El día que cambiaron los Celtics

Un par de teclas cambiaron la temporada de los verdes, que desde aquel día son el mejor equipo de la .

Hace casi dos meses que escribí la última columna sobre los Celtics. Hablaba sobre su difícil inicio de temporada y de los diferentes problemas de un ataque estancado por culpa de la ausencia de roles. Aun así, las primeras cuatro palabras fueron las siguientes: confiamos en .

Aquella columna la escribí el 12 de noviembre. Los Celtics estaban 7-6, buscando soluciones a sus benditos problemas. Más talento, más opciones y las complicaciones a la hora de ajustar sobre lo conseguido la temporada pasada con el regreso de Kyrie y el nuevo . La lucha continuaría durante los siguientes 12 días. Hasta que llegó el 24 de noviembre… Aquella derrota en Dallas (10-10) fue el punto de inflexión que ha disparado desde entonces a los Celtics.

Puesto 27 en eficiencia ofensiva, poco movimiento de balón (296 pases) y poco acierto tanto en el pase (22 asistencias por partido) como en el tiro (puesto 25 en TS%-True Shooting, la estadística que mejor refleja las virtudes/problemas a la hora de anotar). Les salvaba de milagro la defensa (la segunda mejor de la NBA), pero tocaba cambiar…

Para el siguiente partido, Brad Stevens, que ya había introducido un par de encuentros antes a Marcus Morris en el quinteto titular, coloca en el quinteto titular a . El cambio tiene que ver con la intensidad (se los estaban comiendo en las primeras partes), pero sobre todo con la asignación de roles en los diferentes quintetos (balón, lanzamientos, circulación, estrellas, complementos…) y con la posibilidad de emplear más a Kyrie como amenaza sin balón. Aquel ajuste transformó a los Celtics.

Los nuevos Celtics

Desde aquel día, los verdes han jugado 20 partidos de una nueva temporada. 20 partidos en los que acumulan un balance de 15 victorias (incluida la paliza de ayer a los ) y 5 derrotas que es, en ese espacio de tiempo (25 noviembre – 10 enero), el mejor de toda la NBA.

Primeros en eficiencia ofensiva (117,4 puntos/100 posesiones), más movimiento de cuerpos (la importancia de los roles…) y de balón (312,9 pases/partido) y muchísimo más acierto: primeros en True Shooting repartiendo más asistencias que 28 equipos de la NBA (empatados con los Warriors en el primero puesto con 28,4 por partido).

Desde el 25 de noviembre, casi el 20% de sus posesiones terminan en asistencia (primeros…), el 65% de sus canastas llegan tras asistencia (rondan el 70% en los últimos 10 partidos, mejor que nadie) y también son el mejor equipo de la NBA en ratio asistencias/pérdida. Todo manteniendo una gran defensa (top-5/7).

En fin… Brad Stevens. Confiamos (siempre) en Brad Stevens.

(Fotografía de Maddie Meyer/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

El récord personal de Kuzma eleva a los Lakers ante Detroit

Insuficientes 42 puntos de Harden ante los Bucks de Antetokounmpo

Siguiente