Previa NBA 2019-20: Orlando Magic


Previa de la temporada NBA 2019-20 sobre Orlando Magic. Datos, resultados de la temporada anterior, un vistazo a su plantilla y a sus futuros agentes libres, los objetivos del curso, el jugador a seguir y un pronóstico sobre la franquicia.

Orlando Magic

Balance 2018-19: 42-40 (7º Este, clasificado para playoffs).

Entrenador: Steve Clifford (2ª temporada en el equipo).

Agentes libres más importantes en 2020: D.J. Augustin, Michael Carter-Williams, Evan Fournier (opción jugador), Wesley Iwundu.

La plantilla

Altas: Al-Farouq Aminu, Chuma Okeke (draft), Josh Maggete (Two Way), DaQuan Jeffries (novato), Hassani Gravett (novato).

Bajas: Jerian Grant, Jonathon Simmons, Jarrell Martin.

Siguen: Markelle Fultz, D.J. Augustin, Michael Carter-Williams, Evan Fournier, Terrence Ross, Jonathan Isaac, Wesley Iwundu, Melvin Frazier, Aaron Gordon, Khem Birch, Nikola Vucevic, Mo Bamba.

Así encaran la temporada

La renovación de Nikola Vucevic es la mejor noticia de un proyecto que parecía no dar señales de vida hace un par de años y ahora podría diagnosticarse con recuperación paulatina. Los Orlando Magic han resucitado después de seis años sin entrar en playoffs y una reconstrucción estancada en el largo plazo.

La máxima de los Magic ha de seguir siendo la misma: deben ir convirtiendo, de manera progresiva, más jóvenes en jugadores útiles para que el proyecto pueda seguir haciéndose adulto. Empezando por los tres en los que Orlando deposita más esperanzas: Markelle Fultz, Jonathan Isaac y Mo Bamba.

Si bien el alero, Isaac, sí respondió a algunos de los pronósticos que le situaban como proyecto creciente (9,6 puntos de promedio el pasado curso, todavía irregular), con Fultz y Bamba reina un mar de dudas. Hablamos de dos monedas al aire que, en caso de salir cara, pueden ser dominantes en el futuro; pero también podrían quedarse en el limbo de la intrascendencia si no reaccionan pronto. Fultz solo ha disputado 33 partidos en dos (largos) años como profesional y su potencial sigue camuflado por culpa del desasosiego mental vivido desde que fuera número uno del draft. Y Bamba está lejos de levantar la pared por la que le contrataron los Magic (16,3 minutos, 6,2 puntos y 5,0 rebotes en su debut).

A la barra libre de jóvenes con descrédito se puede unir Chuma Okeke, seleccionado en el pasado draft pero que no ha firmado contrato oficial para la próxima temporada todavía y podría empezar el profesionalismo desde la G League.

Y mientras en Orlando cruzan los dedos para que todas las monedas muestren las facciones, también han conseguido ser competitivos. No se les esperaba como séptimo mejor equipo del Este la pasada temporada, con récord positivo. Sin embargo, el edificio que Steve Clifford construyó se confirmó como una de las mejores defensas del campeonato (8º equipo con menos puntos concedidos por 100 posesiones) y eso les permitió dar un salto cualitativo que casi nadie esperaba, incluyendo una victoria en playoffs contra el equipo que terminó siendo campeón de la NBA. O sea, que en un año Clifford llegó a donde el proyecto se había propuesto a medio plazo tras su contratación: poder ganar partidos y pisar postemporada a la espera de que maduren los mejores frutos.

El técnico resucitó a unos Magic que solo han incorporado este verano a Al Farouq Aminu, otro peón defensivo que apuntalará toda la estructura. Eso y la citada continuidad de Vucevic, piedra angular de todo si en Orlando desean seguir produciendo al tiempo que se cocinan los más cachorros.

Han resucitado, esperan hacerlo todavía más en el futuro de la mano de los Vucevic, Aaron Gordon y resto de jóvenes, que tienen que ir creciendo, y son ejemplo de transición larga pero bien medida, sin urgencia. Los Magic deberían tratar de mantener su estatus de equipo de postemporada y confirmar alguna de las imberbes incógnitas de su plantilla; ese ha de ser su camino para continuar el viaje a la edad adulta.

El jugador a seguir

Fultz y Bamba. Las dos dudas más grandes de los Orlando Magic son los jugadores a los que más se puede seguir en el período entrante. Lo hemos dicho antes, podrían ser dos fiascos de calado histórico (sobre todo el base) o también jugadores con perfil dominante en unos pocos años. Depende de ellos y de poder explotar las cualidades por las que fueron número uno y seis del draft respectivamente. Hasta el momento, la valoración con ambos se ha agriado de manera inesperada.

El pronóstico

Elio Martínez, director de nbamaniacs, dará un pronóstico personal y subjetivo sobre lo que cree que hará cada franquicia durante la temporada 2019-20.

Si el bloque sigue siendo el mismo y ha llegado Al-Farouq Aminu para aportar mas defensa y algo de amenaza en el triple, Orlando, como mínimo, debería repetir lo del año pasado. La protección del aro propio seguirá siendo excelente y es posible que en ataque se desenvuelvan mejor que a comienzos del pasado curso, cuando se plantaron en febrero con un balance desmoralizador (20-31). Si los Magic compensan el desfase entre acierto en tiros libres (12º NBA) e intentos (30º, últimos), hay equipo para batallar todas las noches. Pese a todo no vislumbro un techo mucho más alto del de 2019, por lo que no les veo más arriba de la 6ª posición ni más abajo de la 8ª.

Anterior equipo analizado: Washington Wizards. Próximo equipo: Charlotte Hornets.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.