Los 5 mejores jugadores de la historia de Houston Rockets


La NBA está suspendida hasta nuevo aviso pero el balón sigue botando en nbamaniacs. Empezando esta semana, y de cara a ofrecer el mejor contenido posible a los lectores durante el parón, hemos iniciado varios seriales con contenido único en los que se incluyen el recuerdo de grandes equipos que no lograron el anillo o un repaso a los pabellones NBA. Ahora, siguiendo esa línea, abrimos el camino para echar un vistazo a los mejores jugadores de la historia de cada una de las franquicias de la NBA con un top-5 en el que abarcamos desde jugadores que destacaron hace décadas hasta el presente. En la primera entrega: Houston Rockets.

Hakeem Olajuwon

Desde Nigeria llegó en 1984 un chico que cambió la historia de Houston Rockets: Hakeem Abdul Olajuwon. Como número 1 del draft del señalado año, ‘el bailarín de claqué’, como así le llamaba el tristemente fallecido Andrés Montes, se convirtió desde el primer día en el líder un equipo en el que formó junto a Ralph Sampson ‘las torres gemelas’, un dúo que dirigió al equipo hasta las Finales de 1986 para terminar cayendo frente a Boston por 4-2.

Pese a que sus primeros pasos no pudieron ser mejores, los siguientes años supusieron una especie de transición hasta que por fin pudo hacerse con el campeonato. En 1994, frente a uno de los grandes rivales de su época, Patrick Ewing, logró imponerse por 4-3 en una serie épica en la que los Rockets remontaron una desventaja de 3-2 frente a New York Knicks. Al año siguiente, con el recién llegado Clyde Drexler ya en el equipo, repitió hazaña pese a alcanzar los playoffs con el sexto peor balance la conferencia Oeste. En la final, ante los Magic de Anfernee Hardaway y Shaquille O’Neal, no encontró rival y se impuso por 4-0. Por supuesto, en ambas ocasiones fue MVP de las Finales.

El dominio que mostró Olajuwon durante sus años en la NBA fue total. Con 17 temporadas como jugador de Houston promedio 22,5 puntos, 11,4 rebotes, 2,5 asistencias, 3,2 tapones y 1,8 robos, enormes números que prácticamente calcó en sus 14 apariciones en la postemporada. Uno de los más grandes de la historia de la competición estadounidense que acabaría su carrera siendo 12 veces All-Star.

El dato: Miembro del Hall of Fame desde 2008, Olajuwon es el único jugador de la historia de la NBA que ha conseguido ganar en el mismo año el en ganar el MVP de la temporada regular, el MVP de las Finales y el premio a MejorJugador Defensivo del Año (1994).

Moses Malone

Uno de los grandes pívots de la historia de la NBA. Moses Malone, tras la fusión de la ABA y la NBA, terminó por llegar a Houston Rockets en 1976, donde rápidamente se convirtió en la referencia de un equipo que con su liderazgo se clasificó cinco veces en seis para playoffs llegando incluso a alcanzar las Finales de 1981, en las cuales terminaron cayendo por 4-2 frente a los Boston Celtics de Larry Bird.

Tras perder aquella oportunidad para hacerse con el título, la franquicia de Texas vivió una complicada campaña 1981-82 que terminó en primera ronda de playoffs al perder frente a Seatlle Supersonics por 2-1. La decisión de la organización fue traspasar a Malone a Philadelphia 76ers. La historia quiso que Moses ganase el único anillo de su carrera pocos con los Sixers en 1983, mientras que los Rockets volverían a perder frente a Boston en 1986 por 4-2.

Aunque fueron solo seis campañas como miembro de los Rockets, la figura de Malone se mide por los 24 puntos, 15 rebotes y 1,6 tapones que promedió para que Houston disputase las primeras Finales de su historia. Con los de Texas inició una racha de 12 presencias consecutivas en el All-Star, siendo cinco con ellos.

El dato: Durante tu etapa en Houston, Malone firmó uno de los mejores partidos de la historia el 9 de febrero de 1979. Aquel día de invierno, frente a los por entonces New Orleans Jazz, cerró su actuación con un impresionante doble-doble de 33 puntos y 37 rebotes. Esos 37 balones recogidos junto a los aros suponen el récord histórico de la NBA desde que en 1973 empezaron a contabilizarse estadísticas de rebotes defensivos y ofensivos, tapones y robos de balón.

Calvin Murphy

Nos remontamos ahora a los 70 para hablar del que es quizás uno de los grandes olvidados de la historia de los Rockets. Calvin Murphy, base de tan solo 1,75 metros nacido en el estado de Connecticut, fue pieza principal del inicio de la franquicia en Houston, ciudad a la que se mudó en 1971. Aunque en la universidad promedió hasta 33,3 puntos por partido, no fue elegido en el draft de 1970 hasta la segunda ronda por los de Texas. No le influyó. Mantuvo una increíble regularidad con los Rockets hasta que en 1981 llegó a las Finales de la NBA, en las cuales cayó junto a Moses Malone por 4-2 frente a los Celtics.

