¿Por qué han traspasado los Bulls a Luol Deng? Las claves y el futuro de Chicago

El actual convenio colectivo de la NBA fue creado con la idea de que los equipos pudieran tener ventajas a la hora de renovar y mantener a sus estrellas en la plantilla, pero cláusulas especiales como el temido impuesto de lujo lo ponen cada vez más y más difícil.



La última víctima del luxury tax es . El alero, que terminaba contrato a final de temporada, deseaba renovar con Chicago , aunque no a cualquier precio. La franquicia de Illinois comentó en repetidas ocasiones que su interés era el de mantener a Deng en el equipo durante muchos años, pero la realidad se tornó diferente cuando Deng rechazó aceptar una propuesta de renovación a razón de 10 millones de dólares por temporada durante los próximos tres o cuatro años.

El jugador de origen sudanés pretendía firmar una ficha anual superior, rondando los 13-15 millones de dólares, por lo que la directiva de Chicago supo en ese momento que lo inteligente para ellos era mover a Deng antes de perderle en el mercado veraniego a cambio de nada, puesto que en ningún momento su oferta llegaría a lo que Deng estaba pidiendo.

¿Por qué los Bulls no ofrecieron más?

Y aquí es donde volvemos al inicio del artículo. Luol Deng, un jugador de 28 años que llevaba 10 campañas en el equipo, mejorando año a año, siendo All-Star y una pieza clave para su entrenador, ¿no merecía una mejor oferta?

De acuerdo al convenio colectivo y a los contratos de sus compañeros, no. Renovar a Deng por el dinero que el jugador busca hubiera supuesto hipotecar el futuro financiero y deportivo de la franquicia, supeditado al rendimiento del núcleo actual de los Bulls sin poder acometer grandes fichajes y forzados a pagar el punitivo impuesto.

Y no hay que olvidar que los actuales Bulls tocaron techo en los Playoffs de 2011 cuando se pusieron 1-0 ante Miami en Semifinales de Conferencia. A partir de ahí todo han sido sinsabores y decepciones sin poder acercarse al ansiado objetivo de la organización, un anillo de la NBA.

Los contratos de , y suman un total cercano a los 40 millones de dólares comprometidos para la temporada 2014-15, por lo que de haber renovado a Deng por 14 millones, los Bulls hubiesen tenido comprometidos cerca de 54 millones de dólares para la próxima campaña, en la que se espera que el límite salarial ronde los 59-60 millones. Y todo esto sin contar el mastodóntico contrato de , el cual llegará hasta los 16,8 millones de dólares para entonces.

Futuro esperanzador

La salida de Deng y la más que probable amnistía de Boozer en verano dejarían a los Bulls con espacio salarial suficiente para acometer un gran fichaje, ya que prácticamente estarían en disposición de ofrecer un contrato máximo o de al menos intentarlo mediante una adquisición por traspaso. Otra opción sería mantener a Boozer un año más hasta que su contrato expirara y salir al mercado de 2015 con capacidad económica suficiente para buscar al mejor agente libre de ese verano.

En cuanto a las rondas del draft recibidas por Chicago no son especialmente llamativas ya que la de 2015 sólo será útil si los se meten en Playoffs el año que viene y la primera ronda de Sacramento a elegir entre las temporadas 2014 y 2017 está protegida para el top-12 en el primer año y top-10 para los dos siguientes. Al menos los Bulls tienen el consuelo de que Sacramento está tratando de mejorar a pasos forzados y los Kings podrían rozar o conseguir los Playoffs en 2015 y 2016.

Sin embargo, lo que los Bulls han logrado con la salida de Deng es empeorar inmediatamente, lo que les asegurará una mejor posición en el draft de 2014, el de más calidad en una década según numerosos expertos. Tom Thibodeau seguirá trabajando duro para que su equipo acceda a los Playoffs, pero sin Rose ni Deng los Bulls han perdido a sus dos máximos anotadores y son un equipo con serios problemas en ataque condenado a la mediocridad.

Por otro lado, desde Chicago siguen esperando con ansias la llegada de su elección en la primera ronda del draft del 2010, . El jugador del Real Madrid sigue progresando y su prestigio en la NBA no ha hecho más que aumentar, siendo considerado el mejor jugador del mundo que no juega en la competición americana.

Por todo ello es más que posible que este paso atrás de los Bulls sirva para ganar impulso y les permita ser uno de los grandes equipos de los próximos años si Rose vuelve sano, fichan a otro gran jugador, llega Mirotic y adquieren una cotizada pieza en el draft.