El 8 de enero cambiará la temporada de Utah Jazz

Los de Snyder van a completar la primera parte de la temporada más difícil de toda la competición.

La primera columna de 2019 es un grito de ánimo y esperanza. Un grito de ánimo y esperanza para los , cuya suerte está a punto de cambiar. Hace casi un mes escribía que habíamos visto ya la peor versión de los de Snyder. Y creo que no me equivocaba (sensaciones, juego…). Pero el calendario, que ha sido hasta ahora una durísima carrera de obstáculos, les ha obligado a remar siempre contracorriente. Y así seguirá hasta el próximo 8 de enero.

Ayer, los Jazz visitaban Toronto, una de las canchas más duras de la . Y en mal momento… Kawhi está calentando para su regreso a San Antonio (jueves) y dio una auténtica exhibición (45 puntos con un 72% de acierto en el lanzamiento y un tercer cuarto perfecto, de los mejores partidos ofensivos que le recuerdo). Fue la sexta derrota de los Jazz en sus últimos siete partidos fuera de casa. El esfuerzo de este inicio de temporada está siendo inhumano. Y lo están pagando…

A día de hoy, nadie ha jugado más partidos en la carretera que los pupilos de Snyder. Hasta 22 veces han saltado los Jazz a una cancha rival en sus primeros 38 partidos (las mismas que los Knicks y más que los otros 28 equipos). 22 duelos que han saldado con un balance total de 10-12, récord que mantiene al equipo con vida en el oeste (18-20) pero que se ha cobrado su precio en forma de derrotas caseras (8-8 en Salt Lake City).

Los viajes, los hoteles, el cansancio acumulado… Los Jazz llevan desde que empezó la temporada en ‘modo supervivencia’. Y están a solo tres pasos de la salvación.

Último esfuerzo y cambio de tercio

Desde Toronto, y compañía volarán rumbo Cleveland, donde disputarán en la noche de reyes un encuentro de los que no se pueden perder. Y de Ohio a Michigan para jugar en back-to-back contra los Pistons antes de medirse al mejor equipo de la NBA el próximo día ocho en Wisconsin (sí, Milwaukee Bucks). Ese último será el partido número 41 de Utah Jazz (número 25 fuera de casa, más que nadie), cerrará una primera parte de la temporada salvaje y será también el punto de inflexión: ese día cambiará (tiene que cambiar) la película…

Cuatro partidos seguidos en casa, tres contra rivales que no llegan al 50% de triunfos. Después, viaje exprés a Los Angeles antes de encadenar otros cuatro encuentros en Salt Lake City. Desde el 8 de enero, ocho de nueve y 12 de 15 en casa (disputarán allí 25 de los últimos 41). Semanas de sofá, amigos, familia y baloncesto que podrían (deberían…) dar un giro de 180º a la temporada de Utah Jazz.

Los de Snyder, que no han encadenado en toda la temporada 4/5 partidos de su mejor baloncesto (irregulares y, sobretodo, cansados…), tocan ya con las puntas de los dedos ese mágico 8 de enero. Ánimo, Jazz. La cuesta está a punto de acabar.

(Photo by Chris Gardner/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra lista de correo y consigue acceso a contenido adicional sobre la NBA además de apoyar nuestra labor de forma directa.

Aquí te contamos más. ¡Únete!