Cousins y la doble-asistencia


Miedo, intriga y algo de emoción. Te guste o no.

Bueno, pues ya tenemos capitanes y titulares para el All Star 2019. Sin sorpresas… Luka Doncic se quedó fuera tras el recuento del voto de jugadores y medios, que, dicho sea de paso, le votaron bastante más de lo que yo pensaba… Tiene imán.

El que sí ha entrado finalmente en el quinteto del oeste ha sido Paul George, dejando fuera por los pelos a Anthony Davis. En mi opinión se lo merece. Su temporada está siendo un auténtico escándalo. Pero vamos, que no he venido a hablar de eso.

Vi el debut de DeMarcus Cousins con los Warriors y el primer impacto fue tremendo. Habíamos visto las fotos, pero la sensación al ver al quinteto de los Monstars en cancha fue otra película… Miedo, intriga y algo de emoción. Te guste más o menos, no deja de ser una situación absolutamente histórica. Puede incluso que estemos hablando del quinteto con más talento por posición de la historia de la NBA… En cualquier caso, una salvajada.

Los minutos sin Durant y Curry

El segundo partido de Cousins me lo perdí, pero hoy no he fallado con el tercero. Y he visto evolución del uno al tres como la veremos del tres al cinco y del cinco al 10. Esto es una carrera de fondo para DeMarcus, que, aunque no lo parezca (porque es buenísimo…), sale de una de las lesiones más difíciles de recuperar que puede sufrir un jugador de baloncesto. Y más si hablamos de un jugador de su tamaño.

Está algo lento, algo impreciso en ciertos pases, tiros y movimientos. Pero poco más… Y con lo que se ve entre líneas me explota la cabeza.

Ahora, los primeros minutos de segundo y cuarto cuarto que los Warriors juegan sin Curry ni Durant (momento de recortar diferencias), los disputa el siguiente quinteto: Shaun Livingston, Klay Thompson, Andre Iguodala, Draymond Green y DeMarcus Cousins. Suerte…

Ahora, el cinco de gala tiene cuatro armas de fuego (todos menos Green) y cuatro grandes pasadores (todos menos Klay). Y ahora, los Warriors tienen, además de todo lo absolutamente increíble que ya tenían, a uno de los mejores reboteadores de la competición. Y a uno de los mejores poniendo pantallas. Y a uno de los mejores jugadores ganando la posición debajo de la canasta… Y esto y lo otro y lo de más allá. En fin, que no es un arma más. Es DeMarcus Cousins, uno de los jugadores más completos de la NBA. Y un jugador perfecto para abusar de la doble-asistencia. Abusar…

La doble-asistencia

El término no existe. Me lo acabo de inventar. Pero es lo que me ha venido a la cabeza cuando he visto a los Warriors ejecutar varias con Cousins como pasador la que ha sido siempre, en mi opinión, su jugada más difícil de defender: balón al poste y bloqueo indirecto entre exteriores (tiradores: cualquier combinación Curry-Durant-Klay es mortal) en el mismo lado. Uno ejerce de amenaza saliendo al triple y el otro lee la defensa rival para acabar lanzando con muchísima ventaja desde la cabeza o entrando completamente solo hasta la cocina. Elige en milésimas de segundo si prefieres llegar tarde a un tiro de Curry o dejar solo a Kevin Durant. Muerte o muerte…

De ahí salen, por ejemplo, casi todos los mates de Klay. De ventajas generadas por una jugada similar con Durant o Steph. Y con un gran pasador en el poste (Green-Cousins) que sea capaz de leer por dónde va a salir la jugada y de colocar el balón en el sitio y en el momento preciso. La doble-asistencia… Porque debería sumar el pasador, pero también, sin ninguna duda, el exterior que ejerce de distracción.

Los Warriors son un animal diferente. Un animal nuevo… Por talento, velocidad, manejo, movimiento y tiro. No habíamos visto una cosa igual. Jamás.

(Fotografía de Ezra Shaw/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Pssst, suscríbete, navega sin publicidad y consigue acceso a nuestros artículos especiales, un chat exclusivo para suscriptores y redactores y escucha nuestro podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.