Solución en Los Ángeles y problemón en Houston

Rotas las rachas, el problema para los Rockets puede ser importante…

Hace algo más de un mes, a mediados de noviembre, escribí una columna sobre Chris Paul. Sus minutos de juego y su nivel de actividad durante esos minutos me parecía preocupante a largo plazo para unos Rockets que son otro equipo, uno mucho menos temible, cuando Harden y CP3 no saltan juntos a la cancha. Pues bien, esta noche ha llegado la mala noticia: nueva lesión muscular, otra vez la parte posterior del muslo.

Esta vez ha sido el izquierdo, que repite ya en lo que va de temporada. El derecho, por su parte, fue el que le dejó fuera de las Finales del Oeste la pasada campaña. Y, de repente, cuando los Rockets estaban en su mejor momento de la temporada, llega el palo. Y la derrota, claro… ¿Sabéis qué récord tienen los Rockets este curso en los partidos que no juega Chris Paul? Ninguna victoria, cinco derrotas. Seis ya si contamos la de ayer, en la que CP3 solo pudo disputar 12 minutos…

En fin, que, salvo sorpresa mayúscula, vuelven los días difíciles a Houston. La rotación exprimida, la sobreexposición de Harden… Veremos lo que se pierde. Y lo que pierden los Rockets por el camino. ¿El calendario? Spurs, Thunder, Celtics, Pelicans, Grizzlies, Warriors, Blazers, Nuggets y Bucks son sus próximos nueve partidos. Y está carísimo el Oeste. Suerte…

El regreso de Sweet Lou

En el otro lado de la moneda tenemos hoy a Sweet Lou, el jugador favorito de tu jugador favorito, como decía ayer durante la retransmisión Chris Webber. Y qué notición su vuelta…

Los Clippers se enfrentaron ayer a unos Mavericks peleones. Un equipo con ganas de dejar atrás su horroroso récord en la carretera (2-12, entre los peores de la NBA), un banquillo enchufado que le dio la vuelta al partido en la segunda mitad y un Luka Doncic sensacional que se fue hasta los 32 puntos, mejor marca de su prometedora carrera. Y aun así ganaron. Los Clippers, digo. ¿Sabéis por qué? Porque ayer sí estaba sobre el parqué el fantástico Lou Williams.

El Mejor Sexto Hombre de la temporada pasada se había perdido los últimos cuatro partidos de su equipo. Precisamente, con problemas en la parte posterior del muslo izquierdo (a ver cuánto tarda Chris Paul…). Ayer fue duda hasta el último momento, su regreso hasta pasada la jornada de Navidad, pero estuvo sobre la cancha y decidió que la mala racha de su equipo se tenía que acabar.

Lou anotó 26 puntos en sus 24 minutos en cancha (9/12 en los tiros), repartió ocho pases de canasta y selló el triunfo de su equipo con seis puntos en los últimos tres minutos y un pase genial para que Gallinari (que también estuvo fantástico, por cierto: 32 puntos) cerrara la faena. Qué bueno que volviste, Lou. Qué bueno…

De muslos va la cosa. De los que se van y los que vuelven. Y de rachas que se acaban… De las cinco victorias de los Rockets a las cuatro derrotas de los Clippers. Y de Chris Paul (problemón) a Sweet Lou (solución).

(Fotografía de portada de Harry How/Getty Images)