Los 5 mejores jugadores de la historia de Charlotte Hornets


Al igual que ocurrió con el top-5 de New Orleans Pelicans, la historia de Charlotte Hornets, cuyo nacimiento tuvo lugar en 2004, también tiene sus peculiaridades. Los actuales Charlotte Hornets son aquellos Charlotte Bobcats que como decimos echaron a andar en 2004. Sin embargo, en 2014 se acordó entre la NBA, los New Orleans Pelicans y los Charlotte Hornets (hasta entonces Bobcats) que cada equipo se quedaba con la historia vivida en su ciudad. Como resultado tenemos que los actuales Hornets recuperan lo vivido entre 1988 y 2002 en Charlotte mientras que los Pelicans dan comienzo a su historia desde 2002. El ejemplo más claro de lo ocurrido lo tenemos en Baron Davis, quien pasaría seis años en los Hornets (tres en Charlotte y tres en New Orleans) para ver ahora como sus estadísticas y logros deben ser divididos entre una ciudad y otra. Sí, hoy nos ocupamos de los mejores jugadores de la historia de Charlotte Hornets.

Kemba Walker

El hombre récord de Charlotte. En ocho temporadas con la franquicia de Carolina del Norte Kemba Walker se ha convertido en el máximo anotador de la historia de la organización con 12.009 puntos –máximos anotadores historia NBA–, así como en el jugador que más minutos ha disputado como hornet al acumular hasta 20.607 en pista. Además, es sin duda la gran referencia de la organización en la última década, donde adquirió el rol de jugador franquicia poco después de llegar.

Walker, número 9 del draft de 2011, se fue formando en Charlotte hasta convertirse en todo un All-Star, algo que consiguió por primera vez en 2017 para repetir en los tres años siguientes. En 2019 incluso se coló en el tercer mejor quinteto de la NBA. Sí, a título individual no se puede poner un solo pero a su trayectoria, pero la situación en cuanto a éxitos colectivos no le sonríe de igual manera. Aunque su nivel no paró de crecer durante su estancia en la organización, nunca estuvo acompañado de un conjunto lo suficientemente fuerte como para ser un aspirante en la Liga; tanto es así que en ocho cursos solo saboreó los playoffs en dos de ellos.

En 2014, en su debut en la postemporada, fue barrido por los Miami Heat de LeBron James por 4-0. En 2016, contando con Al Jefferson como lugarteniente, se vería de nuevo las caras frente a la franquicia de Florida para caer en siete partidos pese a ponerse 3-2 arriba. En aquella dolorosa serie Walker promediaría 22,7 puntos, 4 asistencias y 3 rebotes.

El dato. El 17 de noviembre de 2018 Kemba lograría la mejor anotación de su carrera al irse hasta los 60 puntos frente a los Philadelphia 76ers.

Alonzo Mourning

Fueron solo tres años en Charlotte, pero qué tres años. Elegido como número 2 del draft de 1992, en su curso de novato dejó claro ante qué clase de jugador estábamos al marcharse hasta los 21 puntos, 10,3 rebotes y 3,5 tapones de promedio; eso sí, no fue Novato del Año porque otra bestia había aterrizado en Orlando bajo el nombre de Shaquille O’Neal.

El impacto de Mourning en los Hornets fue tremendo. En su primer año en el equipo llevó a la franquicia a los primeros playoffs de su historia. En primera ronda superó a Boston Celtics por 3-1 mientras que en la segunda no pudo con unos New York Knicks que los eliminaron por 4-1 mientras Mourning promediaba ante Ewing 23,8 puntos, 9,8 rebotes y 3 tapones. Dos años después, en 1995, regresaría a la postemporada, pero en esta ocasión caería en el primera eliminatoria frente a Chicago Bulls.

Su historia en los Hornets acabaría justo en 1995 al ser traspasado a Miami Heat. En aquel momento ya había sido dos veces All-Star (siete en toda su carrera) para establecerse como uno de los mejores jugadores de la NBA.

El dato. Pese a jugar únicamente 13 encuentros de playoffs, es el jugador que más tapones ha logrado a estas alturas de la temporada con los Hornets al irse hasta los 44 (3,4 por partido).

Larry Johnson

Hablamos ahora de la pareja de baile de Mourning. Llegando a la NBA un año antes que el pívot, exactamente en 1991, Larry Johnson viviría los mejores años de su carrera en Charlotte, donde sería dos veces All-Star además de ser elegido Novato del Año en 1992 con 19,2 puntos, 11 rebotes y 3,6 asistencias por noche. Fue solo el comienzo de una fantástica aventura en Carolina del Norte que duraría cinco campañas para que compartiese dos carreras de playoffs junto a Mourning llegando hasta las semifinales de la Conferencia Este en 1993, tope histórico de la organización en postemporada.

El gran despliegue de cualidades baloncestísticas que mostró durante cinco años para promediar 19,6 puntos y 9,2 rebotes le sirvió para ser en estos momentos top-5 del equipo en puntos (7.405) y rebotes (3.476).

