Los Wizards y su dilema en el puesto de alero


Este lunes, Scott Brooks, entrenador de los Washington Wizards, confirmaba los jugadores encargados de ocupar el quinteto inicial durante el curso 2019-20. Sin embargo, la franquicia capitalina anunciaba tres días más tarde el traspaso de John Wall a Houston a cambio de Russell Westbrook, lo que podría obligar a reescribir el esquema inicial.

El head coach había planeado un backcourt compuesto por Bradley Beal y el propio Wall, lugar que ahora ocupará el ya antiguo base de los Rockets. Por su parte, Thomas Bryant y Rui Hachimura serían los encargados de ocupar la pintura, mientras que el puesto de ‘3’ se hallaba en el aire. “Está muy abierto”, admitiría Brooks.

La incorporación de Westbrook a la ecuación podría afectar directamente al desarrollo de jugadores jóvenes que precisan de la pelota para crecer, como es el caso de Rui Hachimura. Por su parte, Deni Avdija, novena selección del draft de 2020, tendrá todavía más difícil el disfrutar de minutos en una de las posiciones más pobladas del roster.

En aquella rueda de prensa de inicios de semana, Brooks mencionó a los cuatro jugadores que lucharían por el puesto: Troy Brown Jr., Isaac Bonga, Jerome Robinson y el propio Avdija, quien es, además, la única cara nueva de esta batalla. “Todos estos muchachos van a estar peleando por los minutos. Así es como te conviertes en un mejor equipo año tras año.”

Los cuatro presentan unas cualidades, fortalezas y debilidades específicas que les proporciona la capacidad para adaptarse a diversas situaciones. Una virtud, la de la versatilidad colectiva que, esconde, el gran reto de saber exprimir a cada uno de ellos.

Troy Brown Jr.

El jovencísimo alero de 21 años atesora un gran potencial que ya ha puesto a disposición de su equipo. El alero fue uno de los jugadores más destacados de los Wizards durante la reanudación de la temporada de Orlando. Es capaz de anotar y de erigirse como otra vía más de creación, además de haberse asentado como un sólido reboteador, una de las mayores debilidades de los capitalinos.

No obstante, puntos y liderazgo habrá de sobra con Beal y Westbrook en pista. Entre ellos disfrutaría de pocas oportunidades para explotar sus virtudes y es muy posible que pueda exprimirse lo mejor de él como revulsivo y catalizador desde el banquillo. Además, podría aportar un plus defensivo ante la segunda unidad rival.

Isaac Bonga

Otra perla de futuro por pulir. Las 49 titularidades de las que disfrutó el pasado curso ponen de manifiesto que a Brooks le gusta. Y mucho. Su envergadura y habilidades defensivas ayudarían a equilibrar los grandes recursos en ataque del quinteto inicial.

No obstante, todavía le queda mucho por pulir y en ataque no ha desarrollado un lanzamiento lo suficientemente sólido como para erigirse como una amenaza real abriendo la cancha.

Jerome Robinson

A pesar de que puede desempeñarse como alero, sus 193 centímetros de altura le harían sufrir ante jugadores más altos y físicos que él. Desde su breve estancia en Los Angeles ha demostrado un mayor desarrollo ofensivo, aunque cargado de cierta irregularidad.

Probablemente pueda servir en un rol de suplente de Beal, aportando anotación desde la segunda unidad. A priori, parte en desventaja respecto a sus compañeros.

Deni Avdija

Una de las mayores perlas del draft cuenta, quizá, con el mayor techo de los cuatro. No obstante, aspiraba a que sus minutos se incrementarían de manera gradual y la reciente incorporación de Westbrook podría limitar este ascenso.

Los Wizards necesitan tiradores y, en su último año en Euroliga, el israelí solo firmó un 27,7% de acierto en triples. Es un perfil que necesita del contacto directo con el balón. Y no sabemos cuánto de esto le ofrecerá el sistema de Brooks. Además, la ausencia de Ligas de Verano y el carácter comprimido de la pre-temporada jugarán en su contra. Lo bueno es que su versatilidad le puede abrir otras posiciones de la cancha y no sería extraño verle jugar de ‘4’ (si Davis Bertans se lo permite), de ‘2’ e, incluso, dirigiendo la ofensiva.

Así, tendrá que protagonizar una adaptación a marchas forzadas si pretende superar en la rotación a sus compañeros. Si no lo logra, corre el riesgo de caer en un papel residual durante su año de novato. Además, estos Wizards ya no son los del curso pasado y buscarán luchar por los playoffs. Experimentos, quizá, pero no demasiados.

(Fotografía de portada de Elsa/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.