Récords de Wilt Chamberlain: sus hazañas menos conocidas

A punto de contar los días para deshojar el mes de agosto, la NBA hace un alto sobre el que reflexionar. 21 de agosto de 2017, hubiera cumplido 81 años este lunes. No pudo hacerlo debido a que sus problemas de salud y corazón le impidieron pasar de 63 (murió “por causas naturales” en su domicilio de Los Angeles, California, en 1999). Así, en la fecha que le hubiera concedido su primer cumpleaños tras alcanzar los 80, recordamos algunos porqués de honrar la memoria de uno de los jugadores más dominantes de cualquier arista NBA. No, no rendiremos póstuma pleitesía a su eternamente narrada hazaña de los 100 puntos; vamos a depositar el bisturí en terceras cruzadas, menos conocidas del coloso de Philadelphia , Philadelphia Sixers y Los Angeles .

No en vano, Wilt Chamberlain había atado hasta 44 récords individuales en el momento de retirarse del baloncesto profesional. Entre ellos, los de máximo anotador en un partido (100 puntos), más tantos en una sola mitad (59), más puntos en una temporada (4.029), más rebotes en un partido (55), mayor número de partidos anotando al menos 50 puntos (45)… Y un larguísimo etcétera que forjó una de las máquinas más devastadoras que el juego de ataque ha visto en cualquier conjugación temporal.

Récords de Wilt Chamberlain: Novato del Año y MVP

De la Universidad de Kansas pasó a jugar con los Harlem Globetrotters, que le pagaron 50.000 dólares por su alistamiento —para la época era todo un dispendio—. Y de ahí a batir récords en la NBA: en su primera temporada, Chamberlain se convirtió en el primer jugador que conseguía el premio de MVP y el de Novato del Año en la misma temporada. Sus credenciales individuales eran incontestables: 43 puntos y 28 rebotes en su primer partido en la liga y más de 37,6 puntos y 27 capturas por noche tras su desvirgue anual. Una dominación no conocida y tampoco repetida en un debutante.

Bill Russell era el hombre de los anillos con Boston Celtics —consiguió 11 además de cinco MVP—, pero nadie tosía en lo individual las plusmarcas de Wilt Chamberlain, que también levantó el cetro anillado en dos ocasiones (1967 y 1972).

Récords de Wilt Chamberlain: Más de 70 puntos

Cómo pasar por alto sus estallidos anotadores diferenciados. Para que el lector se haga una idea de hasta qué punto no se encontró manera de detener a Chamberlain, baste nombrar con que seis de las once máximas anotaciones de siempre llevan su autógrafo.

De hecho, solo en once ocasiones un jugador de la NBA ha sido capaz de encadenar un empacho de 70 puntos en una sola noche. Bien, pues Wilt despachó su soliloquio ofensivo en seis de ellas (100, 78, 73, 73, 72 y 70). Todas entre 1961 y 1963, su etapa más salvaje en cuanto a numeración avanzada. El resto de ilustres que figuran en la honorable estadística son Elgin Baylor (71), David Thompson (73), David Robinson (71), Kobe Bryant (81) y el más reciente de Devin Booker (70).

Especialmente célebres, como todo versado en la NBA conoce, fueron los 100 tantos anotados por Chamberlain el 2 de marzo de 1962. Nunca nadie anotó tanto en un partido… y el propio pívot alegó años después de la epopeya que, de no haberse extendido en la noche y en los espirituosos vertidos en cristal horas antes del partido, hubiera ampliado la cifra. Intangibles del ego americano, ya se sabe.

Físico de vanguardia

Más récords no tan conocidos del irrepetible Wilt. Chamberlain, además de uno de los jugadores más dominantes y anotadores más incontenibles de siempre, fue artista de vanguardia. Con sus credenciales de 2,15 metros de altura y 125 kilos de peso se movía de manera anacrónica para un center formado en los años 50-60. Ningún pívot hasta ese momento era capaz de coger el balón y fabricarse propios puntos a golpe de físico, agilidad, inteligencia, superioridad colectiva y bailes de alto salón. Su idoneidad física le había llevado a tener relativo éxito en la universidad como saltador de altura y corredor; pero tenía que ser el baloncesto donde grabase sus iniciales para siempre.

30.000 puntos

Quinto máximo anotador de siempre (tras Abdul-Jabbar, Karl Malone, Kobe Bryant y Michael Jordan), Chamberlain es uno de los seis jugadores que llegaron a 30.000 puntos en su carrera. El último en recoger su credencial en tal selecto grupo fue Dirk Nowitzki, esta pasada temporada. Volviendo a Chamberlain, el pívot jugó en tres décadas diferentes (1959-60 a 1972-73, un total de 15 temporadas) habiendo sido cortesano mayor de las pinturas NBA en prácticamente todos sus años profesionales, exceptuando su ocaso final.

Más conquistas históricas del dominador centenario. El gigante de Philadelphia —nació y triunfó allí como jugador— fue máximo anotador de la liga en siete temporadas seguidas —comparte récord con Michael Jordan—, pudo anotar 60 puntos o mas en 32 encuentros (Kobe Bryant es segundo con seis); 50 o más en 118 (Michael Jordan en segundo lugar con 31); y 40 o más en 271 (Jordan, 173).

Chamberlain es, por derecha propio —no póstumo— el docente más legendario en matemática avanzada que vio la NBA. Kraken de las canchas antes del comienzo de la edad de oro de la liga en los años 80, una de las primeras superestrellas con nombre y apellidos y pila de récords que, seguramente, jamás serán batidos. Así eran algunas de las plusmarcas de Wilt Chamberlain. Aunque en una época diferente a la actual (nadie repetirá muchos de sus quiméricos números en adelante), su legado individual es el más dispendioso de cuantos ha conocido la liga. Feliz cumple y homenaje, gigante Wilt.