Portland Trail Blazers, historia de una enfermedad degenerativa

Corría el calendario por finales de febrero. Los Portland conservaban aún el estatus de conjunto revelación de la temporada y continuaban peleando con los ‘gallitos’ de la NBA por la mejor marca establecida. El mes de marzo se inició con una victoria ante Denver, la misma que colocó al conjunto de  agarrado a un balance de 41-18 y plácidamente emplazado en la tercera plaza de la Conferencia Oeste.



El factor cancha a favor en la primera ronda de los Playoffs era más que una probabilidad. Sin embargo, un nefasto mes de marzo ha dinamitado casi en su totalidad las opciones de Portland de ser primera espada en la postemporada, que empezará en menos de un mes. Y no solo ha sido cosa de marzo. Una enfermedad degenerativa ha hecho empeorar a los Blazers cada semana un paso más.

Marzo, el peor

Hablando de cifras, el equipo de Oregón ha disputado hasta la fecha un total de trece encuentros en el presente mes, con un saldo de hasta ocho derrotas y solo cinco victorias. Atendiendo a los registros del equipo desde el inicio de temporada se observa una progresiva depresión conforme ha ido avanzando la temporada. Mes a mes.

Así, en febrero, por ejemplo, el balance de los Blazers fue de 7-5. En enero, 8-6. En diciembre, 12-4. Y en noviembre, de 13-2. Los números destapan una preocupante recesión gradual, ya que en cada nueva hoja del calendario, Portland rindió peor. Y la caída aún no ha terminado.

Ausencia de

No cabe duda de que LaMarcus Aldridge, All-Star esta temporada, es el faro que alumbra para bien o para mal el rendimiento de los Blazers. Su ausencia por lesión en los últimos seis partidos, de los cuales su equipo igualó, en tres, victorias y derrotas,  ha torpedeado cualquier reacción en positivo.

Pendientes de Golden  State

Si Portland poseía miras muy altas hace solo un mes y medio, ahora bastante tiene con preocuparse de conservar su quinta posición en el Oeste. Muy de cerca están al acecho los Golden State , un partido y medio por debajo, y con una dinámica mucho más fluida que su predecesor.

Por encima de los Blazers, la distancia nubla ya en exceso cualquier posible promoción de puestos: Houston está a cinco partidos y los Clippers a siete. Tampoco se puede olvidar Portland de , y , de los cuales uno se quedará fuera de la lucha por el título. Si los Blazers continúan su empeoramiento, bien podrían ser quien quedase apeado de los Playoffs.