LeBron James y su imperecedero impacto entre los mejores


A punto de cumplir 35 años sigue siendo una de las piezas más influyentes de la NBA, cuando sus compañeros de generación están casi todos retirados

Tres triples-dobles consecutivos lleva LeBron James en estos momentos. Seis dobles-dobles en siete partidos. Tres últimas actuaciones salvajes con un total de 90 puntos, 40 asistencias y 33 rebotes. Solo un jugador, Russell Westbrook, había alcanzado números semejantes en un lapso de tres partidos durante los últimos 50 años… Y eso, a menos de dos meses (finales de diciembre) de estrenar 35 años. El impacto de LeBron persiste en máximos históricos cuando lo normal sería que su carrera hubiera empezado a envejecer tanto o más que su partida de nacimiento.

Pongamos el ejemplo de sus compañeros de generación. Cierto es que James llegó a la NBA directamente desde el instituto (17-18 años) y por ello era menor que la mayoría de sus coetáneos; cuatro jugadores más de aquel draft del 2003 llegaron también a la NBA vía high school (Kendrick Perkins entre ellos) y aun así todos están ya bien retirados mientras el hijo de Akron domina la competición.

De aquella añada solo el propio LeBron y Kyle Korver, que fue segunda ronda (51º lugar), se mantienen en activo en estos momentos. Por diversos motivos, ningún otro jugador elegido en primera ronda de uno de los mejores drafts de la historia permanece en la liga. Ni Carmelo Anthony, Dwyane Wade, Chris Bosh, Davis West, el malogrado Darko Milicic (que ha vuelto a jugar en la segunda división de Serbia), Luke Ridnour, Nick Collison, Boris Diaw, Chris Kaman, T.J. Ford, Kirk Hinrich, Mo Williams, Matt Bonner, Zaza Pachulia, Luke Walton (ahora entrenador), Josh Howard, Leandro Barbosa… Ninguno.

Todo un cementerio de elefantes con solo dos piezas aún en liza. Por eso es demencial que un miembro de aquella generación, entrando en los 35, esté dominando la competición de la manera en la que LeBron lo está haciendo en este inicio de temporada.

El pasado curso parecía que quería empezar a asomar el ocaso de uno de los mejores jugadores de siempre, pero este arranque 2019-20 ha editado de golpe ese amargo supuesto.

Mucho más que eso. James está promediando más asistencias que nunca (el mejor pasador de la NBA, que ha dicho Sergio Andrés) y lidera la liga en servicios de canasta (11,1) este curso.

Lo que verdaderamente sorprende de LeBron es su físico, claro. Aun siendo el Rey que sabemos que es, resulta inexplicable cómo puede seguir completando promedios de más de 35 minutos (35,0) en cancha con el altísimo grado de impacto de este inicio. Pese al lugar de honor en ataque que ha cedido a Anthony Davis, el juego de los Lakers pasa por LeBron en casi todo momento. También la defensa, en la que Frank Vogel y su equipo de asistentes han comenzado haciendo un buen trabajo, con los Lakers como segunda mejor defensa de la liga cada 100 posesiones (97,9 puntos encajados).

Para no volver sobre lo mismo una y otra vez, vale que se está hablando mucho de LeBron James en este arranque de temporada, pero no es para menos dada su gigante intervención como base (no point forward, base acompañado de un escolta y un alero puros) en el arranque de temporada. Cuando lo normal sería ir de un homenaje en otro por la geografía NBA vislumbrando ya su adiós, James sigue siendo una de las piezas más influyentes en la liga. Lidera además el mejor récord del Oeste (6-1) tras seis victorias seguidas. Y eso con todo el desgaste de minutos (46.480, el 13º de la historia), partidos (1.205 solo de período regular) temporadas (17) y kilómetros que acumulan sus articulaciones.

Estamos ante uno de los mejores de siempre, eso ya lo sabíamos, pero además se está manteniendo en la élite hasta el final.

(Fotografía de portada: Ronald Martinez/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.