Alex Ajinca, prácticamente adiós a la temporada


Que los seguidores de los New Orleans Pelicans se alejen de la madera. Tocarla no sirve de nada. Cuando parecía que por fin estaban todos, se pinchó el globo. Por fortuna en esta ocasión hablamos de una baja “menor”; menor pero de 218 centímetros.

Alex Ajinca ha intentado por todos los medios esquivar el paso por quirófano, mediante tratamiento preventivo e inyecciones de plasma rico en plaquetas. Ninguna de estas dos cosas ha servido. Finalmente, la cirugía ha sido inevitable, y tras someterse a la operación de manera satisfactoria, su recuperación se estima de entre 4 y 6 meses de duración.

Esta temporada no había llegado todavía a debutar siquiera, por lo que el impacto en la rotación es insignificante. No obstante, y dentro de un equipo en el que las lesiones son como el correo, algo periódico, deberán ser más cautos que nunca con sus hombres grandes. Especialmente con un Anthony Davis hecho de cristal, y quien ya de por sí es casi imposible de suplir.

Un turco por un francés

Quien ha retornado a la acción es un casi olvidado Omer Asik. El turco ha sido parte de la rotación de Gentry en los tres últimos partidos del equipo, con medias de 11,3 minutos. A sus 31 años no es ni la sombra del jugador que fuese capaz de promediar un doble-doble como jugador de los Rockets —10,1 puntos y 11,7 rebotes— en el curso 2012/13, pero volver a convertirlo en alguien importante en el roster puede ser un paso clave para el desahogo de los Pelicans en la segunda mitad de la temporada.

Por su parte, Ajinca está condenado a la irregularidad. Desde que aterrizara en la NBA en el año 2010, el francés apenas ha sido capaz de jugar un par de campañas sin lesiones. El curso pasado se quedó en 39 encuentros disputados, y el anterior en 59.


EXTRA NBAMANIACS

Pssst, suscríbete, navega sin publicidad y consigue acceso a nuestros artículos especiales, un chat exclusivo para suscriptores y redactores y escucha nuestro podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.