Los debuts en el All-Star NBA en la última década nos dicen mucho


Explicaba el gran sociólogo Zygmunt Bauman que el gran anhelo de todo actor partícipe en su concepto de modernidad líquida no era otro que transformarse en un producto deseable y deseado. Lo que antes era un proyecto “para toda la vida” se ha convertido hoy en un atributo efímero, dando paso a un mundo más precario, impredecible, ansioso y agotador. Queremos todo ahora y lo queremos ya, en una calidad óptima y sin el más visible rasguño. Que no sea así da lugar, por partes iguales, a la mofa o a la ira. A la decepción o una sentencia anticipada. Blanco o negro, prescindiendo de cualquier tipo de escala de grises.

La NBA es una representación de este mundo consumista en el que vivimos. Un producto que ha crecido de forma exponencial y geográfica gracias al auge de las nuevas tecnologías e Internet. Hace apenas veinte años las imágenes que nos llegaban del baloncesto universitario eran mínimas, casi inexistentes. La información estaba en manos de los scouts y redactada en los informes de los equipos, ya fuera en la NBA o a nivel internacional. Ahora, el bombardeo de vídeos, highlights y estadísticas inundan la red elevando a primera línea nombres de chavales que apenas cuentan con 14 o 15 primaveras. Mientras se reduce la edad de ese nuevo fenómeno aumentan las etiquetas que buscan catalogar a ese futuro jugador (o jugadora) como ‘El Nuevo…’. Lo hemos vivido durante más de dos décadas en nuestro eterno empeño de bautizar a la reencarnación de Michael Jordan. Y se ha intensificado mucho más a raíz de la irrupción de Zion Williamson.

Para leer este texto completo y acceder a muchas más ventajas suscríbete a Extra nbamaniacs (nbamaniacs.com sin publicidad + podcast + textos especiales + newsletter + chat en Discord con redactores y otros suscriptores)

EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.