Curry, contra la historia: el imposible reto del 50-50-90


A veces no somos conscientes de lo que hace Curry de forma constante

Qué difícil ha sido elegir hoy el tema de la columna. Los Pacers siguen golpeando sin Oladipo, Boston y Denver ganando en cuadro, el nivelón de Julius Randle (ya hablaremos de él…), el lío tremendo que hay en el vestuario de Chicago, los mejores Thunder, las 10 seguidas en casa de los Mavs y, por supuesto, el último LeBron-Wade en la NBA. Qué dolor. Cómo pasa el tiempo…

Con todo eso sobre la mesa, y tras varios vaivenes, me he decantado por Stephen Curry. Porque ha vuelto de la lesión (se perdió 11 seguidos) al mismo nivel que se fue, y ese nivel es de otra liga. Una nueva; una en la que solo juega él.

El otro día comentaba en Twitter que creo que Curry ha llegado a ese punto de las carreras de los más grandes en el que dejamos de darle valor a lo que hace cada noche. No porque haya dejado de tenerlo, ni mucho menos. Tampoco porque le tengamos manía… Simplemente, ha convertido en rutina lo increíble. Nos ha pasado muchos años con LeBron sobre las canchas, con Popovich en los banquillos… La marca de los mejores, de los irrepetibles.

Pero esta vez se ha pasado. Esta vez tenemos que pararnos unos minutos a reflexionar sobre lo que está pasando. Casi se podría decir que nos está obligando a hacerlo. Porque ha dejado a un lado lo increíble y está explorando un mundo completamente desconocido.

Imagino que todos sabéis lo que es el club del 50-40-90. También conocido como el club de los mejores tiradores de la historia. Para el que no lo sepa, se trata del selecto grupo de jugadores que consiguieron cerrar al menos una temporada con un 50% de acierto en los tiros (mínimo 300 aciertos), un 40% en los triples (mínimo 82 aciertos) y un 90% desde la línea de personal (mínimo 125 aciertos).

Hay muchos que se han quedado fuera por un pelo, ya sea por unas décimas en los porcentajes o por un puñado de intentos en cualquiera de las categorías. José Manuel Calderón, Steve Kerr, Kapono, Chris Paul, Kyle Korver… Son tan duros los requisitos que solo siete jugadores en la historia de la NBA (desde que entró el triple) han conseguido entrar en este selecto club: Steve Nash (el rey, cuatro temporadas), Larry Bird (x2), Reggie Miller, Mark Price, Dirk Nowitzki, Kevin Durant y el bueno de Stephen Curry, que fue el último en entrar.

Otra muestra de lo complicados que son los requisitos: Curry, para casi todos el mejor tirador de la historia, ha estado cerca muchísimas veces, pero solo los ha cumplido todos una vez, en la temporada 2015/16, la de los 402 triples y su segundo MVP.

Pues bien, ahora que tenemos claro lo selecto que es el club y increíblemente complicado que es cumplir todos sus requisitos, os tengo que contar que Curry va camino de abrir uno nuevo. Uno en el que no lo espera nadie.

Ahora mismo, y tras clavar siete triples más ayer contra los Wolves con la misma facilidad con la que yo encesto calcetines en la lavadora de mi casa, Curry anota 30 puntos por partido con un 51% en los tiros, un 50% en los triples (lanzando casi 11 por partido el salvaje…) y un 93,8% en los libres. Un 50-50-90 de tebeo, de dibujos animados, de ciencia ficción. Algo que nadie ha conseguido en la historia de la NBA cumpliendo los requisitos de valumen. Jamás.

Y esto ya como curiosidad: solo Steve Kerr, técnico de Stephen Curry, consiguió terminar una temporada NBA en 50-50-90 (la 95/96) con los míticos Bulls, pero le faltaron aciertos tanto en los tiros de campo como desde la personal. Su volumen de lanzamiento era infinitamente inferior al del actual base de los Warriors.

Sinceramente, diría que es imposible que mantenga este nivel con semejante volumen de lanzamiento. Y probablemente lo sea. Pero no seré yo quien le ponga barreras a la leyenda de Stephen Curry.

Datos vía basketball-reference.

(Fotografía de portada: Kevin C. Cox/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.