Los 5 mejores jugadores de la historia de Orlando Magic


La NBA se trasladará a Orlando en unas semanas para concluir la temporada 2019-20, y justo hasta allí viajamos para sumergirnos en una franquicia que ha disputado hasta dos veces las Finales sin lograr el anillo. Hoy hablamos de los mejores jugadores de la historia de Orlando Magic.

Dwight Howard

Máximo anotador, reboteador y taponador de la historia de los Orlando Magic tanto en temporada regular como en playoffs. La aparición de Dwight Howard allá por 2004 como número 1 del draft tuvo un enorme peso tanto en la NBA como en el presente de los Orlando Magic. Los de Florida, quienes justo entonces habían perdido a Tracy McGrady vía traspaso rumbo a Houston, no tuvieron tiempo de pestañear cuando ya tenían ante sus ojos un nuevo ídolo, un jugador que les conduciría hasta las segundas Finales de su historia.

Así fue. Siendo una fuerza de la naturaleza como pocas se han conocido en el deporte de la canasta, Howard fue All-Star por primera vez en 2007 y en 2009 condujo a los Magic hasta las Finales frente a Los Angeles Lakers. Con una excelente campaña de 20,6 puntos, 13,8 rebotes y 2,9 tapones, Superman fue determinante para que Orlando ganase 59 partidos y eliminase en playoffs a Philadelphia, Boston y Cleveland. Ya en la eliminatoria definitiva por el anillo sus 15,4 puntos, 15,2 rebotes y 4 tapones no sirvieron para más que perder por 4-1.

Actualmente en las filas de los Lakers de LeBron, Howard fue siete veces All-Star en Orlando (nueve en total), cinco veces consecutivas seleccionado para el mejor quinteto de la NBA (2008-12) y elegido tres años seguidos como Mejor Jugador Defensivo (2009-11) –todos los ganadores del Mejor Jugador Defensivo–. Sin duda una auténtica leyenda en la franquicia de Florida.

El dato. Es el jugador más joven de la historia en lograr un partido superando los 20 puntos y 20 rebotes al conseguir 28 puntos y 26 rebotes el 15 de abril de 2006 contra Philadelphia 76ers.

Shaquille O’Neal

No nos movemos de la pintura. La historia de Orlando –hasta el momento– está marcada enormemente por dos fantásticos pívots. Si antes tocó hablar de Howard, ahora lo hacemos de un tal Shaquille O’Neal.

Llegando a los Magic en 1992 como número 1 del draft, Shaq no tardó ni un suspiro en demostrar que era un jugador diferente, uno que había llegado a la NBA para convertirse en un mito. En su primer año fue elegido como el mejor novato con unos insultantes promedios de 23,4 puntos, 13,9 rebotes y 3,5 tapones. En el segundo metió al equipo en playoffs con 50 victorias. En el tercero, por supuesto acompañado de Penny Hardaway, fueron 57 para llevar a los Magic hasta las primeras Finales de su historia contra los Houston Rockets de Hakeem Olajuwon dejando por el camino a Jordan y sus Bulls. Pese a que Shaq haría de todo sobre la pista promediando 28 puntos, 12,5 rebotes, 6,5 asistencias y 2,5 tapones, su esfuerzo cayó en saco roto y los de Florida fueron barrios por 4-0.

O’Neal no volvería a unas Finales con la camiseta de los Magic. Al año siguiente caería contra Chicago en las finales de la Conferencia Este y posteriormente decidiría marcharse a Los Angeles Lakers. En su estancia con los Magic fue All-Star en todas las temporadas (15 apariciones en total en los All-Star Game).

El dato. El 20 de noviembre de 1993 logró uno de los triples-dobles más brutales de la historia al firmar 24 puntos, 28 rebotes y 15 tapones ante los New Jersey Nets.

Penny Hardaway

Nos ocupamos ahora de uno de esos grandes jugadores que por culpa de las lesiones tuvieron un paso efímero por la élite: Anfernee Hardaway. Elegido en el puesto número 3 del draft de 1993, Hardaway formaría parte del mejor quinteto de novatos antes de dar el salto definitivo para codearse con las estrellas durante los cuatro años siguientes, en los cuales fue All-Star y llevó junto a Shaquille O’Neal a los Magic a las Finales de 1995.

Por mala suerte ahí quedó todo. Las lesiones se cebaron con él desde al año 1997 para ver como su nivel sufría un importante descenso para pasar de entrar en 1995 y 1996 en el mejor quinteto de la Liga a directamente verse sin sitio entre los All-Star. Para el recuerdo queda la fantástica actuación que tuvo en los playoffs de 1995 en general y en las Finales en particular, en las cuales pese a caer 4-0 ante los Houston Rockets firmaría 25,5 puntos, 8 asistencias y 4,8 rebotes de promedio. Su popularidad llegó a tal punto que sería imagen de Nike para dar lugar a una curiosa historia: Michael Jordan, por una noche, lució sobre la pista los botines hechos expresamente para Penny. Es la única vez que la leyenda d elos Bulls jugó con las zapatillas de otro jugador.

