Los 5 mejores jugadores de la historia de Indiana Pacers


Llega la hora de dar un nuevo paso en los top-5 de las franquicias NBA centrándonos ahora en la división central para ocuparnos de una de la organizaciones históricas, los Indiana Pacers.

Reggie Miller

Decir Indiana es decir Reggie Miller. El jugador con más partidos disputados, más puntos anotados, más asistencias repartidas y más balones robados de la historia de los Pacers. El mítico ’31’ es toda una institución de la franquicia de Indianapolis, donde pasó 18 temporadas para marcar la mejor época de la historia de la organización en la NBA con cinco presencias en las finales de la Conferencia Este y una aparición en las Finales.

Fue justo en el curso 1999-2000 cuando esta leyenda californiana condujo a los Pacers hasta las Finales de la Liga. Eliminando a Milwaukee Bucks, Philadelphia 76ers y New York Knicks (su rival más acérrimo) se plantaría en la eliminatoria definitiva ante Los Angeles Lakers de Shaquille O’Neal y Kobe Bryant. Allí Indiana peleó con todo, y la verdad es que sus opciones tuvo; sobre todo si en el cuarto partido hubiese entrado ese triple sobre la bocina de Miller que hubiese puesto el 2-2 en la serie. Finalmente un incontestable Shaq pondría fin al sueño de Miller.

Esa fuese su mejor temporada a nivel colectivo, pero la la historia de Miller es mucho más grande. Fueron 14 campañas consecutivas alcanzando una media de al menos 16 puntos por noche, cinco elecciones para el All-Star, tres presencias en el mejor quinteto de la NBA y su inclusión en el exclusivo club del ’50-40-90′. Una carrera de fidelidad a un equipo y de pasión por un deporte que hacen que con todo merecimiento sea el primero en el ranking de mejores jugadores de la historia de los Pacers.

El dato. 11 de mayo de 1995. Ese fue el día en el que Miller dejó uno de los momentos míticos de la historia de la NBA al anotar 8 puntos en 9 segundos para silenciar al Madison Square Garden.

Rik Smits

Seguimos con el compañero más fiel de Reggie Miller: Rik Smits. Nacido en Holanda y con una altura de 2,23 metros, Smits llegaría a los Pacers en 1988 como número ‘2’ del draft para convertirse desde primera hora en pieza clave de un equipo que se encontraría durante toda la década de los 90 en la élite de la Conferencia Este.

Disputando hasta 867 encuentros con los Pacers (el segundo con más partidos tras Miller) Smits cerraría su etapa con los de Indianapolis promediando 14,8 puntos, 6,1 rebotes y 1,3 tapones, media esta última que le hace ser el segundo jugador con más tapones en la historia de la organización con un total de 1.111. La regularidad que mostró a lo largo de toda su carrera fue recompensada en 1998, año en el que fue elegido para el All-Star.

Su retirada llegaría poco después de ser elegido para el partido de las estrellas. Exactamente ocurrió en el año 2000, justo tras disputar las únicas Finales de su carrera, las cuales se saldaron con derrota por 4-2 ante Los Angeles Lakers.

El dato. Contando con una muñeca privilegiada para lanzar desde cualquier parte de la cancha, Rik Smits es a día de hoy el segundo jugador con más puntos en playoffs en la historia de la franquicia con un total de 1.537.

George McGinnis

Toca dar un importante salto al pasado para poner el ojo en un jugador que vivió dos etapas en el equipo –la primera en la ABA y la segunda en la NBA– para convertirse en un auténtica leyenda de los Pacers: George McGinnis.

Aterrizando en la franquicia de Indianapolis en 1971, este chico mostró el mejor baloncesto de su carrera jugando en casa, ya que nació un 12 de agosto de 1950 justo en Indianapolis. En su hogar, ante sus familiares y allegados, alcanzaría el mejor nivel de su carrera; tanto es así que en una genial campaña 1974-75 terminaría compartiendo el MVP de la ABA con Julius Erving. En aquel curso McGinnis promediaría 29,8 puntos, 14,3 rebotes, 6,3 asistencias y 2,6 robos.

