Tyler Herro: escuchar como un novato y rendir como un veterano


Los Miami Heat caminan con paso firme por los playoffs. El favorable 3-0 de su eliminatoria ante Indiana Pacers los sitúa como uno de los equipos más en forma de la burbuja y una alternativa real a la altura de Bucks, Raptors y Celtics. Un conjunto muy sólido, compacto y versátil construido bajo el inconfundible sello de Pat Riley.

Jimmy Butler y Goran Dragic componen la pareja principal en cuyo cobijo germinan y se amparan el resto de componentes. Uno de ellos, a sus 20 años, se está desarrollando a una velocidad increíble. Y, lo más importante, con un descaro impropio de su imberbe rostro.

Tyler Herro se ha destapado como una opción ofensiva eficaz en el sistema de Erik Spoelstra. Sus 20 puntos anotados este sábado ante Indiana elevaron su cuenta personal en los playoffs hasta los 50 tantos. Una cifra reveladora si la visualizamos en perspectiva. Según el portal Basketball-Reference, solo tres rookies han anotado al menos 50 puntos en sus primeros tres partidos de post-temporada desde el 2011: Donovan Mitchell (77), Ben Simmons (60) y Harrison Barnes. Sus 50 puntos son también la misma cantidad anotada por Magic Johnson en su año novato y tres más que los recopilados por Larry Bird en los tres primeros encuentros ante Houston en los playoffs de 1980.

¿Cómo puede un chaval con la veintena recién estrenada afrontar sus primeros playoffs con la serenidad y confianza de un veterano curtido en mil batallas? Según Jimmy Butler, la respuesta hay que buscarla en la propia naturaleza de Herro.

“No puedo decir que esté sorprendido. Le he dicho lo orgulloso que estoy de él”, afirmó el alero tras la victoria en el Game 3. “Sabe lo que debe hacer cuando está en la pista. Sabe lo que significa para el equipo y para la organización. Estará aquí durante mucho tiempo. Él lo sabe. El chico simplemente trabaja, quiere ser entrenado y escucha. Por eso juega tan bien.”

Tanto Butler como Spoelstra han lanzado un exigente reto que el novato ha asumido con total naturalidad y responsabilidad. No ha sido el principal referente en ninguno de estos duelos pero en él reside algo muy especial que es imposible pasar por alto. No duda. No tiembla. No titubea.

“No”, respondió Herro cuando fue cuestionado sobre si ha sentido algún tipo de presión o nerviosismo en estos primeros encuentros. “Ya sea un partido de temporada regular o de playoffs, voy a entrar en ellos con la misma mentalidad y hacer lo que mi equipo necesite para ayudar a conseguir la victoria. Tenemos muchos ‘perros’ en nuestro equipo. No creo que ninguno de ellos se ponga nervioso en estas situaciones.”

Butler  tenía 22 años cuando jugó sus primeros minutos en una serie de playoffs con Chicago en 2012. En aquella ocasión no anotó ni un solo punto y apenas disfrutó de cuatro minutos como jugador de profunda rotación. Al año siguiente su relevancia en el equipo aumentó: anotó 22 puntos en sus tres primeros partidos con una presencia en pista de 33,7 minutos.

“La primera vez tuve un trabajo sencillo”, admitió el cinco veces All-Star. “Mi trabajo era darle el balón a D-Rose y acompañar a Joakim Noah y Carlos Boozer. No tenía ni que mirar a canasta. Ahora, el trabajo de Tyler es anotar aquí y allá.”

Herro se ha convertido en un elemento fijo en la rotación de Erik Spoelstra y su impacto en el juego ha roto la barrera de ser un mero anotador. Mientras lideraba a los Heat en anotación durante los seed games, también duplicó su número de asistencias (3,8) respecto a su registro previo a la suspensión del curso por COVID-19.

En consecuencia, su importancia de cara a disputar los denominados momentos calientes se ha disparado. Antes de la burbuja promediaba 8,7 minutos, una cifra que ha ascendido hasta los 11,3 por partido en playoffs. Es decir, casi la totalidad del último y definitivo parcial. En última instancia, su defensa determinará cuántas oportunidades más recibirá por parte de Spoelstra para cerrar los encuentros.

“Sí, tuve que sacarlo al final del tercer partido a causa de lo que estaba ocurriendo al otro lado de la cancha”, reconoció el head coach de los de Florida. “Pero incluso está haciendo buenos avances en defensa. Está aprendiendo a cómo influir en ambos lados de la cancha para conseguir la victoria. Tiene un don para anotar y su defensa está mejorando.”

El antiguo alumno de los Wildcats es consciente de sus limitaciones en defensa y la necesidad de evolucionar en este apartado. Pero tiene sólo 20 años y estar rodeado de compañeros con ‘galones All-Star’ ha demostrado ser una valiosa experiencia de aprendizaje. Su madurez ha sido gratamente recibida por los veteranos del equipo.

“No es difícil ayudarle porque simplemente escucha todo”, afirmó Andre Iguodala, tres veces campeón de la NBA con Golden State Warriors. “Es un tipo al que no tienes que decirle dos veces lo que tiene que hacer. Solo quiere mejorar. Todos los días que lo veo pienso: ‘este crío tiene muchísimo potencial y realmente ama este deporte’. Los chicos están entendiendo que esto es como crear un legado. Cuando puedas ser dominante durante siete u ocho años, no solo vas a querer tener buenos números durante uno o dos. Quieres ser consistente y quieres mantener tu nivel de juego el mayor tiempo posible. Tiene un don para eso. No se conforma con ser realmente bueno. Quiere ser realmente bueno durante mucho tiempo.”

Herro, una vez más, ha recogido el testigo. “Mi primer año ha sido increíble. He aprendido mucho. Tengo unos grandes compañeros de equipo y grandes entrenadores. He tenido la suerte de estar esta situación. Siguen brindándome luz y continúan enseñándome cada día. Seguiré escuchando y aprendiendo todo lo que pueda.”

Como dijo el antiguo filósofo español Juan Luis Vives, ‘Nada es fácil ni tan útil como escuchar mucho.’

(Fotografía de portada de Ashley Landis-Pool/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.