El peor enemigo de Oklahoma City Thunder

Entramos en la última fase de la temporada regular, y cada partido, cada minuto, cuenta

Hoy he podido ver los dos grandes partidos de la noche. El primero me ha dejado frío, la verdad. La temporada de los Boston sigue dando tumbos. No sé a vosotros, pero a mí a estas alturas de la película me tienen completamente despistado. No sé qué equipo son; no sé qué equipo vamos a ver cuando arranquen los playoffs. Pero el segundo partido sí ha cumplido con las expectativas.

Gran victoria de los (¡Jokic!) en un duelo tremendo entre dos de las potencias de la Conferencia Oeste. Y además me ha dejado un par de temas curiosos. El primero, que tiene que ver con el calendario y las posibilidades reales de los , ahora lo comentamos. Y del segundo (sobre las estrellas y sus diferentes niveles) hablaremos pronto, pero otro día.

Llegamos a la época en la que el desgaste empieza a ser una de las grandes claves, sobre todo si pensamos en las eliminatorias. Y me he dado cuenta de que esta temporada es un tema que se ha tratado bastante en algunos frentes. Pero solo en algunos…

La guerra del desgaste

Es evidente que afecta a todo el mundo, pero no por igual. Profundidad de plantilla, descansos, porcentaje de uso/esfuerzo de ciertos jugadores… Y aquí empieza una nueva partida de ajedrez que algunos llevan jugando desde el primer partido de la temporada y que a otros les hará sufrir bastante de aquí al final.

Los descansos continuos de Kawhi, el trantrán de temporada regular de los (exagerado algunos días), las rachas individuales (Mr. James ‘barbaridades’ Harden), el sobresfuerzo que provocan las lesiones de compañeros o la pelea final por posiciones de playoffs, los fichajes del cierre de mercado (ojo por ejemplo al impacto actual de la pareja Lin-Gasol en Toronto), etc.

Hay muchísimos factores y muchísimos equipos involucrados en lo que podríamos llamar ‘la guerra del desgaste’, pero quizás no hemos hablado (ni mucho ni poco ni suficiente) de la situación actual de los Thunder en esta batalla, uno de los pocos equipos que podría intentar plantar cara a los todopoderosos Warriors en los próximos playoffs.

Por unas o por otras, he visto los últimos tres partidos de OKC (el back-to-back Utah-Sacramento y su visita de ayer a los Nuggets). Y el desgaste, tanto físico como mental, ha sido tremendo. Han jugado cinco de sus últimos seis partidos contra equipos ganadores (+50% de victorias), y lo que les queda por delante no les va a permitir levantar el pie del acelerador.

Horroroso tramo final

De aquí al final de la temporada, tienen el calendario más difícil de toda la . Sus 22 rivales restantes tienen de media un escandaloso 57% de victorias, según los datos de los compañeros de Tankathon. Una auténtica salvajada… 14 partidos contra equipos que superan el 50%, cinco duelos más contra equipos que están en la pelea por los playoffs (Pistons, Heat, Lakers y dos veces contra Minnesota) y un total de 10 partidos contra equipos Top-10 de la NBA (están 8-7 es duelos directos contra los mejores). Diez de los últimos 22. Poca broma.

Evidentemente, no se van a quedar sin playoffs (están 7,5 partidos por encima del noveno). Pero sí van a tener que hacer un desgaste importante para mantener esa tercera posición que les permitiría, en un mundo ideal, evitar a los Warriors hasta las Finales de Conferencia. Y ese desgaste, este horroroso tramo final, lo pueden pagar a la hora de la verdad.

¿El peor enemigo de los Thunder? Ojalá me equivoque. Estaremos atentos.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Los Raptors pasan por encima de los Celtics

Marcus Smart, tras la peor derrota de Boston en todo el curso: “No estamos unidos”

Siguiente