El ‘hat-trick’ de Ayton


Segunda noche de competición, primera jornada de locos: 11 partidos, debuts en cada cancha, grandes equipos, grandes novatos y grandes estrellas. ¿Cómo van esas ojeras? Siempre me ha parecido que la liga debería poner el tope en cinco/seis partidos por madrugada, pero dejemos esa historia para otro día.

Los 18 rebotes de Giannis, la racha de Booker, los 41 puntos de Kemba, los 49 en el segundo cuarto de los Knicks (!!!), las barbaridades de Boban (qué figura…), la primera victoria en San Antonio de DeRozan, sensaciones espectaculares de Kawhi, los high five entre Jimmy y Towns, todo (absolutamente todo) lo que han hecho los Pelicans en Houston, la cara de MVP que se le está poniendo a Anthony Davis… En fin, de todo. Una fiesta. Pura NBA. Pero hoy hay que hablar de Luka Doncic y, sobre todo, hay que hablar de DeAndre Ayton.

Gran parte de las miradas estaban puestas en Arizona. Incluida la del comisionado Adam Silver, que disfrutó en la grada del primer partido NBA de dos de sus nuevos diamantes, y la también mía.

Ayton 3 – Doncic 0

Doncic arrancó sensacional, con algo de prisa en el tiro pero dejando detalles preciosos. Me quedo con las transiciones tras rebote defensivo (cambian a los Mavs…) y con el dominio inicial del pick&roll. Después descarriló. Las piernas no funcionaban y su cabeza no lo entendió. Podían más las ganas que su cuerpo y los errores se acumularon sin parar. Llegaron los air ball, las pérdidas… Mañana será otro día.

Y en Doncic empieza y acaba precisamente el hat-trick del que fue para mí el gran protagonista de la noche. DeAndre Ayton cogió el hype, se lo metió en el bolsillo y superó con creces las altísimas expectativas. De 10… Por sensación y resultados.

Falta dureza, concentración defensiva (charlas de Ariza, Chandler…) y entender, igual esto es lo más difícil, cómo aprovechar su gigantesco cuerpo. Pero todo lo demás… Todo lo demás es oro. Falló tres tiros (solo uno de dudosa ejecución), no perdió ningún balón, repartió seis asistencias (genial en el mano a mano con exteriores), puso 5.000 bloqueos, capturó 10 rebotes y, camino de sus 18 puntos, demostró la amplia variedad de recursos ofensivos que le convierten en lo que es: el gran favorito al Rookie del Año.

Ayton se llevó el esperado primer duelo con Doncic, el partido y la pasta. La pasta de un Luka que, según comentó la retransmisión americana, le debía una buena suma al pívot de los Suns de una apuesta que ambos habían cerrado en su último encuentro con dos palas de ping pong. Hat-trick.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.