¿Por qué se hunden los Spurs?

Las primeras semanas no pude ver mucho a los San Antonio . Vi algún partido que otro, pero como todo iba sobre ruedas (como siempre, yo no conozco otros ) no presté demasiada atención. Buen rating defensivo, juego colectivo y ganando más de lo que muchos pensábamos (6-2, 7-4…). Sin novedad en el frente. Hasta ahora…

En las últimas semanas he empezado a prestar atención. A la fuerza, claro. Un equipo de Popovich recibiendo barbaridades en forma de puntos (140 de los Pelicans, 135 de los Bucks, 136 de los Rockets, el desastre contra Phoenix o Minnesota, ayer 139 Utah…), perdiendo más de la cuenta… ¿Qué está pasando? ¿Es una realidad o simplemente pasan por un mal tramo?

Evidentemente, no tengo bola de cristal. Pero si me tuviera que mojar diría que hay más de lo primero que de lo segundo. Hay problemas muy complicados de arreglar y, además, tendencias muy difíciles de entender… Es Popovich: vale todo. Lo que diga/haga, a misa. Y bien, a tope con eso. Pero…

Rotos atrás

Vamos primero con la defensa, que es la parte complicada de arreglar y al mismo tiempo la que más sorprende. Tras un buen inicio de campaña en el que los Spurs se situaban entre los mejores equipos de la Liga (su sitio habitual…), los de Popovich se han hundido. Completa y absolutamente. De un rating defensivo que rondaba los 105 puntos tras los primeros 11 partidos (Top-5 ), la franquicia de San Antonio ha pasado a encajar 118,4 puntos cada 100 posesiones en sus últimos 13 encuentros. La peor marca de la competición. De calle… Es más, sería la peor de su historia si habláramos de una temporada completa. Para que os hagáis una idea: 112,3 es la marca del año pre-Duncan, última temporada sin playoffs (20 victorias) de los Spurs. Su peor marca en los últimos 21 años es 105,3; ahora están en 113,3…

La baja de duele cada día más, faltan especialistas defensivos tras las salidas de Kawhi y (qué poco se habla siempre de …), no tienen protección de aro (quintos por la cola en tapones), están entre los peores equipos tanto en desvíos de balón como en recuperación de balones sueltos… En fin, que no están. Que no son los Spurs de siempre. Y que, aunque se recuperen un poco (que lo harán, imagino), no se si tienen lo que necesitarían para recuperar suficiente.

¿Será 2019 el año en el que se rompa su impresionante racha de apariciones consecutivas en playoffs? Van 21 años consecutivos, son los Spurs, tienen a Popovich… Pero el Oeste está más duro que nunca, ahora mismo ocupan el puesto 14 y sus problemas, como digo, parecen reales.

Triple vs media distancia

Vamos ahora con lo que me resulta difícil de entender. Todos hemos escuchado a Popovich decir que odia los triples, que los lleva años odiando. Pero el técnico de los Spurs siembre había sido capaz de que el baloncesto de su equipo, dentro de unos parámetros culturales inamovibles, se enganchara de una manera u otra a las corrientes que dominan la Liga. Y en este particular caso, sorprende la intención de que ocurra, precisamente, todo lo contrario.

A San Antonio llegó un en plena evolución, lanzando más que nunca desde el triple y asistiendo más que nunca. Se ha explotado lo segundo, pero se ha detenido con freno de mano lo primero (lo mismo para Aldridge, que aún no ha metido un triple en lo que va de campaña). El escolta lidera la liga en lanzamientos de media distancia, su gran especialidad. Y con él y LaMarcus a la cabeza, los Spurs tiran 26,3 veces por partido (más que nadie) desde las posiciones menos rentables en el baloncesto actual. Y no se queda ahí la cosa…

Para completar el círculo, los Spurs, que siguen siendo uno de los mejores equipos en porcentaje de acierto desde la línea de tres puntos (+38%) y que siguen teniendo grandes tiradores en plantilla (Mills, Belinelli, Bertans), solo lanzan 24,3 triples por partido, el segundo equipo que menos utiliza ese tipo de tiro, el más rentable junto con los lanzamientos dentro del área restringida, en toda la NBA.

Vamos a ver lo que significa esa decisión en números: si dejamos de lado los and one, los Spurs sacan un total de 20,6 puntos por partido de sus 26,3 lanzamientos de media distancia, 0,78 puntos por tiro. Y si hacemos el mismo cálculo para los triples, consiguen 28,2 puntos por partido de 24,3 intentos, 1,16 puntos por tiro. ¿Vosotros lo entendéis? Que alguien me lo explique…

En fin, problemas reales en San Antonio. Algunos complicados y otros difíciles de entender.

(Fotografía de portada: Jonathan Daniel/Getty Images)