Los 5 mejores jugadores de la historia de Utah Jazz


Siguiendo con el repaso a la división noroeste, llega el momento de hablar de una de esas franquicias que parecen abonadas a los playoffs y que sufrieron la tiranía de Chicago Bulls en las Finales. Hoy hablamos de los mejores jugadores de la historia de Utah Jazz.

Karl Malone

Abrimos esta lista de reconocimientos a grandes jugadores de la historia de los Utah Jazz por el único MVP que han tenido en sus filas: Karl Malone.

Elegido como número ’13’ del draft de 1985, la sonrisa poco tardó en aparecer en la franquicia de Salt Lake City cuando vieron que tenían entre manos un jugador que podía marcar época, como así fue. Siendo titular desde su primera temporada con el equipo, Malone llegaría ser 13 veces All-Star mientras conducía a los Jazz a 18 presencias consecutivas en los playoffs, donde solo los Chicago Bulls de Michael Jordan impedirían que lograse el ansiado anillo al perder las Finales de 1997 y 1998. Especialmente dolorosa fue la segunda de esas derrotas, ya que con un punto arriba en el sexto partido Malone vio como Jordan le robaba el balón para posteriormente lograr la canasta que los sentenciaba.

En total fueron 1.434 partidos con el equipo para ser en estos momento el máximo anotador de la organización tanto en temporada regular 36.374 puntos como en playoffs con un total de 4.519. Su enorme trayectoria, coronada con un promedio de 25,4 puntos, 10,2 rebotes, 3,5 asistencias 1,4 robos por noche, le ha convertido en toda una leyenda en Utah, donde tiene la camiseta retirada y donde logró aparecer en hasta 11 campañas consecutivas como miembro del mejor quinteto de la NBA, así como en tres en el mejor defensivo. El MVP de los años 1997 y 1999 ha dejado una huella imborrable en Salt Lake City.

El dato. Miembro del Hall of Fame y con su número ’32’ luciendo en el pabellón de los Jazz, Malone es en estos momentos el segundo máximo anotador de la historia de la NBA siendo superado únicamente por Karem Abdul-Jabbar.

John Stockton

La mejor pareja de baile que pudo tener Malone y un jugador que se merecería igualmente estar en el primer puesto de esta lista. John Stockton –’el ordenador de la liga’ para el genial Andrés Montes– pasaría los 19 años de su carrera en Utah para ser a día de hoy una leyenda que tiene retirada su camiseta con el número ’12’.

Formado en la Universidad de Gonzaga, hizo del pase un arte que nadie ha podido igualar. En nueve campañas fue el máximo asistente de la NBA y en otras dos el que más robos logró, todo ello mientras conducía a los de Salt Lake City a 19 carreras consecutivas de playoffs y dos Finales, las de 1997 y 1998. Especialmente brillante a título personal fue el camino hasta las de 1997, ya que con un triple sobre la bocina eliminó a Houston para meter a los Jazz en las primeras Finales de su historia.

“Nunca habrá otro John Stockton, jamás”. Esas palabras le dedicó Malone y no le faltan argumentos. Ya no es que fuese 10 veces All-Star o que estuviese dos veces en el mejor quinteto de la NBA y otras cinco en el mejor defensivo, es que en 17 de sus 19 temporada disputó los 82 partidos de la temporada regular… Su rendimiento fue tan impresionante como sostenido en el tiempo, y solo el hecho de quedarse sin el anillo puede poner un mínimo ‘pero’ a su una carrera Hall of Fame.

El dato. Es el máximo asistente de la historia de la NBA con 15.806 pases de canasta. Por detrás suya quedan Jason Kidd (12.091) y Steve Nash (10.335).

Adrian Dantley

Nos ocupamos ahora de uno de los mejores anotadores no solo de Utah, sino de la historia de la NBA. Adrian Dantley, quien llegó a los Jazz en 1979 tras jugar con los Lakers, alcanzó el mejor nivel de una excelente carrera con los de Salt Lake City, donde promediaría más de 30 puntos por encuentro en cuatro campañas consecutivas para finalizar su etapa con el equipo con una impresionante media de 29,6.

