Joel Embiid, de Camerún a la NBA en tres años


Sus padres querían que estudiara, que desgastara los codos para ser médico. Él, desde muy pequeño, se relamía pensando que algún día podría llegar a jugador profesional de voleibol. Tal vez en Europa, donde el deporte que había practicado y amado desde niño contaba con mayores vías de desarrollo.

Joel se había pasado casi toda su vida practicando voley. Con su gente, amigos, camaradas de iniciación vital y en el colegio; desde que llegó al mundo en la localidad de Yaoundé, capital de Camerún, en marzo de 1994.

Conforme fue avanzando años y la infancia quedó atrás, su cuerpo empezó a sufrir una revolución de calibre castrista. Casi sin percatarse, el suelo quedó más y más lejos, con alturas muy superiores a los otros cachorros de su edad. No fue hasta entonces, a los 15 años, cuando decidió estrenar suerte en aquel deporte que tanto le insistían estaba hecho para él.

Joel Embiid no se matriculó en el culto de aro y tableros hasta la década y media de vida. Todo el mundo le cacareaba que, por su altura, había nacido para ello. Además, su primer entrenador le regaló una cinta de vídeo que reproduciría a menudo con devota atención: un repertorio de mejores jugadas de Hakeem Olajuwon.

Para leer este texto completo y acceder a muchas más ventajas suscríbete a Extra nbamaniacs (nbamaniacs.com sin publicidad + podcast + textos especiales + newsletter + chat en Discord con redactores y otros suscriptores)

EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.