Olvídense, el Real Madrid no se va a ir a la NBA

La Final de la Copa del Rey de Madrid 2019, ganada por el Barça Lassa con una canasta de Ante Tomic que no debió haber subido al marcador, dentro de una serie de errores arbitrales que no solo perjudicaron al , sino al propio Barcelona, puede traer graves repercusiones.

Según informaba el programa de esRadio ‘Tirando a Fallar’ a los pocos minutos de que los blancos perdieran el título copero, el club merengue estaba dispuesto a plantear a sus socios la posibilidad de abandonar la ACB ante el agravio arbitral sufrido. Con el paso de los días, lo que pudo parecer un calentón o un farol, fue tomando forma y la idea no se había disipado de los rectores del baloncesto blanco trascurridas 48 horas del suceso. Así lo confirmaban este martes El Mundo o el periodista de Onda Madrid, Carlos Sánchez Blas. De hecho, el propio diario El Mundo aseguraba que el Real Madrid estaba estudiando los pasos jurídicos a dar si decidiera, finalmente, abandonar la ACB a final de curso.

En toda esta batalla, el lunes la propio ACB y la Asociación de Árbitros (AEBA) emitieron dos comunicados al respecto de lo sucedido en la Final. La ACB fue muy tibia en sus explicaciones, mientras que los árbitros reconocieron errores “graves”. Ambos textos, no obstante, no convencieron al Real Madrid, que los calificó como “lamentables”.

La no es una opción

Pero, ¿dónde irá el Real Madrid si deja la ACB?, se preguntaban muchos durante estas jornadas frenéticas que han sacudido al baloncesto español y que amenazaban con tirar abajo sus cimientos. El Madrid, que de manera oficial no ha dicho todavía su deseo de irse ni de plantearse dejar la ACB, no necesariamente debe sustituir su participación en la ACB para enrolarse en otra liga. Los planes del club merengue irían por participar exclusivamente en la , una competición que el año que viene se ampliará a 18 equipos, con lo que de los 30 duelos de la temporada regular actual se pasará a 34. A ello hay que sumarle los playoffs, por lo que fácilmente el calendario podría irse por encima de las 40 fechas por curso.

Ciertamente, con perspectiva, y más allá de que jurídicamente el Madrid pudiera o no irse de la ACB así por así, el escenario de jugar la Euroliga solamente, dentro de un baloncesto que camina hacia un futuro de una gran liga europea, en detrimento (más todavía) de las competiciones nacionales, es el único plausible si el Madrid decide cerrar la puerta de la ACB.

No, la NBA no es posible. Y no lo será en un plazo de muchos años, si es que algún día esa opción tuviera visos de darse. Hay algunos interesados titulares de ciertos medios que aseguran que el Madrid tiene pensado irse a la NBA. Hace tiempo, ya se especuló con esa ventana, pero hay que ser conscientes de que solo es humo, porque la realidad de la NBA y de la geografía impiden ese paso.

De la forma en la que está configurada la NBA ahora mismo, ver al Madrid ahí es imposible. Del todo. Para empezar, porque si ya es difícil que el cuadro merengue rinda 41 visitas a lo largo de todo el mapa de los Estados Unidos para medirse a los diferentes rivales, en el caso de que el calendario fuera de 82 partidos, lo es más que las 30 restantes franquicias vuelen a España como mínimo una vez por curso, algunas dos. Si ya excepción disputar partidos en Londres o México D.F., destinos más cercanos que Madrid, convertir en norma duelos en la capital española es algo inalcanzable. Las distancias son insalvables. O se genera una conferencia europea dentro de la NBA, o nada. Pero para eso ya tenemos la Euroliga.

Luego, si esto no fuera suficiente, que ya lo es, nos encontramos ante una NBA, ante un deporte estadounidense y ante un modo de funcionar y de entender el producto que no tiene nada que ver con lo que hay en España. Y no hay que olvidar, y debería zanjarse aquí el debate, que para que el Madrid vaya a la NBA la liga estadounidense debe querer. La ampliación prevista se puede dar, pero con ciudades como Seattle y dentro de unos años. No con Madrid ni el Real Madrid. La entidad de Concha Espina puede ser aclamada en todo el mundo, pero la NBA es otra cosa.

La propia NBA no está interesada

“La NBA no tiene interés en que el Real Madrid forme parte de ella. No quiere una conferencia europea, ni se lo plantea. Se han propuesto hacer una expansión del juego a través de partidos puntuales. Hasta ahí. Si una organización no tiene interés en aceptarte, por ahí empezamos mal”, apunta Emilio Escudero, periodista del ABC especializado en baloncesto. “Luego está el problema económico y de infraestructura. El Madrid tiene actualmente un presupuesto que es la mitad del mínimo salarial de una franquicia y que es un tercio o una cuarta parte de lo que gastan los equipos medios-altos de la NBA. Y, sobre todo, necesitaría tener un pabellón mucho mejor que el Palacio de los Deportes, que por cierto no es suyo. Lo de la NBA es una quimera que ni siquiera se plantean en el club”, zanja Escudero.

“No sé qué va a pasar dentro de 25 años, pero a día de hoy, la posibilidad de que el Madrid juegue la NBA la próxima campaña o dentro de cinco temporadas es de cero. No hay posibilidad. No solo por geografía, salarios o pabellón, sino por el distinto funcionamiento de un club europeo y de una franquicia de la NBA. No tienen nada que ver”, nos apunta José Manuel Puertas, subdirector del programa ‘Tirando a Fallar’, que adelantó la noticia de las intenciones del Madrid de plantearse su marcha de la ACB.

“Es una filosofía totalmente distinta la de las franquicias NBA. No sé si dentro de muchos años habrá una superliga europea que opte a integrarse en la NBA, pero me atrevería a decir que en el próximo lustro, en la próxima década, no hay posibilidad de que el Madrid esté en la NBA. Las posibilidades, en mi opinión, son de cero”.

Decimos, el baloncesto del Viejo Continente camina hacia una globalización y hacia unas necesidades que ponen sobre la mesa una liga supranacional enorme, que deje definitivamente en segundo plano las competiciones nacionales. Esa podría ser la senda por la que apostaran el Madrid y otros gigantes para tratar de sacar más réditos económicos a una sección exitosa en lo deportivo, en el caso del club blanco, pero que genera déficit año tras año. Puede que toque redefinir el sistema del baloncesto de clubes español, porque el modelo de la ACB no parece rentable. Quizá eso y una Euroliga más potente, cambien el panorama. O una Euroliga como única competición de verdad para el Madrid, y también para el Barça, el Unicaja, el Baskonia o el Valencia Basket. Pero no, la NBA no es una opción real para salir de este entuerto. No es posible. Olvídense.

(Fotografía de portada: ACB PHOTO)