¿Por qué pierden tanto los Celtics?


Confiamos en Brad Stevens, que es, sin lugar a dudas, uno de los mejores técnicos de la competición. Y ya sabíamos que adaptar al equipo a los regresos de Kyrie Irving y Gordon Hayward iba a llevar su tiempo. Pero… Los Boston Celtics han caído hasta el sexto puesto de la conferencia este (7-6) tras tropezar por cuarta vez un road trip de cinco partidos en el que su único triunfo llegó de milagro, tras una remontada increíble, en la prórroga y en Phoenix…

Así que, sin exagerar tampoco, es normal que nos hagamos ciertas preguntas. ¿Está pasando algo en Boston? ¿Es preocupante? ¿Qué está fallando? ¿Dónde y cómo se puede mejorar?

En este caso no hay una una sola respuesta, una solución mágica, pero sí hay ciertas cosas, ciertas tendencias, que empezar a monitorizar mientras le damos a Stevens el tiempo que necesite para enderezar el barco.

Las primeras partes

En la última semana han encajado parciales criminales en las primeras mitades. Parciales que después siempre están a punto de remontar. Pero se colocan en posiciones prácticamente imposibles desde las que aun remando sin parar no siempre van a poder llegar… Muy lejos de lo ideal. Son el equipo de los milagros en los últimos años, pero tampoco hay que forzar… Más intensidad, más ganas, mejor preparados… Esto parece cuestión de actitud más que otra cosa. Y de acierto…

¿A quién le toca?

Enlazado directamente con sus problemas en las primeras partes, os cuento una sensación personal: parece que van por turnos. Muchos tiros mejorables, ni buscan ni encuentran la mejor opción. Esto llama la atención porque hablamos de Boston, pero hay que tener en cuenta que el reparto de tiros puede ser demasiado importante en una rotación tan profunda y talentosa. Esto, por cierto, ha convertido a los Celtics en el equipo con peor porcentaje de acierto en las primeras partes (40% en los tiros).

Menos movimiento-menos acierto

La temporada pasada hablábamos del maravilloso movimiento de balón (y de cuerpos) del equipo de Stevens, y de eso estamos viendo menos de lo que deberíamos hasta el momento. El regreso de un jugador que acapara tanto como Kyrie, la nueva rotación, la transformación de Jayson Tatum (se le defendía como novato-ahora como estrella)… En fin, que el balón cambia de manos unas 40 veces menos por noche que la temporada pasada. Y pasa menos por Horford (unas siete veces), que casi es lo que más se nota.

Más catch&shoot y menos pull up

Por último, y también relacionado con lo anterior, dos estadísticas que reflejan perfectamente el tema que estamos tratando. Los Celtics son Top-5 en puntos, lanzamientos y aciertos en catch&shoot. Pero también son Top-5 en cantidad de intentos en suspensión sobre bote, un tipo de tiro en el que Kyrie es un maestro y en el que también brilla Tatum (está generando más sobre bote y, aun siendo buenísimo, sus porcentajes lo están pagando), los dos grandes talentos en el uno contra uno de este equipo, pero un tipo de tiro en el que los Celtics se caen hasta el puesto 27º de toda la NBA en acierto…

En fin, lo dicho. Paciencia, que la rotación es nueva, sobra talento y además tienen a Stevens, que es de los mejores del mundo en lo que a gestión de plantilla se refiere. Pero parece que hay mucho que ordenar en un ataque (27º en eficiencia) que ahora mismo sobrevive gracias a la mejor defensa de la competición.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.