Serie ‘Camisetas emblemáticas NBA’: de Detroit hasta San Francisco

La está suspendida hasta nuevo aviso pero el balón sigue botando en nbamaniacs. Empezando esta semana, y de cara a ofrecer el mejor contenido posible a los lectores durante el parón, hemos iniciado varios seriales con contenido único en los que se incluyen el recuerdo de grandes equipos que no lograron el anillo o el curioso origen de ciertas franquicias NBA. Ahora, siguiendo esa línea, iniciamos otra serie en la que repasaremos aquellas camisetas y equipaciones que han quedado grabadas en la memoria de los aficionados de la liga. Para ello dividiremos el serial en varias entregas, cada una de ellas con cinco camisetas históricas que, muy seguramente, todos habéis visto en alguna ocasión, ¿o quizá no? ¡Allá vamos!

Detroit , 1996-2001

La irrupción de Grant Hill en la ciudad del Motown fue aprovechada por la franquicia de Detroit para llevar a cabo una necesaria renovación en la identidad del equipo. Hasta el momento, la complejidad de la equipación se había limitado a mínimas variaciones en los patrones de color, siempre alrededor del blanco, el rojo y el azul clásicos.

Ahora, el equipo de diseño completó una transformación hacia un uniforme adornado con un logotipo caricaturesco muy propio de aquellos años. Ambas letras ‘s’ de la palabra ‘Pistons’ se convirtieron en tubos de escape sobre el que se erigió un caballo en llamas que hizo que la franquicia cumpliera a la perfección con el apodo de ‘Motor City’ por primera vez.

Fotografía: Getty Images

Así, los Pistons marcaban un nuevo camino alejado de la tradición, echando el cierre de forma definitiva a la era de los Bad Boys. Sin embargo, este cambio no tuvo su continuidad en el ámbito deportivo, pues entre los años 1996 y 2001 los Pistons no consiguieron superar nunca la primera ronda de los playoffs. Pero si cocinaron la base sobre la que se asentaría una década en la que conquistaron un título de la NBA y alcanzaron las Finales de Conferencia en otras cinco ocasiones.

Seattle , 1985-1995

Una de las camisetas que más cariño recibe del sector vintage de la liga. Imposible olvidarse de los colores de una de las franquicias que más amor ha despertado en la NBA. Y de la que millones de aficionados piden a gritos su retorno. Una prenda que nos traslada en el tiempo a los mejores años de Gary Payton. O a aquel brutal póster de Shawn Kemp sobre Alton Lister.

Los colores verde y amarillo no son habituales en la dieta visual de la NBA –no, no me he olvidado de los Lakers y los Celtics– y los Supersonics se encargaron explícitamente de unificarlos en una misma tela. Su simpleza, con colores planos, líneas bien definidas y tipografía escueta la convierten, misteriosamente, en una pieza elegante. En la segunda mitad de la década de los 90 sería víctima de la irrupción de la cultura cartoon que se adueñó de la liga y mudaría hacia dicha tendencia.

Ninguna otra camiseta en la historia se parece a esta ni presenta su mismo encanto. Y se que muchos de nosotros echamos de menos verlas volar sobre las canchas de la NBA.

Phoenix , 1992-2000

Charles Barkley, quien comenzó su carrera en Filadelfia, se incorporó a los Suns en la misma temporada en la que se introdujo este nuevo diseño, combinado con una de las mejores zapatillas deportiva que Nike haya comercializado. Posiblemente, ninguna otra combinación fuera tan armoniosa y concordante como las camisetas moradas de Phoenix y las zapatillas Air Max CB 94.

El prime del ala-pívot coincidió con su estancia en Arizona, lo que impulsó todavía más esta equipación, convirtiéndola en una de las más conocidas y emblemática de todos los tiempos. Con ella, los Suns alcanzaron las Finales de 1993 tras deshacerse de los Lakers, los Spurs y los Supersonics. En la eliminatoria definitiva, los Bulls se alzarían con el campeonato.

Los Suns escogieron una gama de colores morada y naranja que combinaba con los colores del estado de Arizona (granate y dorado) y añadieron un sol abrasador que sirvió como guiño al caluroso clima de la ciudad. La franquicia prescindió del diseño coincidiendo con el cambio de milenio pero ningún otro ha conseguido eclipsar al astro rey de entonces.

Denver , 1985-1993

Ya fuera en calidad de local o como visitante, ninguna otra camiseta en la historia de la NBA puede presumir de un abanico de colores tan amplio y variado.

Especialmente llamativa era la indumentaria utilizada en los partidos disputados lejos del McNichols Sports Arena. Una combinación azul y amarilla muy similar a la actual de Golden State, coronada por las montañas de Colorado y un amplio arco iris en su parte frontal que se extendía hacia los laterales del pantalón.

Fotografía: Tim DeFrisco /Allsport

El tope de esta vestimenta en playoffs se logró en 1986 y 1988 con sendas apariciones en Semifinales de Conferencia saldadas con derrota ante Houston y Dallas, respectivamente. También fueron los años en los que en Denver disfrutaron de los últimos coletazos de Alex English, una de las mayores máquinas anotadoras de todos los tiempos.

San Francisco , 1966-1971

Ha llovido mucho desde entonces pero en Golden State no han permitido que esta camiseta caiga en el olvido, siendo reutilizado de manera puntual. El puente de San Francisco en la parte frontal y el emblemático tranvía cubriendo la parte posterior. Todo ello pintado del azul de las aguas de la bahía y el tono dorado que da nombre a la franquicia.

Marcó la primera etapa del equipo en San Francisco y los primeros años de la franquicia sin Chamberlain. Pero también la irrupción en la NBA de Rick Barry y la apertura del Oakland Coliseum Arena.

Fotografía: Kelly Sullivan/Getty Images for American Express)

Durante aquel lustro fueron uno de los huesos duros de roer del Oeste. En 1967 perdieron las Finales de la NBA ante los 76ers, derrota de la que se resarcirían poco después, ya establecidos en Oakland. Me permito la licencia de incluirla en el top 5 de mis camisetas históricas favoritas.


Mientras dure la crisis por el coronavirus publicaremos diariamente varios contenidos independientes de la actualidad. Bucearemos en la historia de la NBA, tanto en la reciente, como en la de todas las décadas anteriores. Aprovecharemos este parón de la competición para conocer mejor a los equipos, los jugadores, los entrenadores, los directivos, los partidos llamativos, los pabellones y los equipos históricos por una u otra razón. Lo haremos aquí y en Extra nbamaniacs, lugar donde seguiremos publicando contenido especial libre de publicidad para que los lectores puedan seguir apoyándonos directamente.

Todo este plan editorial lo llevaremos a cabo para entretenernos y pasar mejor estas semanas de encierro que nos quedan a casi todos. ¡Salud!

(Fotografía de portada de Streeter Lecka/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a nuestros artículos especiales y el podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Booker se suma a la ola de solidaridad para paliar los efectos del coronavirus

Anthony Edwards, posible número 1, anuncia que se presenta al draft 2020

Siguiente