Contratos de 10 días en la NBA

Hasta la llegada de la dualidad two-way contract, los contratos de 10 días eran la única forma que tenían las franquicias de disponer de jugadores sin necesidad de ofrecerles un contrato estándar. Los contratos de 10 días son unas relaciones laborales temporales y las franquicias suelen emplearlo o bien para probar jugadores de cara al futuro cuando la temporada está perdida, bien para cubrir bajas puntuales o bien para tratar de dar retoques a las plantillas con la libertad de maniobrar que otorga su corta duración.

¿Cuáles son las fechas clave de los contratos de 10 días?

Las franquicias de la NBA pueden firmar este tipo de acuerdos desde el 5 de enero de cada temporada, incluso si este día cae en festivo, y hasta 10 días antes del último partido de la temporada regular o, en su defecto, hasta el encuentro número 80 de la campaña. Más allá de estas barreras, las franquicias no pueden extender un contrato de 10 días a un jugador.

¿Cuántos contratos de 10 días puede firmar una franquicia?

Depende del número de jugadores que una franquicia tenga en la plantilla. Para este recuento se tienen en consideración los jugadores activos, inactivos y también otros que estén bajo un acuerdo de 10 días, pero no se cuenta a aquellos que figuren con un acuerdo two-way. Así, si un equipo tiene 15 jugadores, no podrá añadir ningún contrato de 10 días; con 14, podrá llevar a cabo uno; con 13 podrá firmar dos contratos de 10 días y con 12 podrá tener hasta tres huecos en la plantilla con este tipo de acuerdos.

Además, una franquicia sólo puede firmar a un jugador en una misma temporada dos contratos de 10 días como máximo. Tras ello, o le renueva hasta el final de curso como mínimo o le deja ir libre.

¿Cuál es el salario?

Aunque es negociable, en la mayoría de los casos se trata de una nómina prorrateada del salario mínimo anual establecido según la experiencia del jugador. Si es novato, ganará lo correspondiente a 10 días del total del sueldo anual de los rookies. En la 2016-17 esa cantidad fue de 31.969 dólares. Para un veterano de un año, las ganancias por 10 días fueron de 51.449 dólares. Para aquellos jugadores con dos o más años de experiencia, el cheque se elevó en la 2016-17 hasta los 57.762 dólares. Un jugador puede firmar cuantos contratos de diez días considere, siempre que no supere el límite de dos por franquicia en un mismo curso. Veamos unos ejemplos.

Quinn Cook debutó en la NBA en la campaña 2016-17. Lo hizo con los Mavericks, con los que suscribió un acuerdo de 10 días, a razón de 31.969 dólares. Después, firmó otros dos contratos temporales con los Pelicans, por la misma cantidad de 31.969 dólares cada uno. Tras ello, New Orleans le firmó un contrato de varios años para quedárselo en propiedad.

Axel Toupane, que ya tenía experiencia previa en la NBA, firmó también un contrato de 10 días por valor de 51.449 dólares, al haber jugado sólo un año en la competición. Por último, Manny Harris, con varios cursos de trabajo en la NBA a sus espaldas, se fue hasta los 57.762 dólares por cada uno de los dos contratos de 10 días que acordó con los Mavericks. En este tipo de jugadores, la cantidad a percibir puede ser algo mayor que los 57.762 dólares, pero la diferencia la asume la NBA, no la franquicia.

¿Duran exactamente 10 días?

Lo lógico es que sí, porque según el calendario están pensados para que se prolonguen durante semana y media, periodo en el cual una franquicia juega al menos tres partidos. Sin embargo, ha habido casos en los que el mínimo de tres partidos que establece este tipo de acuerdos se ha alargado algunas jornadas más de los 10 días, como le sucedió a John Lucas III en 2015, con Detroit. Entonces, el parón del All Star estiró el calendario y los Pistons jugaron esos tres encuentros en 13 días, por lo que Lucas III recibió su nómina correspondiente a 13 días, no a 10.

¿Pueden ser despedidos dentro del contrato?

Sí. Un jugador puede ver finalizado su contrato de 10 días antes de que concluya de forma natural. En ese caso, el afectado se convierte en agente libre de forma automática y no debe esperar 48 horas, como cuando se produce un despido ordinario, a que le reclame ninguna franquicia. Además, la cantidad estipulada para ese contrato de 10 días está plenamente garantizada desde el momento de la firma, independientemente de que se cumpla completamente la vinculación o se termine antes de lo establecido. Es habitual que las franquicias NBA corten a jugadores con contratos de 10 días en caso de que una lesión les impida seguir jugando ya que ocupa un puesto en la plantilla y no pueden aprovechar sus servicios.

Fue el caso de Pierre Jackson, quien vio cómo dos días después de suscribir su segundo acuerdo por 10 días con los Mavericks Dallas prescindía de sus servicios. Jackson también sirve de ejemplo para ver cómo un jugador con contrato estándar puede ser despedido y, pasados los días de rigor estipulados, fichado con un acuerdo temporal. El 7 de enero de 2017, fecha límite en que los contratos no garantizados se convertían en garantizados en la NBA, era cortado por los Mavericks, que le extendían el 15 de ese mismo mes un contrato por 10 días adicionales.

Eso sí, un contrato two-way contract jamás puede ser convertido en un contrato temporal.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.