Los 5 mejores jugadores de la historia de Brooklyn Nets

La NBA está suspendida hasta nuevo aviso pero el balón sigue botando en nbamaniacs. De cara a ofrecer el mejor contenido posible a los lectores durante el parón, hemos iniciado varios seriales con contenido único en los que se incluyen el recuerdo de grandes equipos que no lograron el anillo o un repaso a los pabellones NBA.

Siguiendo esa línea, también queremos echar un vistazo a los mejores jugadores de la historia de cada una de las franquicias de la NBA con un top-5 en el que abarcamos desde jugadores que destacaron hace décadas hasta el presente. Ahora toca analizar la división atlántico. Hoy hablamos de Brooklyn .

Jason Kidd

Abrimos fuego ya no con uno de los mejores jugadores de la historia de los Nets, sino directamente de lo de la NBA en el puesto de base. Durante 19 largas temporadas Jason Kidd ha sido un eterno líder allá por donde ha pasado; tanto es así que siempre ha sido titular empezando por un año de novato en el que se llevó el premio al mejor rookie.

Siendo elegido número 2 del draft de 1994 por Dallas Mavericks, esta leyenda californiana llegaría a los Nets en 2001 para revolucionar por completo a una franquicia que llevaba demasiados años aletargada. Así, sin llegar a superar una primera ronda de playoffs desde 1984, en el primer año de Kidd se plantaron directamente en las Finales. Corría el año 2002 y los Nets, aún en New Jersey, solo sucumbían en última instancia ante Los Angeles Lakers de Kobe Bryant y Shaquille O’Neal. La historia se repetiría el curso siguiente. Los Nets superaron tres eliminatorias con autoridad hasta encontrarse en las Finales frente a San Antonio Spurs. Pelearon con todo, pero no fue suficiente. Cayeron ante los de Texas por 4-2. En las siguientes campañas, con Kidd al mando, seguirían ganando partidos, pero no volverían a estar tan cerca del anillo.

En las seis temporadas y media que Kidd pasó en New Jersey, este se convertiría en el máximo asistente de la historia de la franquicia con 4.620, así como en el jugador que más robos ha acumulado al alcanzar los 950. Cerraría su etapa en los Nets disputando un total de 78 partidos de playoffs con un promedio de 16,8 puntos, 9,1 asistencias, 8,2 rebotes y 1,8 robos por noche. Números excepcionales para un mito de la NBA que sería 10 veces All-Star (4 en New Jersey) y que formaría parte del mejor quinteto de la Liga en cinco ocasiones, y otras cuatro del mejor quinteto defensivo; grandes números individuales a los que sumó su único anillo en 2011 con Dallas.

El dato: Es en estos momentos el único jugador de la historia de la NBA que ha alcanzado los 15.000 puntos, 10.000 asistencias y 8.000 rebotes en su carrera.

Buck Williams

Damos un importante salto al pasado para situarnos en 1981. Aquel año los Nets, tras ganar solo 24 partidos el curso anterior, seleccionarían a Buck Williams como número 3 del draft. La apuesta les salió realmente bien.

Williams rápidamente despuntó como uno de los mejores jóvenes de la NBA; tanto es así que sería Novato del Año al promediar en su primer curso 15,5 puntos y 12,3 rebotes. A ese gran comienzo le siguieron otras siete campañas de gran nivel para llevar a los Nets hasta los playoffs en cinco ocasiones consecutivas. Sin embargo, y pese a los esfuerzos de Williams, este fue el techo del equipo. En cuatro de las carreras de postemporada salieron barridos en primera ronda. El mejor papel del equipo tuvo lugar en la temporada 1983-84, cuando alcanzaron las semifinales de conferencia para caer frente a Milwaukee Bucks por 4-2.

Si bien a nivel colectivo no pudo llevar al equipo más lejos, Williams es en estos momentos el jugador que más partidos ha disputado con la camiseta de los Nets, exactamente 635, así como el máximo reboteador de su historia con 7.576 capturas y el segundo anotador con 10.440 puntos. Por supuesto tiene retirada su camiseta con el número ’52’.