Gracias a su enorme despliegue ofensivo, y aunque en la campaña 1982-83 se perdería 60 partidos al desgarrarse los ligamentos de la muñeca derecha, un año después volvería de nuevo a un impresionante nivel para clasificar a los Jazz para su primera aparición en la postemporada. Fue en 1984 y llegarían hasta las semifinales de conferencia para perder contra Phoenix Suns por 4-2 mientras promediaba 33,2 puntos, 7 rebotes y 3,5 asistencias. Un año después volvería a plantarse en la misma ronda para encontrarse en esta ocasión con Denver, equipo que acabó con sus esperanzas por 4-1.

Dejaría Utah en 1986 tras ser seis veces All-Star con ellos y verse incluido en dos ocasiones en el segundo mejor quinteto de la NBA. Por supuesto tiene retirada su camiseta con el número ‘4’ en lo alto del pabellón del equipo.

El dato. Fue máximo anotador de la NBA en dos ocasiones con los de Salt Lake City, exactamente en las temporadas 1980-81 y 1983-84.

Deron Williams

Dos años después de la retirada de Stockton llegaba a Utah otro base estelar. Deron Williams, número 3 del draft de 2005, se erigió desde el primer momento como ese chico que podía devolver la sonrisa a unos aficionados acostumbrados a ganar partidos y que por entonces echaban enormemente de menos –aún deben hacerlo– a los Stockton, Malone y compañía.

En su primer curso en Salt Lake City hizo que los Jazz pasasen de las 26 victorias a las 41; en la segunda, promediando ya 16,2 puntos y 9,3 asistencias, los llevó hasta las 51 para posteriormente conducirlos hasta las finales de la Conferencia Oeste del 2007, donde perderían 4-1 ante unos San Antonio Spurs que terminarían siendo campeones. Tras esa fantástica aventura, los Jazz e Deron vivirían otras tres carreras de playoffs, pero todas ellas tendrían el mismo doloroso final: eliminación ante Los Angeles Lakers. Aunque nunca llegase a unas Finales, de este base Virginia Occidental debemos destacar que nunca se arrugaba a la hora de la verdad; tanto es así que sus promedios siempre iban a más hasta el punto de lograr casi cuatro puntos más por noche en playoffs (21,1) que en regular season (17,3).

Durante su etapa con los Jazz sería dos veces All-Star (tres en su carrera) y elegido en dos ocasiones para el segundo mejor quinteto de la competición.Tras su marcha los Jazz solo lograrían entrar en playoffs en una ocasión durante seis temporadas.

El dato. Es uno de los únicos cuatro jugadores de la historia de Utah que ha sido nombrado mejor jugador del mes de la NBA. Los otros tres: Karl Malone, John Stockton y Carlos Boozer.

Pete Maravich

La primera gran estrella de los Jazz cierra este top-5. Aunque no llegaría a jugar en la postemporada con Utah, Pete Maravich vivió las primeras cinco campañas de la historia de la franquicia para firmar un genial promedio de 25,2 puntos, 5,6 asistencias y 4,3 rebotes mientras el equipo aún se ubicaba en New Orleans –sí, la cuna del jazz–. Justo con el cambio a Utah dejaría el equipo poco después de empezar la temporada 1979-80.

Mientras estuvo en la organización fue elegido en dos ocasiones para el mejor quinteto de la NBA y fue tres veces All-Star (cinco en total). En una de ellas, exactamente en la 1977-78, conduciría al equipo a un balance de 39-43 que les dejó a solo dos partidos de los playoffs. En la anterior, la 1976-77, fue el máximo anotador de la competición con un impresionante promedio de 31,1 puntos por partido.

