Previa NBA 2019-20: San Antonio Spurs

Previa de la temporada NBA 2019-20 sobre San Antonio . Datos, resultados de la temporada anterior, un vistazo a su plantilla y a sus futuros agentes libres, los objetivos del curso, el jugador a seguir y un pronóstico sobre la franquicia.

San Antonio Spurs

Balance 2018-19: 48-34 (7º en el Oeste, clasificado para playoffs)

Entrenador: Gregg Popovich (24ª temporada)

Agentes libres más importantes en 2020: DeMar DeRozan (opción jugador), , Jakob Poeltl (restringido), , Dejounte Murray (restringido).

La plantilla

Altas: Luka Samanic (draft), Keldon Johnson (draft), , Trey Lyles.

Bajas: Davis Bertans, Dante Cunningham, Quincy Pondexter, Donatas Motiejunas.

Siguen: DeMar DeRozan, , , , Marco Belinelli, Jakob Poeltl, Bryn Forbes, Lonnie Walker IV, Dejounte Murray, , Chimezie Metu.

Así encaran la temporada

¿Te imaginas unos playoffs sin los Spurs por primera vez en 23 años? En San Antonio desde luego que no. Los tejanos arrancarán el nuevo curso con la intención de seguir prolongando su histórica racha y de mantenerse entre las franquicias importantes del Oeste hasta volver a rearmarse e ir a por un anillo, una estrategia que lleva dando sus frutos desde tiempos casi inmemoriales.

Para hablar de unos playoffs sin ellos hay que remontarse ni más ni menos que a 1997. Decenas de jugadores de la NBA no habían nacido la última vez que algo así ocurrió. Y claro, cuando uno lleva tanto tiempo en la cima solo puede bajar si alguien lo lanza de un empujón.

No faltan aspirantes para ello, pero el espíritu imperecedero de los Spurs ya ha sido puesto a prueba en varias ocasiones y siempre de forma fallida. Sin ir más lejos, venimos de un año en el que coquetearon con el noveno puesto en más de una ocasión, pero finalmente acabaron sellando su billete con cierta antelación y poniendo en apuros en primera ronda a unos Nuggets (4-3 en la serie de playoffs) que habían sido una de las sorpresas agradables del año. Hubo incluso quien, tras una mala racha a finales de febrero, se atrevió a pronosticar que esta vez sí, que había llegado la hora, que cuando mirásemos el bracket echaríamos su nombre en falta. Otros, sin embargo, ya habían visto la película suficientes veces como para saber que James Bond siempre se salva al final.

En tónicas generales, ha habido pocos cambios en el plantel de Popovich. Con Carroll y Lyles como incorporaciones más interesantes (casi las únicas a la espera de ver si los jugadores del draft pueden aportar) y la renovación de Rudy Gay asegurada, en San Antonio vuelven a presumir de ser un equipo profundo, con variantes, y que cuenta con jugadores en plena progresión que podrían dar un empujón con respecto al año pasado. Es cierto que le falta una gran estrella y que el Oeste estará realmente competido, pero dudar de este equipo es dudar de que el plantea Tierra sea esférico: hay quien lo hace, pero conviene no hacerles mucho caso.

La apuesta, por tanto, debería ser muy similar a la hace un año: dos quintetos equilibrados y competitivos, un juego coral en el que brille el bloque, y no dejarse llevar por las tendencias de la liga en pos de adaptar el sistema a las virtudes de los jugadores y no al revés.

La cuestión es que a estas alturas no sorprende a nadie el hecho que la pareja DeRozan-Aldridge dista de ser de los mejores dúos de la NBA, pues son dos jugadores de un talento incuestionable pero que no llegan al nivel de superestrella en la que depositar esperanzas de campeonato. Si las grandes ambiciones quedan por tanto descartadas con el proyecto actual, los de San Antonio deberán tener la menta puesta también en el futuro relativamente cercano y en qué hombres de la actual plantilla están llamado a ser importantes en él. Jugadores como White o Forbes han apuntado maneras para ello, y uno de los trabajos de Popovich este año será seguir ayudándoles a crecer y ganar protagonismo en el equipo.

Los objetivos pues están definidos. El plan debe ser continuar siendo un equipo de referencia en el Oeste mientras se va realizando la transición de este proyecto a otro que pueda llegar a ser más ambicioso. Esto no es tarea fácil, pero si un equipo puede planteárselo sin miedo es definitivamente aquel que lleva 22 años haciéndolo. Pudiera llegar el día en que una horda de derrotas y malas sensaciones pusieran fin a la era de los Spurs, pero hoy no es (o no pretenden que sea) ese día.

El jugador a seguir

Reservamos este espacio para hablar de Derrick White. Si bien la lógica podría invitarnos a sacar a colación de DeRozan o Aldridge en este apartado, lo cierto es que son dos jugadores con trayectorias bastante establecidas y en las que no se esperan cambios significativos, algo que no puede decirse del base. De hecho, es probable que para White esta sea la temporada que siente las bases de lo que realmente será su carrera en la NBA.

Tras un primer año como profesional con más presencia en la G League que en los propios Spurs, su buen hacer en el curso 18-19 le hizo dar un importante salto dentro del sistema de Popovich hasta convertirse en pieza clave del mismo en prácticamente todos los aspectos del juego. Ahora, ya convertido en un hombre importante, le toca afrontar un nuevo año en la élite, ya el tercero, que suele ser bastante significativo con respecto a la evolución de un jugador, más en el caso de aquellos que no estaban llamados a ser estrellas desde el principio y que se han ido haciendo un hueco poco a poco (no en vano el premio al Jugador Más Mejorado va a parar muchas veces a manos de un hombre de tercer año). Ver lo alto que puede apuntar White y cuánto puede ascender en la escala jerárquica del equipo será uno de los aspectos más interesantes de seguir en el cuadro texano.

El pronóstico

Elio Martínez, director de nbamaniacs, dará un pronóstico personal y subjetivo sobre lo que cree que hará cada franquicia durante la temporada 2019-20.

No seré yo el que ponga a los Spurs fuera de playoffs. Jamás. Es cierto que el Oeste de la 2019-20 es salvaje, que hay seis o siete equipos que podrían terminar con balances muy similares y escasísimas victorias de diferencia y que uno de ellos podría quedarse fuera de las eliminatorias, pero no pienso que uno de ellos vaya a ser San Antonio. En cuanto a su posición final, colocarles entre la 6ª y la 8ª posición parece lo prudente, aunque no sería extraño verles coquetear con la posibilidad de obtener ventaja de campo en primera ronda.

Anterior equipo analizado: New Orleans Pelicans. Próximo equipo: Dallas Mavericks.

(Fotografía de portada: Matthew Stockman/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Los New York Knicks completan su plantilla para la pretemporada 2019

Curry se apunta a los JJ.OO.

Siguiente