El dato: Durante sus seis primeras temporadas en la NBA no bajó de los 12 rebotes de promedio por partido.

Julius Erving

Y retrocedemos aún más. Los Nets empezaron a jugar en la NBA en 1976 pero desde 1967 hasta entonces hizo lo propio en la ABA (competición en las que estaban Rockets, Spurs o Pacers). De aquella época, y aunque suponga un punto y a parte dado que aún no formaban parte de la actual competición, no podemos pasar por alto a uno de los mejores jugadores de la historia: Julius Erving.

The Doctor formó parte de los por entonces New York Nets durante tres campañas para hacer historia. En ese periodo se llevó todos los premios MVP de la competición y condujo al equipo a los títulos de 1974 y 1976. Justo ese año, en el cual la organización pasaría a la NBA, supuso un duro golpe para la misma la marcha de Erving, quien al no ver mejoradas las condiciones de su contrato acabó saliendo a los Philadelphia 76ers, conjunto con el que seguiría forjando una enorme carrera. Un Hall of Fame que los Nets no supieron retener, que pudo haber cambiado el rumbo del equipo en sus primeros años en la NBA, y que aun así tiene retirada su camiseta con el número ’32’.

El dato: Cerró su etapa en el equipo neoyorquino promediando en cada una de las temporadas más de 27 puntos por partido.

Richard Jefferson

Nos paramos ahora en uno de esos chicos cuyo rendimiento estuvo muy por encima del reconocimiento individual recibido. Richard Jefferson, quien llegó a la NBA y a los Nets en 2001, estuvo presente en la mejor etapa de la historia de la franquicia con un papel protagonista; tanto es así que tanto él como Kidd son los jugadores que más partidos de playoffs han disputado con el equipo con un total de 78.

En sus dos primeras temporadas Jefferson alcanzó las Finales con los Nets sin poder lograr el anillo. En la primera de ellas aún era un chico que salía del banquillo en sustitución de Keith Van Horn. En la segunda ya era un titular indiscutible, rol que no abandonaría hasta que en 2008 fue traspasado a Milwaukee Bucks. A partir de ese momento, castigado por las lesiones, no fue el mismo jugador.

En New Jersey, donde antes vivían los Nets, disputó seis playoffs consecutivos (2002-2007) con un promedio de 15,1 puntos, 5,4 rebotes y 2,5 asistencias. Su talento y potencia encajaron de manera excelente en un conjunto que se quedó con la miel en los labios. Por cierto, en postemporada es top-3 de la franquicias en puntos, rebotes y asistencias.

El dato: El 31 de marzo de 2003, aún en su segundo año de profesional, Jefferson consiguió el primer triple-doble de su carrera al firmar 30 puntos, 11 rebotes y 10 asistencias ante los Houston Rockets de Steve Francis y Yao Ming.

Brook Lopez

Cuando los Nets lo eligieron como número 10 del draft de 2008, difícil era pensar que acabaría siendo de los jugadores que inscribirían su nombre entre los mejores de la historia de la franquicia, pero así ha sido.

Con un promedio de 18,6 puntos, 7,1 rebotes y 1,7 tapones durante los nueve cursos que ha pasado en los Nets, podemos definir a Brook Lopez como un gran talento individual que casi nunca ha estado acompañado del éxito colectivo. De los mencionados nueve años que ha vivido entre New Jersey y Brooklyn, en solo tres de ellos ha podido disputar los playoffs. El techo en este sentido lo tocó en 2014, cuando alcanzó las semifinales de la Conferencia Este para sucumbir ante los Miami Heat del Big Three, quienes acabarían llegando a las Finales.

Lopez es un jugador diferente al que no en pocas ocasiones se le ha señalado como indolente, y hasta cierto punto puede ser así, pero ello no le ha impedido ser a día de hoy el máximo anotador de la historia de la franquicia con 10.444 puntos ni el máximo taponador con 972.