El dato. En la campaña 1995-96 acabó en el top-10 de la NBA en partidos jugados, tiros de campo anotados, tiros libres anotados, robos y eficiencia.

Tracy McGrady

El mejor Tracy McGrady de su carrera fue el que vimos en Orlando. Tras iniciar su camino en Toronto, fue en Florida donde rompió a jugar pasando de hacer 15,4 puntos en un año a irse hasta los 26,8 en su debut con los Magic. Fue el inicio de cuatro enormes campañas en las que sería máximo anotador de la NBA en dos ocasiones (2003 y 2004) y en las que disputaría en hasta tres oportunidades los playoffs.

Pese a su enorme nivel, es justo la postemporada la que pone un pero a su trayectoria. En cuatro años logró tres clasificaciones, pero en todas ellas cayó en primera ronda. Especialmente dolorosa fue la eliminación de 2003, cuando cayó por 4-3 ante los Detroit Pistons desperdiciando una ventaja de 3-1. McGrady promedió en todas sus participaciones en playoffs con los Magic más de 30 puntos, pero lo cierto es que siempre se encontró demasiado solo; algo a lo que no ayudó en nada las numerosas lesiones sufridas por Grant Hill mientras compartían equipo.

Como jugador de la franquicia de Florida sería All-Star en cuatro oportunidades (siete en total) y seleccionado en dos oportunidades para el mejor quinteto de la NBA.

El dato. Es el jugador con más puntos en un partido en la historia Orlando con los 62 puntos que logró el 10 de marzo de 2004 contra los Washington Wizards.

Nick Anderson

Cerramos el top-5 con el jugador que más partidos ha disputado en la historia de la franquicia de Florida. Nick Anderson fue elegido en el puesto número 11 del draft de 1989 y pasó toda una década con los Magic para acumular hasta 692 encuentros disputados. Y ya no es únicamente que pasase tanto tiempo con el equipo, sino que lo hizo a un fantástico nivel para cerrar su etapa con la organización con una media de 15,4 puntos y 5,3 rebotes.

Aunque nunca llegó a ser recompensado a título individual más allá de ser elegido en tres ocasiones como jugador de la semana, su importancia en la historia de Orlando se mide por haber estado en el equipo desde el año de su fundación y haber estado en ese grupo de jugadores que condujo a la organización hasta las Finales de 1995, eliminatoria en la que promediaría 12,3 puntos, 8,5 rebotes, 4,3 asistencias y 2 robos por noche.

El dato. Se trata del primer jugador elegido por los Orlando Magic en el draft.

Otros jugadores en consideración

Orlando apenas ha cumplido sus 30 años de historia, pero no por ello deja de tener una extensa lista de jugadores que merecen ser recordados. Para empezar, y hablando de sus primeros años de existencia en la NBA, nos encontramos con Terry Catledge, quien firmaría las tres mejores temporadas de su carrera con los Magic, con Scott Skiles, que se iría hasta los 17,2 puntos y 8,4 asistencias en la campaña 1990-91, y Dennis Scott, un alero que pasaría siete años en el equipo para ser en estos momentos el jugador con más triples en la historia de la franquicia con un total de 981. Avanzando por los 90 aparece Horace Grant, clave para que los Magic llegasen a las Finales de 1995, y a Darrell Armstrong, quien sería nombrado en 1999 Mejor Sexto Hombre de la Liga.

Ya en el siglo XXI es obligado parar para recordar a Pat Garrity, quien pasaría nueve campañas en el equipo hasta retirarse en 2008; Grant Hill, una enorme apuesta por parte de la franquicia de Florida que solo pudo jugar 57 encuentros entre sus tres primeros años en la organización; y Steve Francis, un tres veces All-Star que disputaría dos campañas en Florida.

Mención especial merece el grupo de jugadores que llevó al equipo hasta las Finales de 2009. De ellos destacamos a Jameer Nelson, quien se ha quedado a las puertas del top-5; Rashard Lewis, quien sería All-Star en 2009; Hedo Turkoglu, Jugador Más Mejorado en 2008; y un jovencísimo J.J. Redick que acabaría pasando seis campañas y media con los Magic.

Llegando ya al presente no podemos dejar fuera de la lista a Evan Fournier, un escolta francés que lleva cinco campañas jugando a gran nivel con Orlando; a Aaron Gordon, cuyo potencial físico ha hecho disfrutar de lo lindo a los aficionados de la franquicia; y por supuesto a Nikola Vucevic, All-Star en 2019 y a quien solo la falta de éxitos colectivos de los Magic separa de entrar en el top-5.


Anterior equipo: Miami Heat. Próximo equipo: Charlotte Hornets.

(Fotografía de Jonathan Ferrey/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.