‘Bird Rights’: la famosa fórmula llamado así por Larry Bird

La Bird Exception es una excepción dentro del marco salarial que permite a una franquicia superar el tope para renovar a sus jugadores veteranos. Los agentes libres candidatos a usar esta herramienta, conocida formalmente como la Qualifying Veteran Free Agent, tienen Bird Rights. Esta denominación se da porque fue con el legendario Larry Bird con el que una franquicia se acogió por primera vez a esta norma.

¿Qué debe cumplir un jugador para poseer ‘Bird Rights’?

El requisito básico es el de haber jugador al menos tres años en el mismo equipo, ya sea con un contrato multianual o bien por un suscrito temporada a temporada. En líneas generales, esto es lo fundamental cuando un jugador opta a ser renovado vía Bird Rights, pero como siempre, hay matices y consideraciones que pasamos a analizar.

Así, un jugador también posee Bird Rights si cumple esos tres años de contrato y:

  • Cambia de equipo vía traspaso, en lugar de ser cortado o de firmar en otro lugar como agente libre. Un ejemplo ilustrativo de esta realidad lo tenemos en Anthony Morrow, quien mantuvo los derechos Bird tras ser traspasado en su tercer año de contrato de los Nets a los Hawks y de los Hawks a los Mavericks, pero jamás fue cortado durante todo ese tiempo.
  • Acaba su tercera temporada con una franquicia después de sólo haber firmado un contrato parcial en la primera de ellas. Troy Daniel es una buena muestra de este punto. En febrero de 2014 se comprometió con los Rockets y renovó por dos cursos ese verano. A pesar de ser traspasado posteriormente, el hecho de no ser cortado le hace candidato de pleno derecho a poseer Bird Rights.
  • Alguien que tenga un contrato completo por la primera o segunda temporada y es cortado por su equipo. En este caso, opta a los Bird Rights si no es reclamado desde waivers en el plazo de 48 horas y finalmente renueva con la franquicia que lo ha despedido para disputar una tercera campaña.
  • En el caso de varios contratos, siempre con la misma franquicia en el espacio de tres temporadas, lo que cuenta para los Bird Rights es el último de ellos. Así, un jugador que en la primera temporada suscribe un acuerdo y es cortado, vuelve a firmar otro el siguiente curso y vuelve a ser cortado y en la tercera campaña es contratado de nuevo por la misma franquicia y juega toda la temporada, la entidad tendrá Bird Rights sobre ese jugador. Lo imprescindible es que a las puertas de la agencia libre, el jugador haya estado con contrato en la misma franquicia durante los tres últimos años y que haya acabado el último de ellos como miembro de la plantilla.

Por último, los Two-way contracts se consideran a todos los efectos iguales que los contratos estándar a la hora de calcular los derechos Bird.

¿Cuándo no hay ‘Bird Rights’?

Si un jugador cambia de equipo en la agencia libre, el contador de años para los Bird Rights se pone a cero. Algo que también ocurre si es cortado, no es reclamado por nadie desde los waivers y el plantel que lo despide no lo vuelve a fichar. Junto con estas dos realidades, los Bird Rights desaparecen si un equipo renuncia a ellos o si un jugador es elegido en un Draft de expansión.

En lo que respecta a los contratos de 10 días, la NBA no los considera válidos en el contador de Bird Rights si este tipo de acuerdo ha sido el último que ha poseído el jugador candidato antes de saltar a la agencia libre. Sin embargo, si en el mencionado marco temporal de tres campañas ha habido algún acuerdo de 10 días que no haya sido el más reciente, ese papel sí puede contar

¿Por cuánto renueva un jugador con ‘Bird Rights’?

En el momento en que un jugador adquiere derechos Bird, es candidato a firmar un contrato de renovación por el máximo salarial y un tope de cinco años. Y la franquicia lo puede hacer independientemente de cuánto se coloque por encima del tope salarial una vez llevada a cabo la renovación.

Eso sí, el hecho de que se pueda ir por encima del tope salarial no supone que no haya unas cantidades fijadas para ejercer los Bird Rights, que dependen de las nóminas previas recibidas por los jugadores y de su experiencia en la NBA.

Así, una franquicia que vaya a renovar a un agente libre mediante Bird Rights dispone de un montante de dinero, Cap Hold, que vale el 190 por ciento del salario previo del jugador, si ha estado por debajo del salario medio, o el 150 por ciento si el jugador ha estado por encima del sueldo medio. Para jugadores que salen de su contrato de escala de novato, las cantidades son de 250 por ciento y 200 por ciento, respectivamente.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra lista de correo y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer o no.