Una paliza de las que dejan marca y otros datos de la jornada


Cleveland-Toronto

  • No hubo batalla en Cleveland, más allá de la disputada entre la realidad y la paciencia de los espectadores. Los 38 puntos de ventaja a favor de los Cavs fueron la mayor paliza en unas Finales de conferencia desde 2001, cuando los Lakers ganaron a San Antonio de 39 puntos. Tras esta derrota, y pese a ser uno de los cuatro últimos supervivientes, los Raptors llevan un diferencial de -97 en estos Playoffs, destrozando el récord tras 20 partidos en unos Playoffs de los Blazers de 1989-90, con -45.
  • Después de dos espantosos partidos en Toronto (13 puntos totales con un 5/23 en tiros de campo), Kevin Love se redimió a lo grande. El ala-pívot de los Cavaliers fue el principal factor en la irremediable escapada de los Cavaliers, con una eficiencia admirable. Love se convirtió en el primer jugador en un partido de Playoffs con al menos 25 puntos y un 80% en tiros de campo sin jugar más de 24 minutos desde Brad Davis en 1986 con Dallas.
  • La paliza sufrida en Cleveland obliga a Toronto a ganar los dos últimos partidos para alcanzar las Finales NBA por primera vez en su historia. Si buscan inspiración, los Raptors pueden fijarse en los Pistons de 2005, el último equipo que remontó un 3-2 en unas Finales de conferencia, ante Miami, jugando el séptimo partido a domicilio. O si no, en los Pistons de 2006, el único equipo ante el que LeBron James perdió una ventaja de 3-2 en una eliminatoria de Playoffs.

RELACIONADO: Los Cavs recuperan su estilo para aplastar a Toronto


EXTRA NBAMANIACS

Pssst, suscríbete, navega sin publicidad y consigue acceso a nuestros artículos especiales, un chat exclusivo para suscriptores y redactores y escucha nuestro podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.