¿Quién ha ganado más en el Draft 2019?

El Draft 2019 es ya historia. Lo fue anoche, con la investidura oficial de la generación que lidera , jugador llamado a marcar una época en la NBA y a convertirse en una gran estrella de la competición.

Con todavía una nube ingente de nombres y destinos en la cabeza y, también, menos horas de sueño de las que nos gustaría, recopilamos en este post algunos de los equipos que mejor parados han podido salir con la ceremonia de iniciación a la liga en su edición 2019.

Sí, los son quienes recogen el gordo de la lotería con Williamson, pero también hay otras organizaciones que no lo tenían tan sencillo de primeras y su buen papel en las trincheras ha terminado reluciendo igualmente. Venga, allá vamos.

New Orleans

Es de cajón. Los grandes agraciados, pues su número 1 en la lotería les otorgó el privilegio de seleccionar a Zion Williamson; quizá el techo de un Draft más claro desde, precisamente, Anthony Davis en 2012. Sí, el mismo Davis que acaba de salir de los Pelicans y ha dejado, gracias a la pericia y perspicacia del gerente David Griffin, un diamante en bruto (o varios) en la cámara acorazada de New Orleans.

La elección de Zion Williamson es lo que verdaderamente hace aparecer a los Pelicans en la lista de grandes ganadores del Draft. Aunque no fue el único botín que sacaron en Luisiana. Además del hijo pródigo, New Orleans seleccionó a Jaxson Hayes (8), Nickeil Alexander-Walker (17) y Didi Louzada (35).

Con Zion y Hayes, el futuro de la pintura de los Pelicans (junto a Jahlil Okafor) puede tener garantías inmejorables. Zion como bestia indómita por todas partes, haciendo un poco de todo, y Hayes como pívot puro dominando la pintura con músculo, capacidad atlética, envergadura, conocimientos en ambas canchas y buena protección de aro.

Alexander Walker (primo de Gilgeous Alexander, jugador de los Clippers) es un escolta con infinidad de posibilidades en ataque y también techo por descubrir. Su camino es un interrogante en el buen sentido del término, pues puede llegar tan lejos como alcance su prometedor potencial.

Además de los jugadores que se llevaron, los Pelicans liberaron el contrato de Solomon Hill (12 millones de espacio) de cara a la próxima temporada y siguieron ahondando en el rédito conseguido por la marcha de Anthony Davis. A todo el paquete que ya habían adherido a su causa (Lonzo, Ingram, Hard, las rondas…), se sumaron una primera ronda procedente de Cleveland (protegida) para 2020, y varios picks extra en el Draft celebrado ayer; a cambio los Pels renunciaron a su cuarta selección, que fue para Atlanta.

Los movimientos de New Orleans adivinan un futuro casi más prometedor que nunca en la organización; con un joven núcleo (Zion, Lonzo, Ingram, Hayes) de lo mejor de la liga además de otras piezas que ya han demostrado gran valía (Jrue Holiday) y una barra libre de facto en futuras ediciones del Draft a costa de los Lakers. La reconstrucción de los Pelicans, solo unos meses después de accionar el botón de stop con la versión antigua, no podría haber cogido mejores derroteros. La mano de David Griffin, clave en todo ello, claro.

Ya habían ganado en la lotería del Draft pero ayer, por responsabilidad directa de su enorme gestor, ampliaron el premio. Y sí, son los grandes ganadores de la noche.

Atlanta

No podemos pasar por alto la actuación de los Atlanta . Su gran reserva de selecciones (tenían cinco antes de empezar el Draft) les valió poder escalar hasta el cuarto lugar. Escogieron al sólido DeAndre Hunter (4), de grandes capacidades defensivas y potencial para convertirse en un muy buen jugador total. Además de eso, también les dio para, con los picks que no soltaron en el traspaso con New Orleans y lo que pudieron adquirir después (vía Philadelphia), elegir el talento de Cameron Reddish (10) y los kilos de Bruno Fernando (34).

El resultado de su actuación en el Draft es una victoria rotunda. Sonante, tangible. Quizá en el segundo escalón de ganadores tras los Pelicans y a la par de los . Siguen nutriendo el interesante joven núcleo de su plantilla y ahora mismo poseen cinco jugadores drafteados en los últimos dos años de los que podrían salir varias futuras estrellas de la NBA: Trae Young, Kevin Huerter, John Collins, Cam Reddish, y DeAndre Hunter.

Aunque solo dos de ellos crecieran en formato XXL, la actuación de Atlanta en los últimos tres Drafts podría calificarse de sobresaliente. Y es que efectivamente los Hawks llevan un par de años haciéndolo de lujo en la selección de jóvenes proyectos.

Todo lo bueno que tienen ha llegado vía Draft y en 2020, cuando se liberen de los contratos de Kent Bazemore, Allen Crabbe y Solomon Hill, mucho cuidado a la pinta que pueden empezar a tener en Atlanta. Este equipo promete muchísimo. Desde ya y en dos años de golpes maestros. Enorme noche la suya.

Memphis

También el caso de los Memphis Grizzlies puede ser considerado como el de un ganador; su gran victoria había llegado el día de la lotería del Draft, recogiendo el segundo lugar por detrás de New Orleans, pero en la celebración de anoche consiguieron certificar su buena fortuna.

No serán los máximos triunfadores pero sí fortifican su buena posición. La reconstrucción está más encaminada de lo que cabría esperar hace solo un año, y las dos piezas esenciales ya han llegado a la franquicia: Jaren Jackson Jr. y , seleccionado anoche en segundo lugar.

