Secretos que salen a la luz y otros que nunca saldrán


Qué maravilla cuando alguien en el deporte profesional está dispuesto a revelar secretos. En una pequeña gala benéfica celebrada en Los Ángeles, Doc Rivers se encontró tan cómodo como para hablar y hablar revelando muchos de los detalles sucedidos en el proceso para adquirir a Kawhi Leonard. Y allí estaba un periodista de Los Angeles Times para tomar nota de lo que se dijera. Más o menos sabíamos cómo se había producido todo y así lo contamos aquí, pero ahora tenemos lo que podríamos calificar como transcripciones de las conversaciones que tuvo Leonard con los Clippers en esos primeros días de julio.

“Me dan mucho crédito por el fichaje y a Jerry West también, pero el que fue el héroe en todo esto fue Lawrence Frank. Él hizo todo el trabajo. Llevó a Steve Ballmer a los partidos de los Raptors y él también fue a algunos. Nos advirtieron que no podrían ir más jugadores, entrenadores o empleados de los Clippers a Toronto. Enviamos a gente a la grada. No había nada malo en lo que estábamos haciendo, pero Steve Ballmer sentado en primera fila en Toronto resultaba algo extraño. Pero no dijimos nada. Solo queríamos que supiese que estábamos allí y que estábamos interesados”.

La NBA ha endurecido las reglas contra las negociaciones ilegales —más sobre este tema dentro de unos párrafos—, pero este modo de actuar de los Clippers fue muy inteligente: no estaban cometiendo ninguna ilegalidad y aunque solo hubiesen podido ir a un partido para dejarse ver ya hubiese servido para que le llegase el mensaje a Leonard sin tener que llamarle o escribirle a él o su representante.

Y llegó el 1 de julio. En la NBA volaron los contratos, pero Leonard se lo tomó con calma. Quería elegir bien, sin prisas.

“Mantuvimos una reunión con Kawhi en mi casa de Malibú y pensábamos que teníamos ventaja. Los Lakers tenían una reunión con Kawhi y montaron algo para él en sus nuevas instalaciones, pero él les dijo ’No, podéis venir a mi hotel’. Pero con nosotros dijo ‘Sí, iré a vuestra casa’. Cuando supimos eso pensamos que estaba tratando de decirnos que quería venir aquí”.

¿Y cómo fue la reunión? Pues si bien Rivers había tratado de hablar con él durante el par de ocasiones que coincidieron en el espacio tiempo cuando se enfrentaron Clippers y Raptors —si antes se miraban con lupa las conversaciones entre posibles futuros compañeros ahora se hará más tras esta revelación o los casos Irving-Durant y LeBron-Davis—, no pudo hacerlo porque Leonard es un cyborg y actua como tal en el 99% de su vida.

“Traté de hablar con él durante la última temporada un par de veces cuando pasaba a mi lado pero no sacas nada de él. Nada. Y llega a la reunión, nos saluda y empieza a hablar. Estábamos preparados para una reunión en la que tendríamos que sacarle las cosas, pero en su lugar era él el que estaba hablando y al final nos dijo exactamente cómo tenía que ser el acuerdo”.

“Dijo ‘Quiero jugar para ti’ señalándome. Dijo también ‘Señor Ballmer, me encanta lo que hace y por lo que lucha, pero su equipo no es lo suficientemente bueno y si no cambia el equipo no voy a venir”.

Boom. Las cosas claras y el chocolate espeso. 

“Teníamos una lista de jugadores, lo cual fue un error, pero tuvimos suerte. No deberíamos haber tenido una lista, porque entonces él hubiese tenido que elegir con quien jugar con la presunción de que podríamos conseguirlo. No sabíamos si podríamos conseguir a alguien. Le mostramos a jugadores que pensábamos que podrían emparejar bien con él y cuando vio el nombre de Paul George dijo ‘Quiero jugar con él’”.

“Le mostramos toda la lista y no quería oírla. Se quedó en Paul George, así que tras la reunión nos sentamos y dije ‘Tenemos que conseguir a Paul George. No sé cómo lo vamos a hacer, pero tenemos que hacerlo’. Sabíamos que Oklahoma City quería deshacer el equipo, y eso ayudó, pero no sabíamos si le podríamos conseguir”.

