Previa NBA 2018-19: Atlanta Hawks

Previa de la temporada NBA 2018-19 sobre Atlanta . Datos, resultados de la temporada anterior, un vistazo a su plantilla y a sus futuros agentes libres, los objetivos del curso, el jugador a seguir y un pronóstico sobre la franquicia.

Atlanta Hawks

Balance 2017-18: 24-58 (15º Este, no clasificado para playoffs).

Entrenador: (1ª temporada en el equipo).

Agentes libres más importantes en 2019: , Kent Bazemore (opción de jugador), Taurean Prince (opción de equipo), , DeAndre’ Bembry (opción de equipo), John Collins (opción de equipo) y Dewayne Dedmon.

La plantilla

Altas: Lloyd Pierce (entrenador), Jeremy Lin, , (Draft), Omari Spellman (Draft), Kevin Huerter (Draft), Vince Carter, Thomas Robinson, Daniel Hamilton, Justin Anderson, Jaylen Adams (contrato dual) y Alex Poythress (contrato dual).

Bajas: Dennis Schroder, Mike Muscala, Jaylen Morris, Antonius Cleveland, Isaiah Taylor, Josh Magette, Malcolm Delaney, Damion Lee y Tyler Cavanaugh.

Siguen: Kent Bazemore, DeAndre’ Bembry, Miles Plumlee, John Collins, Tyler Dorsey, Dewayne Dedmon y Taurean Prince.

Así encaran la temporada

Si usted es fan de los Hawks ya sabe lo que hay a corto plazo: muchas derrotas. Pero haciendo buena aquella trágica máxima de “cuanto peor, mejor”, Atlanta no debería preocuparse mucho por el balance de triunfos en la 2018-19, sino en construir, palabra presente en todos los proyectos con pocas esperanzas de hacer algo de manera inmediata. Porque no, los Hawks difícilmente van a llegar las 30 victorias esta temporada, quizá ni a las 25, y salvo que nos hayamos perdido algo en todo este verano o que Trae Young se reencarne ya mismo en una estrella mundial, la franquicia de Georgia estará en las profundidades del Este, como estuvo en la 2017-18, donde con 24 victorias solo superó en toda la NBA a los planteles carne de tanking, que fueron los Grizzlies y los Suns, ambos en el Oeste. Con los Mavericks empató a 24 partidos ganados. Es decir, el peor tercer equipo de la temporada, el peor de todo el Este… ¿hay posibilidad de mejora?

Pues no pinta a que así sea aunque, repetimos, lo prioritario no es vencer, sino poner los cimientos de algo mejor para años venideros. Con Lloyd Pierce a la cabeza, asistente durante un buen tiempo de Philadelphia y que trabajó en los avances de The Process, la prisa no va con Atlanta, de momento. Pierce, entrenador joven de 42 años, llega para tres temporadas con opción a una cuarta y sustituye a Mike Budenholzer, responsable de los mejores años recientes de los Hawks, pero que tuvo que lidiar con una 2017-18 donde la prioridad de la entidad era ahorrar y empezar a reconstruir. “Es de vital importancia encontrar un maestro dinámico que pueda conectarse y desarrollar nuestro núcleo joven mientras inculca la cultura y los altos estándares que consideramos necesarios en un programa exitoso”.  Palabras de los rectores de Atlanta cuando firmaron a su nuevo técnico, el pasado mes de mayo. Más claro, imposible.

Al igual que los Magic abrazan la esperanza de crecer en la persona de , los Hawks lo hacen con Trae Young. Además, eliminaron el contrato de Dennis Schroder, aunque en la operación se incluyera a un Carmelo Anthony que solo llegó a los Hawks para ser despedido vía buyout y así ahorrar unos miles de dólares a Atlanta.

Llenos de contratos expiring para 2019, uno de ellos es de Jeremy Lin, que sale de una grave lesión y que apenas ha disputado una treintena de partidos en dos cursos con los Nets. Alex Len, eterna promesa ucraniana, cambia Arizona por la ciudad de la Coca Cola después de cuatro años en Phoenix donde quizá no cumplió con las expectativas. Centímetros para el juego interior aportará Len, al menos para asegurar un mínimo de competitividad. Como todavía es meridianamente joven y llega por dos campañas, no lo descarten como pieza futura más allá de estos años en el desierto competitivo.

¿Algo más? Pues Vince Carter para asesorar a ese grupo de novatos donde, vía Draft también, llegan dos primeras rondas: Kevin Huerter, número 19, o el producto de Villanova, Omari Spellman, número 30. Además, fichajes en los que tienen más que ganar que perder como el de Daniel Hamilton, mínimo salarial para él, tras demostrar buenas prestaciones y un perfil muy completo como base-escolta en los Oklahoma City Blue, de la G League, y puntualmente en los Thunder.

Y entre los que siguen, nos quedamos con lo positivo de Taurean Prince, que en un momento donde los Hawks andaban perdidos y perdiendo en la segunda mitad de la 2017-18 demostró arrojo y calidad. El producto de la Universidad de Baylor llegó a hacer en el mes de marzo dos partidos de 38 puntos. Buenas señales para alguien sobre el que presumiblemente los Hawks ejercerán su opción de equipo —deben hacerlo en octubre— si quieren retenerlo para la 2019-20 a cambio de 3,48 millones de dólares. Prince deberá ser otro de los valores jóvenes de unos Hawks destinados al fondo del Este.

Jugador a seguir

Trae Young, sin dudarlo. La apuesta de los Hawks es clara, tan clara, que planearon todo en la noche del Draft para asegurarse que Young iba con ellos. Ni más ni menos que renunciaron a Luka Doncic, al que habían elegido con el número 3, para cambiarlo por Young, número 5 por Dallas. Todo pactado de antemano, sí, para dejar a las claras que Atlanta suspiraba y suspira por Young.

Será uno de los novatos a seguir. Tiene un talento descomunal, aunque quizá sea mejor obviar, para este tipo de análisis, sus malos comienzos en el tiro en Las Vegas Summer League. Cuestión de nervios para alguien que anota bien, muy bien, al menos de eso dejó constancia en sus 32 partidos de NCAA con Oklahoma (27,4 puntos de media). Listo para dirigir la nave de los Hawks con su instinto ofensivo y su buena capacidad de pase. En una franquicia en reconstrucción, la importancia por ganar es menos que la de desarrollar jugadores. Y en esta empresa, todos los focos están puestos en Young.

La previa de Drafteados

El pronóstico

Elio Martínez, director de nbamaniacs, dará un pronóstico personal y subjetivo sobre lo que cree que hará cada franquicia durante la temporada 2018-19.

El peor equipo de la temporada, tanto en octubre como en abril. Sería una sorpresa descomunal que Atlanta no concluyese el curso con la peor marca de la NBA ya que es el único conjunto que encara la 2018-19 con el objetivo de practicar el arte del tanking. Una vez que las semanas avancen probablemente alguna otra franquicia se sume a los de Georgia en la acumulación de derrotas, aunque para entonces los Hawks ya deberían ser claros candidatos a farolillo rojo.

Anterior equipo analizado: Orlando Magic. Próximo equipo: Houston Rockets.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Los Mavs contratan a Bob Voulgaris, uno de los mayores apostadores profesionales de NBA

Nada de SuperSonics hasta 2025

Siguiente