¿Qué fue de Daequan Cook, ganador del Concurso de Triples del All-Star NBA hace una década?

En 2007, la Universidad de Florida de los Corey Brewer, Al Horford o Joakim Noah ganaba por segundo curso seguido el Torneo de la NCAA. En aquella edición, pudieron en la final con la Ohio State de Greg Oden —inminente número 1 del Draft y al que las lesiones convirtieron en un fiasco deportivo— de Mike Conley, de Othello Hunter, pero también de . Cook era un escolta freshman, que se había convertido en uno de los mejores jugadores nacionales de instituto en 2006, presencia en el McDonalds All-America incluida, y al que un solo curso en el baloncesto universitario le había bastado para saltar al profesionalismo.

Nacido en 1987 en Dayton, en el estado de Ohio y a apenas 100 kilómetros de la capital y sede de la Universidad de Ohio State, Columbus, Cook triunfó cerca de casa, con una campaña 2006-07 donde promedió 9,8 puntos desde su rol de suplente. En un equipo donde tenía a su lado a Mike Conley, Greg Oden o el luego trotamundos Ron Lewis, Cook fue el cuarto máximo encestador. Sus prestaciones como suplente le valieron el premio al Mejor Sexto Hombre de la Big-10. Estaba listo para intentarlo en la NBA, junto con sus compañeros Conley y Oden. Ya sabemos la suerte que corrieron estos dos, uno apartado para siempre de la NBA y del profesionalismo a mediados de esta década y otro, Conley, emblema de los Grizzlies. Pero, ¿Cook?

Elegido con el número 21 del Draft de 2007 por unos que habían logrado el anillo en 2006, pero que un curso después habían caído en la primera ronda de Este, Cook estuvo tres campañas completas en Miami, donde solo pudo llegar con Dwyane Wade y compañía hasta la primera ronda de los playoffs de 2009 y de 2010. Aquí, antes del Draft y antes de que LeBron James se uniera a Miami en la famosa decisión televisada a nivel nacional, Cook fue enviado a los Thunder, un proyecto joven, movida la franquicia desde Seattle a Oklahoma City, y que en solo dos años en la ciudad ya había conseguido plantar cara a los Lakers de Kobe Bryant en la primera ronda del Oeste 2010.

Sin embargo, para cuando Cook fue enviado a los Thunder junto con una primera ronda de ese Draft de 2010 (luego Eric Bledsoe), el escolta ya había dejado su hueco en la historia de la NBA. ¡Y qué hueco¡ Había sido campeón del Concurso de Triples del NBA 2009, destronando al dos veces campeón y defensor del cetro, Jason Kapono (2007 y 2008), aunque a quien doblegó en esta edición de 2009 en el desempate fue a Rashard Lewis. Cook necesitaba 8 puntos para ganar el título y a mitad de su serie ya lo había conquistado, con una racha prodigiosa en los primeros carros.

“Fue impresionante. Al final, estoy en los libros de historia con Larry Bird, Stephen Curry, Craig Hodges o Ray Allen. Es un honor ser parte de ese grupo de tipos que han ganado ese trofeo y ese galardón”, reconocía no hace mucho en una entrevista para la web de FIBA en Europa. “Es un gran logro en mi carrera”.

Cook viviría otros grandes momentos en la NBA, como las Finales de 2012 con los Thunder, donde un de sexto hombre empezaba a construir su relato, pronto lejos de aquellos OKC de Kevin Durant y Russell Westbrook. Esas Finales las perdieron Cook y los suyos precisamente ante los Heat de LeBron, primer anillo para él.

Camino unido a Harden y salto a Europa

A pocos días de arrancar la 2012-13 y tras no llegar a un acuerdo para su renovación a partir de la 2013-14, un James Harden que pedía más presencia en los Thunder, donde acababa de ser el Mejor Sexto Hombre de la NBA, era enviado traspasado a los Rockets. En ese pack, camino de Houston, iba también Cook. Y aquí, igualmente, se saben la historia de uno, el de barba, MVP de la NBA en 2018, líder absoluto de los Rockets y en una racha histórica de 31 partidos con al menos 30 puntos.

¿Y Cook? ¿Qué fue de él? En Houston duró hasta enero de 2013, cuando fue cortado por los Rockets tras 16 duelos y 3,4 puntos de media. Fue repescado rápidamente por los Bulls, donde acabó el curso y llegó a disputar los playoffs. El destino quiso que sus únicas Finales en la NBA las viviera contra los Heat y también quiso que el último duelo como profesional en la NBA fuera ante Miami. En el cuarto partido de la segunda ronda del Este, serie que se acabarían llevando los Heat, así como el anillo, Cook firmaba sus últimos 2 minutos y 28 segundos en la liga.

Europa y el mundo: equipo por año… hasta llegar a Israel

De cara a la 2013-14, Cook despareció para siempre de la NBA. Chicago renunciaba ese verano a cualquier derecho sobre su jugador y este abrió mente y mercado y saltó a Europa. Primero Ucrania, debut de la Euroliga incluido con el BC Budivelnik, pero la experiencia duró poco, pues en Kiev le cortaron en enero de 2014. De ahí pasó a Alemania, donde acabó el curso, para luego ir Francia en  la 2014-15, a Portugal, en el Benfica, para la 2015-16, a Irán en la 2016-17 y finalmente a Israel, el primer destino donde se ha quedado más de una temporada. “Fue muy sencillo volver. Sentía que les debía algo a los aficionados”. El Ironi Ness Ziona cayó en los cuartos de final de los playoffs del campeonato liguero de Israel por 3-1. Los problemas físicos de Cook en el cuarto y decisivo partido dejaron sin opciones de estar en la Final Four a su equipo.

Ahora, no solo en el campeonato de Israel compite Cook y tiene opciones de paladear glorias pasadas. Aunque nada seguramente se le pueda parecer a unas Finales de la NBA o un Torneo NCAA, compite con el Ziona en la FIBA Europe Cup, el cuarto torneo europeo en importancia y el segundo de los organizados por la FIBA.

Cook persigue ese éxito colectivo mientras que en lo festivo se ha alejado de los concursos de triples. Lo disputó en Francia, pero en Israel prefirió centrarse en el partido del All-Star y disfrutarlo. A partir de marzo, en octavos de final de la FIBA Europe Cup, su rival será el Bakken Bears danés, donde milita, aunque apenas juega ya, el veterano Chris Christoffersen, un danés de casi 40 años que fue el encargado, desde sus 218 centímetros, de servir de rival en el 1×1 previo al Draft que los Bulls hicieron con Yao Ming en 2002.

De aquello hace mucho y bastante tiempo ha trascurrido también desde que Cook dejara la NBA. Más de un lustro. Conserva amigos, habla con Harden, Westbrook y Durant a menudo y asegura que desea que todo jugador, sea cual sea su destino, viva una experiencia en la NBA como la suya.

Hace 10 años, en el All-Star de Phoenix, donde Kobe Bryant y Shaquille O’Neal firmaron la paz, donde Nate Robinson volvió a ganar un Concurso de Mates y Rudy Fernández honró a Fernando Martín, un jugador normal de la NBA, uno entre muchos, afinó la muñeca y dejó para siempre su nombre inscrito en los relatos que se cuenten del All-Star: Daequan Cook, The Chef.

(Fotografía de portada: Kevork Djansezian/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Anthony Davis se lesiona y podría perderse el All-Star Game

Desoladoras perspectivas: los Lakers (muy) fuera de playoffs

Siguiente