En los dos párrafos anteriores hay detalles interesantes. ¿Cuáles serían los nombres de esa lista? Repasando los All-Stars de 2019 salen unos cuantos nombres que podrían haber estado en dicho folio: Damian Lillard, Bradley Beal, Ben Simmons, Karl-Anthony Towns, Paul George, Russell Westbrook y Kyle Lowry. Lo de “sabíamos que Oklahoma City quería deshacer el equipo” también resulta curioso. Se ve que por entonces los Thunder ya se habían estado moviendo en el mercado ofreciendo a sus dos mejores jugadores (poco después de aquello George y Westbrook cambiaron de camiseta).

En cuanto a las negociaciones por George ya sabíamos también que fueron difíciles y que el botín fue enorme (tres primeras rondas propias en 2022, 2024 y 2026, dos primeras rondas de Miami en 2021 y 2023, el derecho de intercambio de otras dos rondas de los Clippers en 2023 y 2025, Danilo Gallinari y Shai Gilgeous-Alexander), algo que al propietario de los Clippers no le cuadraba.

“Steve Ballmer estaba nervioso por los picks. Le dije ‘Steve, sigues diciendo que seis elecciones por Paul George es una locura, pero lo estás diciendo mal. No son seis por Paul; son seis por Paul y Kawhi, tres por cada uno. Yo lo haría’. Así es como había que encarar la negociación”.

Los Thunder llegaron a decir que no a esa oferta y diez horas antes de que se aprobase el traspaso la negociación se había roto.

“El día del traspaso a mediodía la negociación se había terminado. Estaba en mi casa en Malibú y Lawrence me llamó y me dijo ‘Parece que se va a Toronto o los Lakers’. Lo de los Lakers me superó. Le dije que eso no podía pasar. Me acuerdo de repetirle ‘¡No podemos dejar que eso ocurra!’”.

Lo que todo el mundo imaginábamos, que juntar a Leonard con LeBron y Davis era crear un súper equipo invencible, era una auténtica pesadilla para Rivers. Los Clippers estaban tratando de dar el gran golpe de timón de su historia y no conseguirlo era fracaso doble: la sombra de los Lakers en el Staples Center sería más larga que nunca.

“Le dije de broma a Steve que si eso ocurría nos llevábamos el equipo a Seattle. Fue una broma, pero lo estaba diciendo en serio ahí. Lo pensaba de verdad”.

Así de tensa estaba la situación, como para bromear en empezar de cero e irse a Seattle.

Al parecer sobre las 16:00 Clippers y Thunder volvieron a hablar, una hora después no alcanzaron ningún entendimiento y a eso de las 18:00 los Clippers ya lo daban todo por perdido. Rivers se fue a cenar.

“Estaba entrando al parking y de repente suena el teléfono. Era Lawrence. Me dijo que dónde estaba y le dije ‘Estoy entrando al Nobu’. Me dijo ‘¡Hay muy mala cobertura ahí! ¡Vete de ahí! Vete a algún sitio con mejor cobertura. ¡Hemos retomado las negociaciones!’”.

“Así que me fui a un lateral de la autopista, seguimos hablando y al final salió el trato. Entré al Nobu con una actitud totalmente diferente. Nuestro camarero era un aficionado de los Lakers y todavía no se había filtrado lo ocurrido pero yo ya lo sabía. Y no paraba de decirme ‘Vamos a conseguir a Kawhi’. Y yo le decía ’No sé nada de ese tema’”.

Vaya situación todo. En cualquier caso hay que dar las gracias al entrenador de los Clippers por haber contado todos estos detalles que nos ayudan a entender mejor cómo funciona la NBA a la hora de plantear escenarios y negociar. Hablando de esto Rivers se encontraba de tan buen humor que incluso bromeó acerca de la reciente boda de su hija Callie con Seth Curry, jugador de los Mavericks. “Fue carísima. Debo ser el primer entrenador de la historia que haga una boda a un jugador de la NBA. ¿Cómo es posible? No debería haber pagado. Pero estuvo fenomenal”.

Grande Rivers.


Sí hay ganas de acabar con el tampering

Lo de que en España se sancione con 300€ de multa al Barcelona por el irregular fichaje de Griezmann —hubo conversaciones con él año y medio antes de que terminase su contrato— debe extrañar en Estados Unidos. 

