Harden es la excepción que confirma la regla

La pregunta es: ¿cuál es el plan B?

El - ha cerrado esta madrugada el primer fin de semana de 2019. Una primera toma de contacto fantástica, que nos dejó sorpresas de graduación variada en la primera jornada y que nos ha reconciliado con los favoritismos en la segunda. Pero, sobre todo, una primera toma de contacto de la que vuelvo a sacar dos conclusiones que tienden a repetirse cada año: no sabemos lo que echamos de menos los hasta que vuelven y, por norma general, son las defensas las que ganan partidos en abril, mayo y junio. Por norma general.

Las rotaciones y la envergadura de los Magic sorprendieron a Toronto, las propuestas selectivas de Nets y Spurs se llevaron triunfos de mucho peso en Philadelphia y Denver, Boston e Indiana midieron su nivel de actividad jugando a 80 puntos, las manos de Aminu, Harkless y Grant fueron protagonistas en Portland y Utah… Utah lo intentó en Houston.

Para entender la gravedad de lo que ocurrió ayer en el Toyota Center hay que poner primero un poco de contexto al asunto: los Jazz han sido la segunda mejor defensa de la esta temporada y la mejor defensa de toda la competición desde el All-Star (la segunda mejor desde el parón, por cierto, es la de Houston). Tienen grandes defensores exteriores (pegajosos, molestos y, sobre todo, inteligentes) y también al que es, probablemente, el mejor jugador defensivo de toda la en Rudy Gobert. Nadie tiene tanto impacto en el ataque rival como el gigante francés.

Además, hay que poner también sobre la mesa que los Jazz ya se han enfrentado a esta bestia. Snyder ya tuvo que lidiar con Harden en las eliminatorias la temporada pasada (4-1 Houston), así que sabe perfectamente lo que se va a encontrar delante.

Pues bien, con esos datos y tras un fin de semana ampliamente dominado por las defensas (no hablo del partido de Milwaukee porque el desnivel es escandaloso, más si cabe sin Griffin sobre el parqué), entrábamos ayer en una de las grandes series de esta primera ronda de los playoffs 2019. Para muchos, la gran serie de esta primera fase. Una reedición de las semifinales de conferencia de la temporada pasada entre dos equipos que no mezclan bien, que llegan en sus respectivos picos y que prometen batalla de la buena. Pero, claro, .

Los Jazz salieron con una propuesta interesante, defendiendo ‘a lo Milwaukee’. ¿Os acordáis de lo que hizo contra ‘La Barba’ Budenholzer hace unas semanas? El primer defensor le cubre exageradamente la izquierda (en perpendicular), permitiendo y casi obligando a Harden a avanzar hacia un aro en el que le espera después el protector. Pues bien, lo intentaron… Pero fue un desastre sin solución. Harden hizo lo que le dio la gana, anotando y encontrando una y otra vez al tirador que, tras la rotación del pívot hacia el aro para tapar a Harden y del alero a la ayuda sobre Capela (las rotaciones se pueden mejorar y prolongar, eso seguro), se quedaba abierto en una esquina. Concentración, precisión, seis triples entre PJ Tucker y Danuel House que pudieron ser diez y a otra cosa.

El plan funcionó tan rematadamente mal que en la segunda parte la exageración sobre su izquierda se redujo a ciertas posesiones en ciertas posiciones del campo. Harden había tirado abajo en menos de 24 minutos la primera barrera de Snyder.

¿Y ahora qué? ¿Cuál es el plan B? ¿Qué otra cosa se puede intentar contra la supernova ofensiva que es en estos momentos James Harden? ¿Se atreverán a repetir propuesta inicial? Creo que es la gran pregunta de la eliminatoria. Y, por el fantástico nivel de la defensa de los Jazz y lo que eso signifique sobre lo que puedan intentar/conseguir los que vengan detrás, una de las grandes preguntas de esta primera ronda, en la que casi todas las que aparecen en mi cabeza tienen que ver con la defensa.

Han llegado los playoffs.

(Photo by Bob Levey/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra lista de correo y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer o no.


Anterior

Lillard, McCollum y Kanter guían a Portland hacia el 1-0

Los Rockets no dan opción a Utah y toman la delantera en la serie

Siguiente