pensar que bastante hizo el proyecto incorporando a LeBron James en verano. Además, se quiere añadir una guirnalda importante en el próximo mercado de agentes libres (que empieza en julio) empezando ya a poner cara definitiva al ente que pretende llevar a los Lakers de vuelta a ser un candidato al título. En tal mercado Magic pretenderá adquirir a otra gran estrella de la liga valiéndose del contrato máximo y espacio salarial que entonces estarán disponibles.

En opinión de quien escribe, es cierto que el inicio de los Lakers es mejorable. Por ejemplo, ante unos Toronto Raptors sin Kawhi Leonard no puedes irte perdiendo por 25 puntos al final del primer cuarto. En la vida. No obstante, todo se está magnificando debido a la aparición de LeBron James. El camino a final de temporada todavía es ingente y la distancia con los playoffs es mínima. Téngase en cuenta que aunque se quiera tocar postemporada para que el proyecto aprenda pronto de sus propios errores, el verdadero objetivo este curso es volver a aprender a ganar para así recoger cosecha el curso siguiente.

No desesperen los aficionados de los Lakers, esto acaba de empezar y el dibujo no es tan oscuro como lo pintan.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.