La semana pasada explicábamos aquí las fuertes medidas que la NBA pretendía introducir para acabar con las negociaciones ilegales y los beneficios adicionales que se ofrecen para esquivar el límite salarial. Nadie ha querido mostrarse como contrario a la transparencia, así que se han aprobado todas las propuestas de manera unánime, incluyendo multas de 10 millones de dólares, suspensiones a directivos, posibilidad de anular contratos, pérdida de elecciones del draft y auditorias aleatorias cada temporada a las comunicaciones de cinco equipos con otros equipos y agentes de jugadores.

El último punto, el del análisis de las comunicaciones de los equipos y sus directivos es uno de los más polémicos ya que no está claro cómo se va a realizar y cuál va a ser el marco de trabajo para ello. Adam Silver ha explicado que la NBA no tiene interés alguno en acceder a conversaciones que pertenezcan al ámbito privado, pero a la hora de requerir teléfonos o dispositivos electrónicos para examinar las conversaciones puede salir de todo. Veremos cómo resuelve esto la Liga, pero muchos directivos ya han dicho con la boca pequeña que no están conformes con eso de tener que dejar su teléfono a alguien para que lo examine y otros empezarán a dejar de lado los sistemas de mensajería escrita. 

Esto, me temo, también afectará a las filtraciones que recibirá la prensa, muchas de las cuales son en formato texto. Si a partir de ahora se reducirán de forma significativa las comunicaciones entre directivos para evitar ser cazados, igualmente sufrirán algo de vacío los insiders que sacaban a luz rumores que interesaban a agentes o directivos. ¿Más humo que nunca en el futuro?

Por parte de la NBA desde este mismo fin de semana ya están trabajando en el sistema a implementar aunque no especificarán exactamente qué es lo que van a mirar porque en ese caso desaparecería el factor aleatorio de las auditorias.

“Tiene que haber algo aleatorio en todo esto. Eso es por lo que hacemos tests antidoping de forma aleatoria. Si le dices a todo el mundo ‘El 1 de abril haremos un test’ y todo el mundo sabe que las sustancias permanecen en el cuerpo un periodo de tiempo, disminuyes de forma dramática la posibilidad de cazar a alguien. Y la idea tras los controles no es incrementar las opciones de cazar a alguien, se trata de convencer a la gente de que no merece la pena intentarlo. Esto es lo mismo”.

Lo que más preocupa a los equipos es perder derechos en el draft y hasta el mismo Silver ha reconocido que las multas son la herramienta “menos efectiva” a la hora de hacer cumplir las reglas. Algunos directivos han comentado con los micrófonos apagados que esa posibilidad, la de recibir un castigo en forma de perdida de un pickdel draft, hubiese sido mejor introducirla como una penalización automática en caso de tampering demostrado, pero aún así se andarán con ojo porque lo de una simplemulta ya no es solo lo que pueden recibir. Las palabras de un directivo con The Athleticsobre las multas económicas:

“Si le digo a un propietario, ‘Mira, vamos a conseguir a Kawhi Leonard y Paul George este verano, pero te toca preparar un cheque de 10 millones para la liga’, lo haría en el acto. Diez millones de dólares no es algo que importe a estos propietarios. Todo el mundo sabe que hay un problema, nadie tiene idea de cómo arreglarlo.”

Silver ha dicho que lo que busca es hacer un “cambio cultural” en la liga para pasar del ‘todo el mundo lo hace’ y ‘no pasa nada’ a dejarlo como algo prohibido asociado a la trampa para que todos compitan en igualdad de condiciones. El comisionado también insiste en lo que se habló aquí hace unos días: estampar tu firma en un contrato o escrito sabiendo que lo has hecho mal es algo que no va a querer hacer nadie. 

“La gente al frente de estas organizaciones, los gobernadores, cuando pongan su nombre en un contrato, querrán asegurarse de que lo que firman es verídico y que no hay nada inapropiado en lo que se ha hecho para conseguir a un determinado jugador”.

Respecto al control sobre los jugadores, algo imposible, Silver ha explicado que no pretenden hacer un estado policial en el que los jugadores no puedan hablar entre ellos. Lo único que perseguirán en este aspecto es en el hipotético caso en el que un jugador haga de ‘emisario’ de su equipo para plantearle a otro jugador un cambio de aires. Vamos, como si la idea de fichar a Anthony Davis hubiese sido de los Lakers, los Lakers se lo trasladasen a LeBron y LeBron actuase de nexo de unión entre ambas partes explicando como sería el acuerdo. (Risas).


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.