Alex Abrines, en exclusiva: “Nuestro tope es el anillo”

Los Warriors pasaron por encima a Oklahoma en la noche del sábado por primera vez en esta temporada. Después del encuentro, nos acercamos a los vestuarios del Oracle Arena para charlar con Alex Abrines, quien nos atiende amablemente en exclusiva.

“No ha sido nuestro mejor partido”, afirmó el español. “No nos entraba mucha cosa y eso, evidentemente, nos ha perjudicado”.

En frente tenían a Golden State, conjunto para el que Abrines sólo tiene buenas palabras: “Al final…son los Warriors, dos títulos en los últimos tres años… Tienen cuatro, cinco muy buenos tiradores que abren mucho el campo. A veces juegan con Draymond Green de 5, que abre todavía más la pista y permite muchas penetraciones. Es un equipo complicado de jugar. Juegan libre, alegre. No tienen un sistema específico, muchas veces van corriendo por la pista hasta que encuentran el tiro”, concluye.

Muchas veces da la sensación de que los Warriors van dando tirones hasta que consiguen descolgarse del todo. Son famosos los terceros periodos en los que se marchan definitivamente en el marcador. Impulsados por sus aficionados y por su estilo alocado de juego, suelen dar el golpe sobre la mesa al volver del descanso.

Alex coincide: “Sí, bueno, es lo que nos ha pasado hoy. Estábamos en el partido y en el tercer cuarto han cogido mucha confianza, meten dos o tres seguidas y se complica mantenerse ahí”.

El público es, sin duda, clave en esto. El Oracle Arena sorpende mucho en directo y el ambiente es inmejorable. No hay muchos otros pabellones NBA que consigan transmitir esa buena energía y apoyo hacia sus jugadores. “Yo diría que es un pabellón un poco más europeo. La gente está mas encima, otros estadios de la competición suelen ser más abiertos. Aquí es realmente especial. Una comparativa que se me ocurre con Europa sería el Partizán, la gente está casi encima tuyo. Se nota esa presión y cuando encadenan un par de triples parece que hubieran metido un gol”, afirma.

Sobre el Big-three y las aspiraciones del equipo

Carmelo Anthony, Paul George y Russell Westbrook. Tres pesos pesados de la competición juegan al lado de Abrines en Oklahoma. El último, para el español, es el líder de la franquicia por dominio del juego y por ser el que más lleva en la ciudad.

No ha sido fácil la adaptación de dos grandes estrellas a la plantilla. Como todo, requiere un periodo de pruebas: “Los tres son jugadorazos, son los que tienen que tirar del equipo”, afirma Alex. “Al principio de temporada lo sufrimos más, te vas conociendo, vas viendo lo que necesita uno y ahí sí que lo pasamos bastante mal. Después según vas entrenando y jugando te vas conociendo más. Al final todos queremos lo mismo que es ganar el título. Algunos renuncian a más tiros, otros al estilo de juego. Todos ponen su granito de arena sabiendo que son los pilares del equipo”, concluye.

La lesión de Roberson sin duda ha sido un obstáculo para ese objetivo final de los Thunder de pelear por el título. Abrines tiene claro que no es fácil de sustituir: “Tenemos que dar todos un paso adelante. Era nuestro mejor defensor, lo hemos perdido, y yo no voy a poder hacer su trabajo. Pero sí que tanto yo como mis compañeros podemos dar un paso adelante para que se note lo menos posible”, concluyó.

La última pregunta es clara: ¿cuál es el tope de este equipo?

“El tope es el anillo. Hemos demostrado que podemos ganar a cualquiera pero también que cuando no jugamos como equipo cualquiera nos puede ganar. Todo depende de nosotros, se verá, pero tengo mucha confianza en el equipo”, concluyó.

Aún queda mucha temporada y, como el mismo jugador afirma, los Thunder han demostrado ser capaces de lo mejor y lo peor. Veremos cómo evoluciona la temporada para ellos y si consiguen mantenerse en los más alto de la Conferencia Oeste.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Philadelphia: 10 triunfos seguidos en casa 15 años después

Los 68 de ‘Pistol’ Pete Maravich fueron su credo: un talento descarado

Siguiente