El dato. En la campaña 1992-93, la de su segundo curso en la NBA, se iría hasta los 22,5 puntos, 10,5 rebotes y 4,3 asistencias por noche para ser incluido en el segundo mejor quinteto de la Liga.

Glen Rice

Nos detenemos ahora en los mejores Hornets de la historia –al menos en temporada regular– para poner el acento sobre uno de los jugadores más talentosos que se han visto en la NBA: Glen Rice.

Iniciando su carrera en Miami, Rice fue justo la pieza que movieron los de Florida para hacerse con Alonzo Mourning. ¿Qué equipo ganó con aquel movimiento? Ambos. Rice, quien en 1995, cuando llegó a Charlotte, ya llevaba varias campañas jugando a gran nivel, terminó de explotar como estrella en la franquicia de Carolina del Norte para convertirse en All-Star, algo que consiguió durante todos sus años en los Hornets (1996, 1997 y 1998), siendo MVP de la edición de 1997 –ganadores del MVP del All-Star–.

Su excelso nivel sirvió para que Charlotte lograse hasta 54 victorias en la temporada 1996-97 –récord histórico de la organización– para colarse en playoffs y caer en primera ronda ante New York Knicks (3-0). Una temporada después, en la 1997-98, llevaría al equipo hasta la semifinales del Este para caer 4-1 frente a los Chicago Bulls.

El dato. Fue máximo anotador de la NBA en la temporada 1996-97 con 26’8 puntos por encuentro, liderando además la lista de mejores triplistas con un 47%.

Dell Curry

Cerramos el top-5 de los Hornets con uno de los mejores triplistas de la historia: Dell Curry. Tras pasar las dos primeras temporadas de su carrera en Utah Jazz y Cleveland Cavaliers, Curry llegaría al equipo en 1988 para convertirse desde el primer día en una pieza fundamental del equipo; tanto es así que saliendo desde el banquillo enlazó nueve campañas anotando al menos 10 puntos para concluir su historia con el equipo yéndose hasta los 14 puntos por noche.

El gran nivel mostrado durante todos sus cursos en los Hornets le llevó a ser recompensado como el Mejor Sexto Hombre de la NBA en 1994 con 16,3 puntos por encuentro y un 40,2% en triples. Su anotación exterior, la cual le lleva a ser en estos momentos el segundo máximo anotador de la historia del equipo, ayudó para que los Hornets fuesen equipo de playoffs en 1993, 1995, 1997 y 1998; eso sí, nunca llegando a pasar de segunda ronda.

El dato. Es el jugador con más partidos disputados en la historia de la franquicia con un total de 701.

Otros jugadores en consideración

Llega la hora de repasar el resto de jugadores que han hecho historia con la franquicia de Carolina del Norte empezando por un jugador que se ha quedado a las puertas del top-5 como en Muggsy Bogues. Con su escasa estatura (1,60 metros) hizo de ella un arma al aprovechar su velocidad para convertirse en uno de los mejores pasadores y ladrones de la NBA; tanto es así que es el máximo asistente de la historia de la organización con 5.557 pases de canasta. Junto a él, y abriendo la historia del equipo en 1988, nos encontramos también con Kelly Tripucka, quien fue el máximo anotador del año de debut de la franquicia con 22,6 puntos por noche.

Entrando ya en los 90, no podemos dejar pasar nombres como los de Kendall Gill, quien formaría parte del mejor quinteto de novatos en 1991; o David Wesley, escolta que pasaría hasta ocho temporadas con la organización desde 1997 para ser en estos momentos el máximo asistente de la historia del equipo en la postemporada con un total de 149 pases de canasta.

También merecen su mención Elden Campbell, pívot que pasaría tres temporada con los Hornets; Anthony Mason, quien como parte del equipo de Charlotte formaría parte del tercer mejor equipo de la NBA en 1997 así como del mejor defensivo en el mismo año; y Eddie Jones, un excelente escolta que sería All-Star con los Hornets en el año 2000.

Entrando ya en el siglo XXI también entran en juego otros enormes jugadores como el ya mencionado Baron Davis, quien formaría parte de unos Hornets que con él entrarían en playoffs tres años consecutivos antes de que el equipo se trasladase a New Orleans; así como un fantástico alero como Jamal Mashburn, quien como miembro de la organización superaría los 20 puntos en cuatro cursos consecutivos, si bien los dos últimos fueron ya en New Orleans.

Por último, y hablando ya de lo que podemos definir como la ‘refundación’ de la franquicia bajo el nombre de Bobcats, tenemos a Raymond Felton; Gerald Wallace, quien formaría parte del mejor quinteto defensivo en 2010, Marvin Williams; Gerald Henderson, escolta que viviría los mejores momentos de su carrera en Carolina del Norte; y Al Jefferson, clave para llevar a los Hornets a los playoffs de 2014 y 2016.


Anterior equipo: Orlando Magic. Próximo equipo: Washington Wizards.

(Fotografía de Jonathan Daniel/Allsport)


EXTRA NBAMANIACS

Pssst, suscríbete, navega sin publicidad y consigue acceso a nuestros artículos especiales, un chat exclusivo para suscriptores y redactores y escucha nuestro podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.