Mr. Extra: Dwight Howard


Dwight Howard lucía especialmente sonriente en el calentamiento previo al partido. Durante toda la temporada –a excepción de dos ocasiones puntuales en Brooklyn y Philadelphia– había asumido con total naturalidad el rol de suplente. Agradecido, por supuesto, por la oportunidad de regresar a un proyecto ganador tras tres complicados años en Atlanta, Charlotte y Washington. Agradecido, una vez más, por poder partir como titular en un encuentro de playoffs.

Y respondió. Si Frank Vogel no hubiera apostado por un ajuste que había meditado profundamente durante la última semana, es posible que sus Lakers no hubieran sobrevivido al bombardeo de los Nuggets durante la primera mitad. Y también es posible que el marcador de la eliminatoria reflejara un empate técnico, no el actual 3-1 favorable a sus intereses.

Anthony Davis, LeBron James y Jamal Murray cumplieron las previsiones y tomaron las riendas del duelo desde el primer segundo. La balanza se fue decantando paulatinamente a favor de los Lakers. No tanto por las constantes embestidas del dúo estelar angelino, sino por la intensidad, la entrega y la lucha de Dwight Howard.


Para leer este texto completo y acceder a muchas más ventajas suscríbete a Extra nbamaniacs (nbamaniacs.com sin publicidad + podcast + textos especiales + newsletter + chat en Discord con redactores y otros suscriptores)

EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.