A título individual sería tres veces All-Star en la liga ABA y otras tres en la NBA, pero a nivel colectivo sus éxitos llegarían en la primera etapa, ya que sería campeón en la competición del balón tricolor con los Pacers en 1972 y 1973. Sin embargo, ese gran momento no tendría continuidad en la NBA, ya que sería elegido por los 76ers y con ellos jugaría entre 1975 y 1978. Tras pasar también por Denver volvería a Indiana en 1979 para jugar con ellos las tres últimas campañas de su carrera.

El dato. Su gran desempeño con la organización de Indianapolis fue recompensado por el equipo retirando el número ’30’ que lució.

Jermaine O’Neal

‘El Otro’. Así definía Andrés Montes a Jermaine O’Neal y no le faltaban motivos. Saltando directamente del instituto a la NBA, durante cuatro campañas este chico de Carolina del Sur –quien comparte apellido con Shaquille– jugó para los Blazers sin contar con los minutos suficientes para explotar su talento. Sin embargo, esa situación cambió tan drásticamente con su llegada a Indianapolis como para ser seis veces All-Star, ser elegido Jugador Más Mejorado en 2002 y conducir a los Pacers hasta seis presencias consecutivas en los playoffs.

De esas carreras de postemporada la más productiva fue la de 2004. En aquel año los Pacers pasaron por encima de Boston en primera ronda por 4-0, se impusieron con más dificultades a los Miami Heat por 4-2, y terminarían cayendo en las finales de conferencia frente a los que serían los campeones de la NBA, los Detroit Pistons, por 4-2. Jermaine O’Neal, líder de ese equipo, promedió en tales playoffs 19,1 puntos, 9,1 rebotes y 2,3 tapones. Pese a que mantendría un gran nivel en las siguientes campañas, no volvería a llegar tan lejos con los de Indianapolis; algo a lo que tampoco ayudó aquella famosa pelea de noviembre de 2004 con los Detroit Pistons que provocó una durísima sanción a su compañero Ron Artest.

El dato. Jermaine dejaría los Pacers en 2008 para seguir siendo a día de hoy el máximo taponador de la historia de la franquicia tanto en temporada regular (1.245) como en playoffs (120).

Paul George

Cerramos el top-5 hablando de la última gran etapa de los Pacers, la cual ha tenido como protagonista indiscutible a Paul George. Elegido en el puesto número 10 del draft de 2010, este chico californiano fue creciendo poco a poco en la disciplina de Indiana hasta ser de cara a la temporada 2012-13 la gran estrella de un equipo que se convirtió en la mayor amenaza en el Este de los Miami Heat de LeBron James, Dwyane Wade y Chris Bosh, equipo que acabaría con las esperanzas de los de Indianapolis en tres ocasiones consecutivas (2012, 2013 y 2014).

La vez que más cerca estuvieron los Pacers de cantar victoria fue en 2013. Aquel año Paul George disparó su aportación en playoffs hasta los 19,2 puntos, 7,4 rebotes, 5,1 asistencias y 1,3 robos. No fue suficiente. Indiana caería en siete partidos. Un año después se repetiría la historia para llegar a las finales de conferencia y verse apeados por los de Florida, esta vez por 4-2. Fue en ese verano de 2014 cuando Paul George sufriría una gravísima lesión con el Team USA que la de sin embargo salió incluso más reforzado para realizar sus mejores promedios anotadores en su última campaña con los Pacers, la 2016-17. No obstante, su excelso nivel no estuvo acompañado por el de una plantilla que para entonces no pasaba de primera ronda.

Como miembro de la franquicia de Indiana sería All-Star en cuatro ocasiones (seis en total) y sería elegido dos veces para el segundo mejor quinteto de la Liga (2013 y 2016). Aunque su capacidad para hacer puntos está fuera de toda duda, más destaca incluso su defensa. Muestra de ello es que en 2014 fue elegido para el mejor quinteto defensivo, honor que repetiría en 2019 ya como miembro de Oklahoma City Thunder.

