Stephen Curry y por qué los 30 son los nuevos 20

El base reúne todos los ingredientes para completar una temporada de escándalo, por encima de los 30 puntos de promedio

A la edad de 27 años levantó su primer MVP. Un giro de calendario más tarde, con los promedios más despiadados de toda su vida (30,1 puntos y 402 triples anotados, récord de toda la historia), llegó su bicampeoanto, el de la primera unanimidad de siempre en la NBA, y que podría no ser el último reconocimiento dadas las circunstancias.

El Curry que encontraremos esta temporada tendrá mucho que decir en la pelea por ser el mejor, aunque esa, tras dos nombramientos, no sea ya su guerra.

No cabe ninguna duda de que la marcha de Kevin Durant y la lesión de Klay Thompson (baja hasta enero o febrero) invocarán al mejor Stephen, el que más tire a canasta y el que, probablemente, más anote.

Le ocurrió ya a Russell Westbrook, quien tras la marcha de Durant, en la temporada 2016-17, alcanzó promedios de otras épocas (31,6 puntos, 10,6 rebotes y 10,4 asistencias) para reclamar su primer trono de mejor jugador de la NBA.

También podemos encontrar paralelismo en lo que James Harden perpetró en el pasado ejercicio. Sin Chris Paul, baja en hasta en 24 de temporada regular, la Barba alcanzó promedios no vistos desde Michael Jordan, 36,1 tantos por noche, nada menos.

Entonces, la 2019-20 de Curry será necesariamente una de sus mejores apariciones, puede que la más fértil, como ocurrió ya con Russ y Harden. Antes de la llegada de Kevin Durant a Golden State, Steph había detenido su techo de uso (usage percentage) en 32,1 por ciento, en la temporada de MVP unánime. Después de eso, 30,1, 31,0 y 30,4.

Claro, la presencia de Durant mermaba el uso de Stephen Curry y el del resto de sus compañeros; que se lo digan si no al bueno de Klay Thompson. Eso desaparecerá en la temporada entrante. Y es más, para que los tengan una oportunidad de pelear en el concurrido top 5 de la Conferencia Oeste, necesitarán a los Curry y Draymond Green más gráciles. Con su madurez en el juego y la barra libre que tendrá Steph para tirar hasta con una venda sobre los ojos, será muy posible que le veamos desatado, en trance imparable hasta febrero.

El uso que presenta un jugador (recordemos), por cierto, es el porcentaje de jugadas que acaban en sus manos, bien en anotación, tiro errado, tiros libres, pérdida…

Conjugar a D’Angelo

La presencia de D’Angelo Russell ayudará a que la embarcación no zozobre en ciertos momentos y será un alivio para Curry no sujetar el timón exterior él solo. En ningún caso llegará Russell hasta el 31,9 de porcentaje de uso que gastó en los Nets la pasada temporada; los primeros meses serán para él de aclimatación y absorción de todos los conceptos a su alrededor, aunque no por ello deje de anotar con buen ritmo.

Habrá que ver de qué color sale la mezcla en defensa, sin Klay, aunque ese es otro tema bien hondo que da para otro post diferente…

Lo que venimos a decir en este es que no importa que Curry tenga 31 años o los que fueren. Los materiales necesarios se han juntado para alumbrar la que puede ser una temporada cósmica de Stephen Curry. Algo parecido a los 40 puntos en 25 minutos que el ’30’ endosó el pasado viernes a Minnesota; 14 de 19 en tiros totales, 6 de 9 en triples y, de regalo, 6 asistencias. Un generoso aperitivo de lo que espera en próximas fechas.

“Voy a tener el balón en mis manos mucho más. Simplemente para hacer las jugadas correctas, estar con confianza, agresivo, dominando cada posición”, podía anticipar Curry, en declaraciones para ESPN Él ya va avisando.

En su mejor momento

No tiene secretos para Curry la corriente actual de juego en la NBA, de hecho él fue el gran impulsor, y por ello conoce la fórmula para ‘ventilarse’ lo que haga falta. No se irá por encima del 40 por ciento de usage (como Harden y Westbrook en sus momentos culmen), pero andará cerca. En caso de llegar a semejante cifra de dominio de balón, Curry podría acabar con entre 34 y 35 puntos por temporada. Una auténtica tropelía.

Coinciden esos cálculos (que no son exactos, obvio) con los 34,2 tantos que Curry promedió en los diez partidos en los que KD no actuó durante los pasados playoffs; algo deslucido por el subcampeonato final, pero le versión de Curry en la postemporada fue ciertamente galáctica. Y es que quienes le están viendo últimamente sentencian que se trata de la mejor versión de sí mismo, que está en su mejor momento físico, de juego y mental.

“Curry va a tener una enorme carga ofensiva este año. Está en su mejor momento“, podía también avisar Steve Kerr antes del inicio de la temporada. Tanto técnico como jugador parecen saber ya cuál será el rendimiento de Curry durante la temporada. Y también todos nosotros.

No quedarán muy lejos sus números de luchar por su tercer MVP, cota en la que igualaría a Moses Malone, Larry Bird o Magic Johnson. Ahora, con dos coronas, comparte habitación con Tim Duncan, Karl Malone, Bob Pettit o Steve Nash. Agarrémonos fuerte, de veras, porque, a sus 31 años, se acerca la mejor versión de uno de los más destacados de siempre.

(Fotografía de portada: Harry How/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Tyler Herro y Adebayo, intocables para los Miami Heat

Los Celtics ofrecen a Jaylen Brown cuatro años y 80 millones

Siguiente