El bote del balón


Un viernes cualquiera de noviembre de 2014. Son las 19:15 y en la calle refresca, el termómetro marca 11 grados. Yo estoy en casa, pero por poco tiempo más. Ando poniéndome la ropa que utilizo casi todos los viernes al anochecer: zapatillas Nike, pantalones Jordan y una camiseta de algodón cualquiera. Me pongo encima una chaqueta de runner para completar el aspecto antiprofesional del deporte, guardo el balón en la bolsa que Nike me regaló en el World Basketball Festival de Barcelona y bajo corriendo al coche.


Para leer este texto completo y acceder a muchas más ventajas suscríbete a Extra nbamaniacs (nbamaniacs.com sin publicidad + podcast + textos especiales + newsletter + chat en Discord con redactores y otros suscriptores)

EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.