Retirándose a los 33 años, la tragedia le sobrevino un 5 de enero de 1988. Mientras disputaba un partido con algunos amigos, Maravich cayó desplomado al suelo víctima de un ataque al corazón. Un duro final para un chico que creció con su padre como entrenador y que siempre se quedaría con la espina clavada de no tener la oportunidad de ser campeón llegando a unas Finales.

El dato. Es el máximo anotador de la historia de los Jazz en un partido con los 68 puntos que logró el 25 de febrero de 1977 ante los New York Knicks.

Otros jugadores en consideración

Hora de destacar a otros jugadores emblemáticos de los Jazz. Por orden cronológico empezamos por Truck Robinson, quien realizaría las dos mejores campañas de su carrera en New Orleans para llegar a ser el máximo reboteador de la NBA en 1978 con un promedio de 15,4 por noche. Dando un pequeño paso al frente tenemos a tres jugadores que compartieron vestuario como son Darrell Griffith, Thurl Bailey y Mark Eaton. Todos jugaron más de 700 encuentros con la camiseta de los Jazz y estuvieron presentes en el emerger de la pareja Stockton-Malone. Griffith superaría los 20 puntos en cuatro campañas con el equipo y Eaton sería en cuatro ocasiones máximo taponador de la Liga y elegido mejor defensor tanto en 1985 como en 1989; ambos tenían una seria candidatura al top-5. Y para cerrar los 80, tampoco podemos olvidar a Rickey Green, un fantástico base al que Stokcton quitaría el sitio.

Situándonos ya en los 90 no se puede dejar sin mención a Jeff Malone, quien pasaría cuatro años en el equipo para vivir hasta dos finales de conferencia para caer frente a Portland (1992) y Houston (1994). Quienes sí estarían presentes en las Finales de 1997 y 1998 fueron Bryon Russell –quien sufrió a Michael Jordan– y Jeff Hornacek, que tras brillar con los Suns en los primeros años de su carrera aportó madurez y clase desde el perímetro a los mejores Jazz de la historia.

Y por supuesto también ha habido grandes jugadores en el siglo XXI. Qué decir de Andrei Kirilenko, quien disputaría hasta 681 partidos con el equipo para vivir tanto el final de la gloriosa etapa de Stockton y Malone como la de los Deron Williams, Carlos Boozer o Mehmet Okur; porque sí, tanto el ala-pívot nacido en Alemania como el jugador turco tuvieron mucho tuvo que ver en que los Jazz se encontrasen en esos años en la élite de la Conferencia Oeste.

Dando un último salto, y acercándonos ya al presente, es obligado nombrar a Al Jefferson, quien mostraría su clase durante tres años en Salt Lake City; y por supuesto a Paul Millsap, quien explotaría justo coincidiendo con los años en los que estuvo Jefferson en el equipo. Para acabar, merecen igualmente su mención Gordon Hayward, quien llegaría a ser All-Star con el equipo en 2017; así como Donovan Mitchell y Rudy Gobert, dos fantásticos jugadores que marcan el presente de un conjunto que quiere seguir siendo un dolor de cabeza para todos sus compañeros de viaje en el ‘salvaje Oeste’.


Mientras dure la crisis por el coronavirus publicaremos diariamente varios contenidos independientes de la actualidad. Bucearemos en la historia de la NBA, tanto en la reciente, como en la de todas las décadas anteriores. Aprovecharemos este parón de la competición para conocer mejor a los equipos, los jugadores, los entrenadores, los directivos, los partidos llamativos, los pabellones y los equipos históricos por una u otra razón. Lo haremos aquí y en Extra nbamaniacs, lugar donde seguiremos publicando contenido especial libre de publicidad para que los lectores puedan seguir apoyándonos directamente.

Todo este plan editorial lo llevaremos a cabo para entretenernos y pasar mejor estas semanas de encierro que nos quedan a casi todos. ¡Salud!

Anterior equipo analizado: Minnesota Timberwolves. Próximo equipo: Oklahoma City Thunder.

(Fotografía de Jed Jacobsohn/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.