Y, de regalo, la guinda del Draft 2019 para ellos: llegó el inesperado Brandon Clarke (21), pívot que puede encajar muy bien en Tennessee debido a sus condiciones defensivas. No se le esperaba puesto que los Grizzlies no tenían derechos iniciales en la primera ronda alta del Draft. Sin embargo, un traspaso exprés con Oklahoma cambió eso y la entidad de Memphis pudo irse a la cama con una sensación inmejorable.

Al igual que los Pelicans, en los Grizzlies la sensación no podría ser más gratificante. Han encaminado, en gran parte, la reconstrucción solo unos pocos meses después de elaborar el primer croquis. De sobresaliente.

Portland

No se les esperaba por aquí y ni mucho menos son de los grandes ganadores de la noche del Draft 2019. Sin embargo, haber podido elegir a Nassir Little en el puesto 25 fue todo un regalo de Reyes y una sorpresa mayúscula para ellos.

Por eso, con recursos mínimos, en Portland también tuvieron que irse muy contentos de la celebración de este jueves. El alero de North Carolina estaba previsto que saliera elegido entre los 12 primeros puestos antes del Draft, pero los Trail Blazers pudieron rescatarle de la ignominia.

New York

¡Qué raro verles por aquí! A veces, ni los más viejos del lugar se acuerdan de una gran decisión (una de verdad, que cambie el rumbo de todo) de la franquicia de la Gran Manzana. La última quizá fuera la elección de Porzingis en el Draft del 2014…

Bien, pues anoche se produjo. No la liaron ‘petarda’ finalmente y escogieron a (3), uno de los grandes talentos de la generación, que además se moría por jugar en los Knicks. Antes de morir su abuelo, que era aficionado de New York, ya le había dicho al ex de Duke que sería jugador en el Madison y así ha terminado siendo.

Con Barrett los Knicks ganan a un talento sin fronteras. Todo lo que les ha faltado en los últimos tiempos. Bien por ellos, noche de éxito, por raro que suene.

Chicago

En una categoría inferior a todos los anteriores podríamos situar a los Chicago Bulls, Minnesota TImberwolves y Cleveland Cavaliers.

Primero, la franquicia de Illinois eligió a Coby White (7) y con ello apuntala un quinteto joven de grandes garantías. El propio White, Zach LaVine, Otto Porter Jr, Lauri Markanen y Wendell Carter Jr.

Mimbres de sobra para abandonar más pronto que tarde las cloacas de la NBA. El futuro suena de lo más prometedor.

Y a Cleveland se le puede considerar también ganador porque se llevaron a uno de los mejores jugadores del certamen, a Darius Garland. Él mismo había asegurado que era el mejor base de la camada y aunque pueda sonar a fanfarronada, sí que es un director con un futuro brillante.

No se entendió demasiado que los Cavs seleccionasen un base, por amable pinta que tuviese, teniendo ya en nómina a Collin Sexton. Veremos qué ocurre en los próximos meses; Cleveland podría traspasar a uno de los dos para conseguir reforzar otras demarcaciones, o bien podría mantener a ambos y empezar a construir un backcourt al estilo del de Portland: dos jugadores pequeños y camaleónicamente diseñados para hacer mucho daño a los rivales. Están lejos de eso por el momento, así que a ver qué tienen preparado en Ohio.

Y otra mención también hay que hacer a Minnesota, que apostó fuerte para poder elegir en el sexto lugar de la ceremonia. Para ello, renunciaron a los servicios de Dario Saric (toda una ganga con un salario de menos de 4 millones el curso que viene). Eligieron los Timberwolves a Jarrett Culer (6) gracias a ese cambio, jugador con potencial ofensivo muy prometedor. Un escolta al que se le pueden caer los puntos de las manos pronto. ¿Os suena ese perfil? Sí, Andrew Wiggins. Precisamente en las últimas semanas algunos rumores apuntaban a que Minnesota estaba intentando colocar el contrato de Wiggins donde fuera. No sería extraño que siguieran con ese empeño después de haber seleccionado a Culver en el Draft 2019.

Así, no es que sean ganadores, pero sí se llevan un buen jugador los Timberwolves (como Bulls y Cavs). Eso sí, no están para esperar lustros hasta tener un equipo que vuelva a competir por playoffs; KAT necesita genero disponible para pelear desde ya esta próxima temporada; lo contrario sería andar hacia detrás. Entonces, a ver qué pueden hacer en la agencia libre si antes consiguen traspasar algún contrato por el camino.

Con este repaso, cerramos el cóctel de equipos que más ganaron en la noche del Draft 2019. ¿Para vosotros, lectores, quién fue el más agraciado de todos ellos?

El caso de Phoenix

Después, en el cajón de “cómo demonios he llegado hasta aquí” todo el mundo habla de Phoenix.

El porqué de renunciar a un pick en el número 6 a cambio de una temporada de Dario Saric y de un jugador (elegido en el 11) que estaba previsto saliese mucho más abajo. Como Sergio Andrés ha podido desvelar en su columna esta mañana, la estrategia de los Suns parece que pasa por que quieren competir ya; se han cansado de perder y querían talento tangible, presto, inmediato, listo para sumar desde hoy mismo, por eso han elegido jugadores experimentados. Les puede salir bien o muy mal, y es que dijeron adiós a todo un número 6 del Draft para ir a por jugadores con menos cartel, tapados.

Eso, además de haber dicho adiós a T.J. Warren a cambio de margen salarial y de haber adquirido al beligerante y siempre útil Aron Baynes A ver por dónde salen esta temporada los Suns, porque como vayan mal dadas, su Draft 2019 será un ejemplo de cómo no gestionar un bien preciado.

(Fotografía de portada: Sarah Stier/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Hassan Whiteside se queda en su contrato y seguirá en Miami por 27 millones

Tyler Johnson seguirá un año más en Phoenix por 19 millones

Siguiente