El dato: Su única presencia en el All-Star Game llegó en 2013 como miembro de los Nets, año en el que promediaría 19,4 puntos, 6,9 rebotes y 2,1 tapones.

El que pudo ser el mejor: Petrovic

Fuera y dentro del top-5 tenemos a El genio de Sîbenik, a Drazen Petrovic. Todos conocemos su historia. Tras dominar en Europa dio el salto a la NBA con Portland Trail Blazers, conjunto que no le dio la oportunidad de demostrar su valía. Tras ese aciago comienzo, su vida cambió al ser traspasado a los Nets el 23 de enero de 1991. En sus primeros partidos ya dejó claro que volvía a ser ese jugador deslumbrante que había dejado boquiabierto al viejo continente. Poco después, con la temporada 1991-92 ya funcionando, hizo lo propio con quienes aún dudaban de él por tierras estadounidenses.

En la mencionada temporada, la 91-92, llevó al equipo hasta los playoffs con un promedio de 20,6 puntos en regular season que en las eliminatorias disparó hasta los 24,3 con un 53,9% en tiros de campo. Su despliegue no fue suficiente para superar la primera ronda, mismo techó que encontraría al año siguiente con el mismo oponente, los Cleveland Cavaliers. Hasta ahí llegó la que podría haber sido una historia maravillosa tanto para él como para los Nets. Un accidente de tráfico ponía fin a su vida el 7 de junio de 1993. La franquicia de New Jersey tiene retirada su caminseta con el número ‘3’.

Otros jugadores en consideración

Cerramos el repaso a la historia de los Nets a través de sus mejores jugadores recordando a otros que han tenido un gran papel como miembros de la organización. Así, empezamos recordando a Kenyon Martin, un potente ala-pívot que fue fundamental en las Finales que alcanzaron en los años 2002 y 2003. Manteniendo esa línea temporal no podemos olvidarnos de Kerry Kittles, un escolta que pasó siete temporadas en el equipo y que tuvo igualmente un papel protagonista en las mencionadas Finales. Y por supuesto hay que hacer mención a Vince Carter, quien llegaría a la organización mediada la temporada 2004-05 para conducir al equipo a tres apariciones consecutivas en la postemporada promediando 26 puntos, 7,1 rebotes, 5,4 asistencias y 1,5 robos; eso sí, nunca pasó de las semifinales de conferencia. Su impacto fue tanto como indica el hecho de que entre el 12 de febrero y el 2 de abril de 2005 fuese el máximo anotador de los Nets en 23 de los 24 partidos que disputaron.

Damos ahora un paso atrás para echar un ojo a Derrick Coleman, quien promedió 19,9 puntos y 10,6 rebotes en las cinco campañas que pasó en New Jersey clasificándose en tres ocasiones para playoffs; y a Chris Morris, quien fue su compañero en aquellos años disputando un total de 10 partidos con la camiseta de los Nets. Para terminar viajamos a los 80 con Mike Gminski, quien disputaría un total de 550 partidos con el equipo.


Mientras dure la crisis por el coronavirus publicaremos diariamente varios contenidos independientes de la actualidad. Bucearemos en la historia de la NBA, tanto en la reciente, como en la de todas las décadas anteriores. Aprovecharemos este parón de la competición para conocer mejor a los equipos, los jugadores, los entrenadores, los directivos, los partidos llamativos, los pabellones y los equipos históricos por una u otra razón. Lo haremos aquí y en Extra nbamaniacs, lugar donde seguiremos publicando contenido especial libre de publicidad para que los lectores puedan seguir apoyándonos directamente.

Todo este plan editorial lo llevaremos a cabo para entretenernos y pasar mejor estas semanas de encierro que nos quedan a casi todos. ¡Salud!

Anterior equipo analizado: New York Knicks. Próximo equipo: Philadelphia 76ers.

(Fotografía de Jed Jacobsohn/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a nuestros artículos especiales y el podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

El sueño de Garnett: “Comprar los Supersonics”

LeBron James quiere que se reanude la temporada

Siguiente