Andre Ingram quiere seguir con su sueño americano


Andre Ingram no está dispuesto a renunciar a su Sueño Americano, con mayúsculas. El jugador, de 32 años, que cautivó al mundo por debutar en abril de 2018 en la NBA, y hacerlo con una portentosa exhibición de tiro ante los Rockets, sigue en su empeño de formar parte de los Lakers, los que le dieron la oportunidad soñada, los que le recompensaron a finales de temporada con un par de partidos que para este excelso tirador lo fueron todo. Y sí, lo fueron todo, pero no quiere que sean lo único. Desea más.

Ingram, una década en la G League esperando la llamada que por fin llegó, quiere seguir, no se conforma. Este profesor de matemáticas y física, trabajo que no ha abandonado porque el brillo fugaz de dos noches de primavera no lo permite todavía alejarse de lo que siempre fue, está completamente centrado en que periplo con los Lakers contenga algún capítulo extra.

“Lo de los Lakers ha estado muy bien, pero quiero quedarme” apuntó en junio a The Athletic, en un formidable reportaje donde se veía el día a día de Ingram tras tocar el cielo de la NBA. Nada había cambiado: casa humilde, coche viejo, clases a alumnos, bocadillos ingeridos en el auto camino de un sitio a otro. Todo seguía similar a los pasados veranos, cuando regresaba a Richmond de su estancia en la G League.

Los Lakers por encima de todo

Ingram, que ha suscitado el interés de productores de Hollywood para llevar su historia a la pantalla, no quiere salirse del camino que tanto le ha costado tocar. El 1 de julio se convertía en agente libre sin restricciones toda vez que los Lakers, como era de esperar, no le hicieran una oferta cualificada. Según asegura The Defeated, el dos veces ganador del Concurso de Triples de la G League y máximo triplista de la historia de la competición, ha recibido interés de algunas franquicias, pero nada formal. Sus capacidades para el perímetro están probadas, y más lo estuvieron tras su noche angelina contra Houston.

¿Suficiente para ganarse un hueco en los Lakers? Él no desiste en su empeño. Sigue entrenando en Richmond cada día, una hoja de ruta que no ha sido alterada ni siquiera por la oferta de la NBA, que lo quería enviar a China a cambio de 10.000 dólares para que instruyera y contara su experiencia. Él, que completa con clases particulares su salario en la G League (19.000 dólares anuales en la 2017-18, 35.000 dólares si sigue en la 2018-19) no ha sucumbido a un cheque que supondría ingresar la mitad de lo que ganó en un curso en la G League. Ingram, 14.000 dólares por dos días con los Lakers, fija su futuro en machacarse para que vuelva a llegar la llamada de los Lakers. Aunque fuera para la pretemporada.

Ese sería el primer paso y en ese cometido está inmerso, junto con su agente, al que ha pedido que centre todos sus esfuerzos en ponerle de vuelta en los Lakers. “Significaría todo para mí”, ha apuntado Ingram a The Undefeated sobre la posibilidad de formar parte de la plantilla angelina al inicio de la temporada 2018-19.


Con LeBron James en el presente de los Lakers como elemento que lo concentra todo, Ingram desea formar parte de ese proyecto de equipo que amenaza con volver a ser algo grande en el Oeste. “Sería excelente”.

Para Ingram, quien apunta haber estado nervioso en los inicios de la agencia libre,  y que se econtraba este fin de semana pasado en Las Vegas, siempre hay un paso más. Siempre se puede avanzar. “Cuando terminó el partido de los Clippers”, que ponía fin a su primera etapa idílica con la NBA, “pensé lo que podía hacer para estar en el training camp. Es el único pensamiento para mí”. Ingram no se plantea jugar en el extranjero, donde su vida laboral se reduce a una experiencia dolorosa de una semana en Australia. Simplemente entonces, allí, Ingram quebró. Y no habrá otro capítulo así. “Quiero quedarme aquí. Este es mi objetivo”.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.