El dato. Con tres elecciones como mejor jugador del mes, es quien más veces ha recibido este premio en la franquicia de Indiana junto a Jermaine O’Neal.

Otros jugadores en consideración

Como no puede ser de otro modo empezamos este apartado con dos compañeros de George McGinnis en los Pacers que dominaron en la ABA. Así, abrimos el camino con Roger Brown, quien sería tres veces campeón con el equipo y que llegaría ser nombrado MVP de los playoffs de 1970; y lo continuamos con Mel Daniels, un dos veces MVP de la ABA que tiene retirado su número 34 por parte de los de Indianapolis. Ambos podrían haber estado sin duda en el top-5 de la historia de la organización, pero el hecho de que sus carreras se ciñan en exclusiva a la ABA hace que la comparación de méritos con otros jugadores se haga muy complicada. En una situación parecida pero no idéntica se encuentra Billy Knight, quien jugaría con el equipo tanto en sus últimas campañas en la liga del balón tricolor como en la NBA. En la primera de las competiciones llegaría a promediar 28,1 puntos y 10,1 rebotes en el curso 1975-76.

Saltando ya a los 80, abrimos el camino con Herb Williams, quien pasaría hasta ocho años en la franquicia para jugar hasta 577 partidos para promediar 15 puntos y 7,8 rebotes. En esa etapa le acompañarían otros chicos como Chuck Person, Novato del Año en 1987; Clark Kellogg, un fantástico ala-pívot al que unos problemas crónicos de rodilla le retirarían cuando solo llevaba cinco años de carrera; y Vern Fleming, segundo máximo asistentes de la historia de la organización con 4.038 pases de canasta.

Metiéndonos en la siguiente década tenemos a jugadores como Detlef Schrempf, quien con los Pacers sería Mejor Sexto Hombre en 1991 y 1993; Dale Davis, quien estuvo en el equipo entre los años 1991 y 2000 para ser en estos momentos el mejor reboteador histórico de la franquicia con 6.006 capturas bajo los aros y acompañar a Reggie Miller en las únicas Finales NBA de su historia, misma situación en la que estuvieron otros como Jalen Rose o Mark Jackson.

Ya en el siglo XXI deben tener su lugar en esta lista Jeff Foster, un jugador de esos que hacen equipo y que dotan de química y ética de trabajo a un conjunto; Ron Artest, quien como miembro de los Pacers llegaría a ser nombrado Mejor Defensor en 2004 –no sabemos hasta dónde habrían llegado tanto él como el equipo sin aquella pelea de noviembre de 2004–; y Jamal Tinsley, base de aquel equipo.

Para cerrar el recorrido por Indiana no podemos dejar fuera a Danny Granger, un fantástico anotador al que las lesiones mermaron antes de tiempo; o a Roy Hibbert, quien durante las finales de conferencia de 2013 llegaría a promediar 22,1 puntos y 10 rebotes. Cerramos filas con el presente, con Victor Oladipo, un chico formado en la Universidad de Indiana que ha llegado a ser All-Star justo tras su llegada a los Pacers y que es en estos momentos la gran estrella del equipo.


Mientras dure la crisis por el coronavirus publicaremos diariamente varios contenidos independientes de la actualidad. Bucearemos en la historia de la NBA, tanto en la reciente, como en la de todas las décadas anteriores. Aprovecharemos este parón de la competición para conocer mejor a los equipos, los jugadores, los entrenadores, los directivos, los partidos llamativos, los pabellones y los equipos históricos por una u otra razón. Lo haremos aquí y en Extra nbamaniacs, lugar donde seguiremos publicando contenido especial libre de publicidad para que los lectores puedan seguir apoyándonos directamente.

Todo este plan editorial lo llevaremos a cabo para entretenernos y pasar mejor estas semanas de encierro que nos quedan a casi todos. ¡Salud!

Anterior equipo analizado: Chicago Bulls. Próximo equipo: Cleveland Cavaliers.

(Fotografía de Lisa Blumenfeld/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.