All-Star 2018 con nbamaniacs: ‘media day’ y entresijos del Staples Center

El 2018 está siendo cubierto en vivo desde Los Ángeles para nbamaniacs por Jose Saenz de Tejada como enviado especial. Es nuestro hombre en punta, como dirían en Misión Imposible. A través de sus palabras y cámara trataremos de acercaros un poco más el gran espectáculo de estrellas de la NBA.

Segundo día de nuestra aventura en Los Ángeles. Era el turno de los pesos pesados, los protagonistas de la noche del sábado y del domingo.

Prácticamente no tuvimos oportunidad de acercarnos por el entrenamiento de los dos equipos. El acceso estaba bastante restringido por el personal de seguridad, pero sí que pudimos comprobar que algunas cosas no cambian; a pesar de que sea un fin de semana de fiesta, el Team Curry entrenado por Mike D’Antoni, se centró en practicar los contraataques. Ataques rápidos, marca de la casa del técnico conocido para muchos por los seven seconds or less.

La organización

Si ayer nos resultó difícil conseguir una buena vista del entrenamiento, hoy costaba incluso poder asentarse en un lugar. Existían más zonas restringidas para el paso tanto de periodistas como de público. La seguridad presente movilizaba a las masas con una coordinación digna del gran evento. Se notaba que hoy salían los mayores a pasear.

La organización ha sido fantástica durante estos dos días. Tanto jugadores, como periodistas y público han estado continuamente guiados por el personal organizador. Los equipos cumplían sus tiempos de entrenamiento, los cambios entre jugadores en las ruedas de prensa no tenían nada que envidiar a los de la cancha, los letreros con el nombre de cada jugador se cambiaban rigurosamente, no había una acreditación que no fuera comprobada… Aunque en ocasiones dificultaban el trabajo, la rigurosidad con la que se seguía el protocolo facilitaba que se cumplieran los horarios previstos.

Los bromistas

Aun así, había tiempo para romper con el organigrama y seguir con la fiesta del fin de semana; antiguos jugadores como Carlos Boozer o Nate Robinson, se paseaban por la zona de entrevistas haciendo bromas y charlando con las estrellas de este All–Star. De hecho, estos dos primeros, junto con el también exjugador Tiago Splitter, eran un periodista más; micro en mano, entrevistaban a los protagonistas desde ese marco de confianza que aporta haber compartido profesión, cancha e incluso equipo. Sin duda sus apariciones sacaban una sonrisa a muchos.

Entrevistar a LeBron, el más difícil todavía

Llegaba el momento de conseguir entrevistas. O lo que es lo mismo, adentrarse en la jungla.

Lograr hacer una pregunta a LeBron James o Stephen Curry podría ser un buen argumento para una nueva entrega de Misión Imposible. Desde antes de que ocupe su lugar, periodistas de todo el mundo hacen cola para hablar con él. Y cuando llega, se acercan todavía más personas. Es una auténtica locura. Micrófonos, cámaras, grabadoras, trípodes. Hacerse hueco es realmente complicado y para conseguir una declaración hay que ser el más rápido preguntando y el más ágil escabulléndose.

Tantas estrellas en la misma sala provocan mucha indecisión. Hablamos de 24 tipos realmente importantes de la liga con los que apetece hablar de muchas cosas. Pero, evidentemente, no se puede. Los cambios entre jugadores eran continuos. Es imposible llegar a todo y hay mucha competencia con el mismo objetivo. Así que lo mejor es elegir a un jugador y tratar de charlar tranquilamente con él.

Nosotros elegimos a Al Horford, quien nos atendió amablemente durante 30 minutos. Podéis leer nuestra entrevista con el jugador de los Celtics pinchando aquí.

El punto de vista positivo es que al haber tantos protagonistas juntos es prácticamente imposible que un periodista se quede sin declaraciones. Todos nos dividimos y se puede lograr contenido realmente interesante y único.

Los entresijos del Staples

En el resumen de la primera noche os enseñábamos el ambiente en la cancha minutos antes del comienzo del partido de rookies. En esta ocasión, decidimos dar una vuelta por los pasillos del Staples Center. Es realmente alucinante la cantidad de cosas que hay detrás de un evento de esta importancia. Cada cinco metros encontramos a empleados que se encargan de que todo salga según lo previsto. Un mundo del que prácticamente nadie sabe nada y que es fundamental para que la NBA sea hoy lo que es.

Hay movimiento continúo. Los cañones para lanzar camisetas, bailarines, animadoras, encargados de colocar a la gente de la primera fila y los atrezos de cada concurso… Es todo un carrusel donde nadie se detiene. Incluso jugadores y famosos que asisten al evento forman parte de los habitantes habituales de los pasillos del pabellón.

Asistir acreditado a un Al-Star consigue que terminemos normalizando el hecho de cruzarnos continuamente, como si de un conocido se tratara, a jugadores como Paul George o Klay Thompson. Lo mismo ocurre con estrellas como el rapero Snoop Dogg o el actor Chris Rock.

Se pasean con total naturalidad como si estuvieran en su casa. Y pueden hacerlo gracias al fantástico ambiente que hay dentro de este mundillo en el que prima el respeto y en el que todos compartimos un punto en común: la pasión por el baloncesto.

Reportaje en vídeo

Muchas estrellas en el Media Day y poco tiempo para hablar con cada una de ellas. Por ello, se nos ocurre hacer la misma cuestión a varios jugadores.

El resultado, en Drafteados.