LeBron siempre será Cleveland


Ocho años después de su primer partido como visitante en The Q, LeBron James, rey de reyes, volvía a la que siempre será su casa. Y esta vez sin abucheos, sin camisetas quemadas y sin problemas de seguridad. Esta vez, Cleveland se rindió a sus pies. Como tenía, tiene y tendrá siempre que ser.

No voy a hablar del partido, que fue lo que fue. Victoria de los Lakers y algún jugador de los Cavs aprovechando el momento de mayor visibilidad de la temporada para sumar algún que otro punto de cara a la galería. Sin más. Pero sí creo que toca hablar de LeBron, de lo que ha significado, significa y significará siempre en Cleveland. Y lo voy a hacer a través de una frase del propio James que recordaban ayer durante la retransmisión del partido.

Y no, no es el famoso “Cleveland this is for you” que gritó entre lágrimas de rabia y emoción al conseguir el ansiado anillo, el primero de una franquicia que ya es, histórica y literalmente (para siempre), el equipo de LeBron James. La frase a la que me refiero en este caso es la siguiente: “cuando escuchan mi nombre, todos saben de dónde soy”. Una verdad como un templo. Y una verdad muy poco común en la NBA. LeBron James es un nombre con denominación de origen.

Michael Jordan nació en Brooklyn, Kobe Bryant en Philadelphia, Kareem en Nueva York, Karl Malone en Louisiana, Durant en Maryland, Magic Johnson en Michigan y Shaquille O’Neal en Nueva Jersey. ¿Los teníais controlados a todos? Probablemente, a unos sí y a otros no. Puede que a todos. O incluso puede que a ninguno. Pero, en cualquier caso, lo que sí sabéis todos seguro es que LeBron James nació en Akron, Ohio.

La frase del rey me ha hecho reflexionar. Son muy pocos los deportistas de élite que llevan por bandera su procedencia. Y menos en el deporte norteamericano (algunos hay, claro). Su estado, su ciudad natal, la franquicia de ese estado… No digo que sea ni bueno ni malo. No es ni mejor ni peor. Pero sí es especial. Y más en el caso de un jugador como LeBron, que traspasa la frontera de lo deportivo hasta que se deja de ver la orilla.

Se fue a Miami para ganar y volvió a casa como campeón. Después hizo historia en su tierra y ahora se ha vuelto a marchar. Los Lakers, su último destino. O no… El tiempo dirá.

LeBron se retirará cómo y cuándo le de la gana. Y lo hará como uno de los mejores jugadores de la historia de cualquier deporte. Probablemente vivirá en Los Ángeles, porque allí tiene sus negocios, sus mejores casas y parece que es lo que quiere también su familia. Pero esté donde esté, cuando escuchen su nombre, no solo sabrán quién es. Esté donde esté, todos sabrán de dónde viene. Todos.

Porque LeBron lo ha querido así. Siempre (siempre, siempre, siempre) será Cleveland.


EXTRA NBAMANIACS

Pssst, suscríbete, navega sin publicidad y consigue acceso a nuestros artículos especiales, un chat exclusivo para suscriptores y redactores y escucha nuestro podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.