‘Early Bird Rights’

Los Early Bird Rights, son una variante de los Bird Rights, que también hemos tratado en este glosario. Una de las grandes diferencias entre una excepción y otra es temporal. Es decir, mientras que para los Bird Rights se requiere un mínimo de tres años, que es el tiempo estimado para que un jugador sea candidato a renovar mediante esta herramienta, los Early Bird Rights se circunscriben a dos campañas.

Básicamente, y más allá de consideraciones y puntualizaciones que hemos detallado aquí, un agente libre se gana sus derechos Bird después de haber estado en los últimos tres años en la misma franquicia. Para los Early Bird Rights ese periodo se acota a dos campañas. En los Early Bird Rights, las razones que hacen que el contador que calcula los años para optar a estos derechos se ponga a cero (cambio de equipo en agencia libre, jugador seleccionado en Draft de expansión, la propia franquicia renuncia a esos derechos… ), son exactamente las mismas que en los Bird Rights.

¿Existen más diferencias entre ‘Bird Rights’ y ‘Early Bird Rights’?

Sí, la otra gran diferencia está en el salario que se le pone sobre la mesa a un jugador con Early Bird Rights, el cual difiere bastante del que puede amasar un agente libre con Bird Rights. Igualmente, hay variaciones en las duraciones de unos acuerdos y otros.

Para un agente libre con Early Bird Rights, lo máximo que en la mayoría de los casos pueden ofrecerle una franquicia de cara a la renovación es el 175 por ciento de su salario previo, o un 104,5 por ciento del salario medio previo, lo que sea más alto. Se trate de una u otra opción, son cantidades menores  a las que puede aspirar alguien con Bird Rights. Además, en cuanto a extensión de los contratos, uno suscrito a través de Early Bird Rights sólo puede ser por un máximo de cuatro años (en Bird Rights era por cinco) y un mínimo de dos.

Otra diferencia interesante entre Early Bird Rights y Bird Rights la hallamos en relación a los waivers. En los derechos Bird, si un jugador es cortado y reclamado desde waivers por otra franquicia, pierde sus Bird Rights. Mientras que un jugador candidato tener Early Bird Rights los mantiene aunque sea cortado y reclamado por otra franquicia, es decir, no ve cómo el contador de cálculo de años para optar a los Early Bird Rights se reinicia si sucede este caso.

Los Early Bird Rights se han convertido en ocasiones en herramientas útiles y económicas para las franquicias que quieren acometer renovaciones sin destrozar su masa salarial, ya que el sueldo a pagar en esta situación es bastante menor que si se renueva a un agente vía Bird Rights


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra lista de correo y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer o no.