Con su número 23 retirado en el Toyota Center, Murphy fue durante su carrera –jugada por completo con los Rockets– un base anotador al estilo del presente. En su mejor campaña, la 1977-78, se fue hasta los 25,6 puntos por noche, incluyendo un partido, el 18 de marzo de 1978 frente a New Jersey Nets, en el que logró 57 puntos. Sin duda, uno de los grandes de la historia de Houston que sin embargo solo fue una vez All-Star en sus 13 campañas en la Liga.

El dato: La temporada 1980-81, justo en la que llegaría hasta las Finales, Murphy convirtió 206 de los 215 tiros libres que lanzó para cerrar su participación con un 95,8% en tiros libres. Hasta 2009, cuando José Manuel Calderón acabó con un 98,1%, fue el mejor porcentaje de la NBA.

James Harden

Saltamos al presente. De esta lista es el único jugador que está en activo y con un rotundo merecimiento. Pese a tener aduladores y detractores, los datos dan la razón para pensar que James Harden es y será uno los mejores jugadores de la historia de Houston cuando se retire. Con ocho temporadas al frente del equipo, ha conducido cada año al equipo hasta los playoffs llegando a jugar dos veces las finales de conferencia, cayendo de igual manera en ambas ocasiones frente a Golden State Warriors. Especialmente doloroso fue perder en 2018, cuando una lesión de Chris Paul les mermó enormemente cuando dominaban la serie 3-2.

Ha caído muchas veces, pero siempre se ha levantado y ahora, junto a Russell Westbrook, es de nuevo una de las grandes amenazas del Oeste. En el presente curso es el máximo anotador de la Liga con 34,4 puntos por noche, algo que también ha conseguidos en las dos anteriores temporadas.

A estas alturas poco más se puede decir del peso que está teniendo Harden en la historia de la franquicia. En sus ocho temporadas con el equipo –la presente es la octava– ha sido en todas ellas All-Star con un promedio de 29,6 puntos, 7,7 asistencias, 6 rebotes y 1,8 robos. Además, fue el MVP de la temporada regular en 2018.

El dato: Con una facilidad asombrosa para conseguir puntos, Harden es en estos momentos el jugador en activo con más partidos de al menos 50 puntos habiendo alcanzado tal cota en hasta 23 ocasiones. Su máximo anotación de de 61 puntos, la cual ha logrado en dos ocasiones

*En activo.

Tracy McGrady

Uno de esos chicos que enamoraron con su baloncesto pero que nunca lograron saborear las mieles del éxito. El primísimo de Vince Carter era talento puro y un anotador compulsivo. Tras tres años en Toronto y cuatro en Orlando, llegó a los Rockets traspasado desde Florida. Fue una fuerte apuesta por parte de los de Texas, que dejaban salir a cambio a Steve Francis y Cuttino Mobley. Pero el plan no era solo adquirir a T-Mac, sino que este se sumaba a una enorme elección del draft como Yao Ming.

Entre la magia del escolta y la fortaleza interior del pívot chino, los Rockets parecían llamados a años de gloria. No fue así. Pese a que realizaron muy buenas temporadas alcanzando con solvencia las 50 victorias, en hasta cuatro caerían en primer ronda de playoffs, algo a lo que no ayudaron las continuas lesiones de ambos. Justo una de estas, en la rodilla izquierda de McGrady, hizo que se perdiese la postemporada del curso 2008-09. En febrero de 2010, sin que apenas pudiese jugar antes, era traspasado a los Knicks en un triste adiós a Houston de uno de los mejores jugadores que han pasado por su organización.

Fueron solo seis años en Houston, pero su impacto fue tremendo. Puso a los de Texas en disposición de luchar con los mejores y nos dejó actuaciones que nunca se olvidan. Sin embargo, y pese a cerrar su etapa en el equipo firmando una media de 22,7 puntos, 5,5 rebotes, 5,6 asistencias y 1,3 robos, las lesiones acabaron pudiendo con él y nos nos dejaron disfrutar más de su talento a pleno rendimiento. Un siete veces All-Star que dejó huella en Houston.

El dato: Fue un 9 de diciembre de 2004 cuando McGrady dejó una e esas actuaciones que entran de lleno en la historia de la NBA. Con 40 segundos por jugar, los Rockets perdían por ocho puntos frente a San Antonio Spurs. McGrady, con su apariencia tranquila, fue capaz de hacer 13 puntos en ese nimio periodo de tiempo para dar la vuelta al partido en una exhibición que todo aficionado a la NBA debería ver al menos una vez.


Mientras dure la crisis por el coronavirus publicaremos diariamente varios contenidos independientes de la actualidad. Bucearemos en la historia de la NBA, tanto en la reciente, como en la de todas las décadas anteriores. Aprovecharemos este parón de la competición para conocer mejor a los equipos, los jugadores, los entrenadores, los directivos, los partidos llamativos, los pabellones y los equipos históricos por una u otra razón. Lo haremos aquí y en Extra nbamaniacs, lugar donde seguiremos publicando contenido especial libre de publicidad para que los lectores puedan seguir apoyándonos directamente.

Todo este plan editorial lo llevaremos a cabo para entretenernos y pasar mejor estas semanas de encierro que nos quedan a casi todos. ¡Salud!

(Fotografía de Andy Lyons /Allsport)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.