Steve Kerr y el asesinato de su padre


Él nació en Beirut en 1965 y, hasta ese momento, había pasado allí gran parte de su vida. Le había tocado surcar un sinfín de pasajes de lo más heterogéneo antes de tener que salir, literalmente, pitando. De tener que huir porque su seguridad podía correr peligro allá por 1983. Esa fue la última vez que Steve pisó la tierra donde llegó al mundo.

Sus padres, Malcolm y Ann, tuvieron que confiar la vida de su hijo adolescente a un conductor amigo de la familia —moriría tiroteado años después—. No habían encontrado hueco en los aviones diplomáticos que se afanaban en evacuar ciudadanos estadounidenses potenciales objetivos de atentado. Por eso, junto a su chófer salvavidas, Steve marchó y huyó en coche a través de las montañas libanesas hasta la frontera con Siria. Después llegó a Ammán (Jordania), destino final de aquella etapa desesperada que pretendía regatear posibles represalias de grupos radicales.

Esa fue una de las muchas odiseas que la familia Kerr tuvo que gestionar ante la escalada de conflictos en Oriente Medio. Los mismos que se llevaron la vida del padre del ahora técnico de Golden State.

Porque aunque muchos aficionados a la NBA ignoran esta información, el antiguo campeón con Chicago y San Antonio (jugador) y después monitor de los mejores Warriors de la historia escribió sus primeras páginas muy lejos de los Estados Unidos. Fue en Líbano, donde la familia había echado raíces hacía bastantes años.


Para leer este texto completo y acceder a muchas más ventajas suscríbete a Extra nbamaniacs (nbamaniacs.com sin publicidad + podcast + textos especiales + newsletter + chat en Discord con redactores y otros suscriptores)

Pincha aquí para conocer todos los detalles.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.